Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

OPINIÓN: Cain debe enfrentar el tema del acoso sexual

El que cuatro mujeres, dos de ellas en el anonimato, acusen al aspirante republicano no puede ser minimizado, dice William Bennett
mié 09 noviembre 2011 05:30 AM
EU - Cain - republicano
EU - Cain - republicano EU - Cain - republicano

Nota del Editor: William J. Bennett, colaborador de CNN, es el autor de "El Libro del Hombre. Lecturas en el camino hacia la masculinidad". Bennett es el representante en Washington del Instituto Claremont. Fue secretario de educación de 1985 a 1988 y director de la Oficina de Política Nacional de Control de Drogas bajo la administración del presidente George HW Bush.
 

(CNN) - Cuando me convertí en uno de los primeros  acusadores por los cargos de acoso sexual en contra de Bill Clinton, dos cosas eran eminentemente verdad acerca de mis motivos: (a) no me convertí en acusador meramente porque Bill Clinton era un demócrata y yo era un republicano, no me importaban un comino las consecuencias partidistas, y (b) hablé porque los cargos fueron lo suficientemente abundantes y suficientemente graves (repito, los cargos, no los hechos) para denigrar no sólo a todos nuestros políticos, sino a todo nuestro país, y porque hay ciertos códigos de honor, escritos y no escritos, para todos los hombres, demócratas y republicanos. De hecho escribí un libro sobre este tema, que llevé a cabo incluso antes de que supiera la magnitud de la mentira de Bill Clinton .

Es extremadamente hipócrita para los miembros de los medios de comunicación que no tomaron los cargos y las acusaciones contra Bill Clinton en serio, que ahora sí lo hagan por las acusaciones en contra de Herman Cain . Hipócrita es, probablemente, una palabra demasiado suave, francamente.

Eso dijo Herman Cain y su jefe de personal de campaña, Mark Block, por cuanto a  no podían continuar como lo habían hecho. Ha habido un patrón aquí que al mismo tiempo resulta insalubre para nuestra política y para nuestro sistema de gobierno.

Cuatro mujeres no son un número insignificante. Una o dos acusaciones anónimas, tal vez. Tres acusaciones anónimas (donde, según tengo entendido, Cain conoce al menos a dos de estas mujeres), además de una mujer que fue muy pública y abierta a sí misma a todo tipo de investigación, son un montón. Ya no es insignificante. Tampoco es insignificante que las campañas de Cain minimizó inicialmente los cargos, diciendo que estaban basadas en fuentes anónimas, sólo para hacer burla y culpar a las campañas de otros con menos justificación que las historias originales.

Si Herman Cain quiere ser tomado en serio como un defensor público para cualquier cosa, no importa hacer campaña por el cargo del Ejecutivo y comandante en jefe del país más poderoso e importante y bendito en el mundo,  sino que tiene que dar una conferencia de prensa completa dedicada exclusivamente a este tema y a las denuncias.

Publicidad

He visto lo suficiente y me he mordido la lengua lo suficiente como para darle el beneficio de la duda, pero ya no pueden decir que esto es una cacería de brujas, "un linchamiento", para usar su palabra, o cualquier otro eufemismo. Hay denuncias por ahí que preocupan y las cuales se han amontonado. Para nosotros que llevamos la acusación contra Bill Clinton en un número de cuestiones relacionadas culpando a los medios de comunicación u otras campañas o digamos que simplemente no importaban, nos convertiría también en hipócritas.|

Como digo, todo esto es malo para nuestra política y para la forma de gobierno. Si Herman Cain no puede hacer frente a estos cargos, si se niega a hacerlo, entonces esta persona debe dejar la candidatura.

Un hombre lo suficientemente grande como para postularse a la Presidencia debe ser suficientemente grande para ofrecer una conferencia de prensa completa y sincera en todo este tema, finalmente lo que quiere es que votemos por él para elegirlo presidente y él está pidiendo que le confiemos nuestras vidas y al país. Este podría ser uno de los mejores momentos y al mismo tiempo podría ser uno de sus peores momentos. Pero de cualquier manera, debe enfrentar el momento, sinceramente y con valentía.

 

Las opiniones expresadas en este comentarios son únicamente las de William J. Bennett. 

Publicidad
Publicidad