Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

OPINIÓN: El GPS de Romney no sabe dónde están los pobres

Ronald Martin ofrece un análisis sobre las declaraciones hechas por Romney esta semana, respecto a su poco interés por los más pobres en EU
sáb 04 febrero 2012 04:32 PM
romney hace campaña en Naples, Florida
mitt-romney romney hace campaña en Naples, Florida

Nota del editor: Roland S. Martin es un columnista que vende sus artículos a diversas publicaciones y es autor de “The First: President Barack Obama’s Road to the White House”. Es comentarista para la red de televisión por cable TV One, y es anfitrión y editor de su programa matutino dominical de noticias, llamado “Washington Watch with Ronald Martin”.

En los 1,257 debates republicanos que hemos tenido que aguantar, rara vez han salido a flote los temas de la pobreza y los pobres, por lo que no fue ninguna sorpresa que esta semana Mitt Romney se mostrara despectivo de ellos en una entrevista con Soledad O'Brien, de CNN.

Si Romney y sus congéneres candidatos republicanos no se han molestado en mostrar mucha atención en esos temas (lo mismo sucede con los moderadores del debate), ¿por qué deberíamos pensar que el hombre más rico en la contienda debería dar un céntimo por ellos?

“No estoy preocupado por los más pobres”, dijo Romney. “Existe (para eso) una red de seguridad, y si necesita reparación, la arreglaré. No estoy preocupado por los muy ricos, lo están haciendo bien. Me preocupa el corazón de América, el 90%, el 95% de los estadounidenses que en este momento están pasando apuros”.

En su comentario, parecía no tener mucha idea. Oh, claro, dijo que tampoco estaba preocupado por los ricos, pero evidentemente no ha hecho ningún intento de fomentar un plan que hable a los pobres en el país.

Cuando O'Brien le dio una oportunidad para aclarar el comentario, solo lo volvió a hacer. Y más tarde, en su avión itinerante de campaña, volvió a meter la pata.

Publicidad

“Los ricos lo están haciendo bien”, dijo Romney. “Pero mi enfoque en la campaña está puesto en la gente de ingresos medios. Por supuesto que me preocupan todos los estadounidenses –los pobres, los acaudalados, la clase media-, pero el centro de mi esfuerzos estará en las familias de ingresos medios, que creo que han sido los más perjudicados por la política económica de Obama”.

En serio, ¿el hombre del símbolo de dólares evita que su cerebro comprenda la situación real de los pobres en este país? Así que está “preocupado” por todos los estadounidenses, incluyendo a los pobres “aunque el centro” de sus esfuerzos estará en la clase media. ¿Por qué el centro de sus esfuerzos no puede estar aquellos que no son ricos?

El problema fundamental de estos candidatos es que los pobres en Estados Unidos a menudo son ignorados. El año pasado, fue bastante crítico con el presidente Barack Obama por ni siquiera mencionar la palabra en su discurso sobre el Estado de la Unión

A todos estos candidatos, incluyendo al presidente Obama, les encanta ir a las instalaciones de manufacturas, entablar conversaciones en las salas de propietarios cuyas casas están en zonas suburbanas y dirigir sus mensajes a la pregonada clase media.

Mas, ¿cuándo fue la última vez que vimos a un presidente o a un candidato presidencial ir al Estados Unidos rural y hablar con los más pobres de entre los pobres? ¿Cuántas veces los hemos visto visitar un complejo de vivienda u otro lugar en donde una verdadera luz brillara para los más afectados?

Cuando Bobby Kennedy decidió competir a la presidencia en 1968, salió de su rico entorno en Hyannis Port, y se embarcó en un viaje de observación y contacto en las zonas más deprimidas del país. Por primera vez, Kennedy logró un panorama de un Estados Unidos que jamás había imaginado.

El presidente Obama sabe cómo es eso. Como organizador comunitario, Obama tuvo que ir a esos lugares y trabajar con otros para mejorar su situación. ¿Tiene si quiera idea el GPS del coche de Mitt Romney sobre dónde están esas zonas?

Según la Oficina del Censo de EU, el 15.3% de los estadounidenses viven en la pobreza con un salario de poco más de $22,000 dólares anuales para una familia de cuatro. Créanme, las familias que hacen $30,000 anuales no pensarían ni por un segundo que son parte de la clase media del país.

Si de verdad Romney quiere ser presidente, seguro que no debería ser desdeñoso con los pobres del país. De hecho, debería estar dispuesto a escucharlos, a entender los duros trabajos que muchos de ellos  tienen y a plantear qué políticas proponer para ayudarles a salir de la pobreza. Mitt, y todos los candidatos, deberían tener debates sobre la parte pobre de su agenda.

Los candidatos tienen que dejar de apelar a la clase media del país sólo para conseguir votos. Sí, exactamente eso es: un ejercicio de demagogia. No podemos tratar a los pobres como si fueran invisibles y no brindarles nuestro tiempo y atención.

Desafortunadamente, los pobres no tienen los grupos de presión y mucha gente realmente no quiere escuchar sus historias. Pero ellos son nuestras madres, padres, hermanos, hermanas, tías, tíos, sobrinos y sobrinas. ¿Somos tan fríos e insensibles como para tratar con tal desprecio?

Las opiniones expresadas en este texto pertenecen exclusivamente a Roland S. Martin.

Publicidad
Publicidad