Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

OPINIÓN: ¿Está emergiendo un nuevo orden árabe?

El surgimiento de nuevos gobiernos en países árabes representa un riesgo para Irán y Arabia Saudita, dice Kinninmont
jue 13 octubre 2011 11:57 AM
EU - Irán - Arabia Saudita - audiencia
EU - Irán - Arabia Saudita - audiencia EU - Irán - Arabia Saudita - audiencia

Las tensiones entre Arabia Saudita e Irán han aumentado este año, sobre todo en Bahrein y Siria, y las relaciones tienden a empeorar con las noticias del supuesto complot iraní para asesinar al embajador saudí en Washington.

Pero, irónicamente, el surgimiento de gobiernos más representativos en los principales países árabes constituye un riesgo tanto para Irán como para Arabia Saudita.

Si bien cada país trata de defender a sus aliados contra los levantamientos (para Arabia Saudita, la familia gobernante de Bahrein, y para Irán, el régimen sirio), ninguno sería capaz de controlar o dominar a la cambiante dinámica regional, y ambos países tienen razones para preocuparse sobre el riesgo de disturbios en su territorio.

La noticia llega en un momento en el cual las relaciones regionales están en proceso de cambio. Los actuales cambios políticos internos en varios países clave, especialmente Egipto, Túnez, Libia y Siria, crearán nuevas alianzas extranjeras y rivalidades.

Hay pocas certezas. Aún no está claro si estos países se convertirán en democráticos en un futuro próximo, o cuáles partidos saldrán empoderados.

Nuevos actores políticos tienen un montón de desafíos internos en los cuales poner su atención y no necesariamente se centrarán en la política exterior durante algún tiempo.

Publicidad

Bajo estas advertencias, sin embargo, aquí hay cuatro predicciones sobre el nuevo orden árabe.

1) La división de la región en dos "campos" es una simplificación excesiva.

En los últimos años, muchos analistas y responsables políticos vieron un campo "prooccidental", liderados por Arabia Saudita y Egipto, opuesto al campo de la "resistencia" autodiseñado por Irán, Siria, Hezbolá y Hamas. Pero los nuevos actores políticos probablemente querrán evitar ser forzado a ocupar algunas de estas viejas categorías.

Los actores políticos emergentes en Egipto y Túnez, ya sean islámicos o seculares, por lo general no quieren que sus países se parezcan ya sea a Arabia Saudita o a Irán.

Los gobiernos representativos no serían tan reflexivamente prooccidentales como sus predecesores. Es probable que sean más propalestinos y más comprensivo con el hecho de que Hamas y Hezbollah son los movimientos de elección popular, sino que también tendrían cuidado de Irán.

Los analistas también han escrito sobre los países de la revolución frente a los países de la contrarrevolución, es decir, los estados del Golfo. Sin embargo, los estados del Golfo han respaldado la revuelta en Libia y han retirado su apoyo al presidente sirio Bashar al-Assad, lo que indica que no necesariamente van a actuar como una fuerza conservadora en toda la región.

2) La rivalidad Egipto-Arabia será una característica definitoria.

En los años 1950 y 1960, Egipto y Arabia Saudita fueron los principales rivales regionales, con Egipto, representando el nacionalismo panárabe, el socialismo y la simpatía por el movimiento de los "no alineados"; mientras que Arabia Saudita era un país más tradicional afín a una monarquía proestadounidense.

Los dos países apoyaron a bandos opuestos durante la guerra civil de Yemen, mientras que la filosofía política egipcia inspiró a los movimientos de izquierda en todo el Golfo.

Egipto está siendo testigo de un resurgimiento del nacionalismo y hay gran cantidad de evidencias que sugieren que Arabia Saudita no es popular entre los egipcios, particularmente tomando en cuenta los informes de que el rey saudí quería ayudar al expresidente Hosni Mubarak a permanecer en el poder, lo que probablemente habría requerido que los militares egipcios abrieran fuego contra los manifestantes civiles.

Egipto es también el único país árabe que puede rivalizar con la influencia de Arabia Saudita en los medios de comunicación panárabes, con la excepción parcial de Qatar (donde al-Jazeera es una cadena única más que un consorcio de medios).

Esta rivalidad renovada tomará tiempo para materializarse.

En el corto plazo, es probable que la política exterior de Egipto siga siendo limitado por el poder persistente del ejército. Al mismo tiempo, la política exterior de Arabia Saudita se ve limitada por las preocupaciones nacionales, incluyendo la sucesión política, y por el hecho de que los principales actores de la política exterior están envejeciendo.

Es improbable que Arabia Saudita tenga la capacidad de actuar como "patrocinador de la contra-revolución" regional, incluso si lo desea.

3) Iraq crecerá como un jugador de la política exterior.

Desde 2003, Iraq ha sido consumido por sus problemas internos y ha tenido poca capacidad para ser un jugador de la política exterior.

Sin embargo, este año, los políticos iraquíes han tomado posiciones importantes en Bahrein, oponiéndose a la represión y expresando su preocupación por el riesgo de exacerbar las tensiones sectarias regionales, y por otra parte con Siria, con el primer ministro iraquí Nuri al-Maliki pidiendo al presidente de Siria, Bashar al–Assad, poner fin al gobierno unipartidista de Ba’ath en ese país. Como uno de los países más grandes de la región, con casi el doble de ciudadanos que Arabia Saudita, y como un importante productor de petróleo, Iraq espera a ser nuevamente  un peso pesado de la diplomacia en la regional.

Es importante destacar que las actuales metas de producción de petróleo de Iraq pueden crear tensiones dentro de la OPEP, especialmente con Arabia Saudita e Irán. Funcionarios iraquíes han dicho recientemente que deberían revisar a la baja sus actuales y ambiciosas metas de producción de petróleo, bajo las cuales podría verse que el país produzca 12 millones de barriles por día hacia 2017, más de lo que Arabia Saudita produce en la actualidad.

Pero incluso el nivel revisado de ocho millones de barriles por día, sugerido recientemente por el ministerio de Petróleo, significaría que Iraq produzca más petróleo que Irán, y casi tanto como Arabia Saudita.

4) Los levantamientos árabes representan un riesgo para ambos modelos de gobierno: iraníes y saudíes  Mientras que ni Irán o Arabia Saudita se enamorarían de la comparación, ninguna es una democracia.

Los dos tienen gobiernos autoritarios que pretenden la legitimidad religiosa, y en ambos casos tienen importantes segmentos de la creciente población juvenil que no está satisfecho con las restricciones políticas y sociales que enfrentan.

Irán y Arabia Saudita han apoyado diferentes levantamientos este año. Irán ha expresado su apoyo a la revuelta en Bahrein, que fue reprimida con la ayuda saudí; mientras sigue la grave violencia estatal contra los manifestantes en Siria, Arabia Saudita ha roto las relaciones diplomáticas con el presidente al-Assad de Siria, aliado árabe clave de Irán.

Sin embargo, tanto el gobierno de Irán como el de Arabia Saudita tienen sentimientos encontrados acerca de la transición política en Egipto, Túnez y Egipto. Si estos países emergen como democracias exitosas,  que sigue siendo un gran si condicional,  es probable que se ofrezcan como modelos más inspiradores para el futuro desarrollo árabe de lo que incluso Arabia Saudí o Irán puede ofrecer. De hecho, es la falta de modelos existentes en la región árabe lo cual que explica por qué tantos países árabes se refieren al gobierno turco con tanto entusiasmo.

Publicidad
Publicidad