Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

OPINIÓN: El mundo debe ayudar a los rebeldes de Siria

Una eventual intervención militar de occidente es mejor vista por los sirios que por las propias fuerzas extranjeras
lun 06 febrero 2012 04:37 PM
AFP
Siria-Homs-AFP AFP

Nota del Editor: Shadi Hamid es director de investigación en el Brookings Doha Center y un seguidor del Saban Center for Middle East Policy en la Brookins Institution.

(CNN) — Un esfuerzo final para frenar el derramamiento de sangre en Siria falló el domingo cuando Rusia y China ejercieron su derecho al veto en las Naciones Unidas.

Con esa fatal decisión, el conflicto avanza a otra etapa más peligrosa. Quien advirtió que Siria podría llegar a una guerra civil está un poco atrasado de noticias, pues eso ya ocurrió. Ahora sólo se intensificará.

En los meses que precedieron al voto de la ONU, la oposición Siria se ha vuelto más militarizada. Las fuerzas rebeldes, bajo la bandera del Ejército de Liberación de Siria (FSA, por sus siglas en inglés), han ganado una considerable tracción después de un comienzo dudoso. La falla de la ONU al actuar puede haber sido la mejor herramienta de reclutamiento que el FSA pudo esperar, y su predominio es una conclusión anticipada.

Mientras tanto, después de que el Consejo Nacional de Siria, el cuerpo de oposición mas representativo del país, se opuso en primera instancia a utilizar cualquier recurso para una resistencia armada, éste ha tenido un importante cambio. Ahora ha "jurado apoyar" al FSA, y los dos grupos quieren aumentar su coordinación.

¿En dónde deja esto a la comunidad internacional? Con el apoyo de una norma de la ONU de "responsabilidad de proteger" (algunas veces escrito como r2p) obliga a una respuesta colectiva cuando los países le hacen la guerra a su propia población.

Publicidad

Sin embargo, el régimen de Siria se burla de dicha noción con su brutal ataque a la ciudad de Homs, ocurrida justo al mismo tiempo en que se llevaba a cabo la votación en la ONU. O la comunidad internacional toma la r2p con responsabilidad o no. Tenemos que decidir.

Como he argumentado antes, la intervención militar es prematura. Pero en vista de los eventos recientes, ha llegado la hora de considerar las opciones militares con las que contamos, su viabilidad, y de juzgar si causarían más bien que mal. Pero así como las propuestas de intervención se justifican por la manera en que la opción militar puede "funcionar", los que se oponen a la intervención se enfrentan con una carga similar para explicar cómo el quedarse igual también funcionaría.

Si la oposición ha escogido la opción militar, y parece que la opción va en aumento, entonces la pregunta es: ¿Podría un ejército de probablemente unos 10,000 rebeldes sirios vencer a un ejército que, lejos de ser invencible, goza de un exagerado número de equipamiento y de potencia en armas? Es difícil no ver un desastroso estancamiento sin la ayuda de la comunidad internacional para equilibrar la balanza.

Nadie, que yo sepa, ha abogado por una invasión estilo iraquí con decenas de miles de soldados americanos en el suelo. Las opciones a considerar son mucho más limitadas, otorgando armas al Ejército de Liberación de Siria, estableciendo "zonas seguras" en el norte, y dirigir una misión aérea para debilitar las capacidades del ejército sirio. Para estar seguros, aparte de sólo animar la expectación de Iraq, todas estas serias formas de intervención militar pueden ser engañosas, así como lo fueron en Libia.

Así que nos encontramos en una situación poco común pero creciente, donde los mismos sirios están más entusiasmados por la intervención de los militares extranjeros que los mismos americanos.

Aquí son los mismos sirios los que piden la ayuda de la comunidad internacional. En diciembre, el Consejo Nacional de Siria "formalmente respaldó" la intervención extranjera. Si ellos piden formalmente la asistencia extranjera, que es probablemente el siguiente paso, tenemos una responsabilidad de tomarla seriamente.

A menos que, inesperadamente, se desarticule el régimen de Assad, la cual es una posibilidad poco probable, este será el camino a seguir.

Los anti-imperialistas, como siempre, se quejarán. Pero esta vez no se encontrarán del lado correcto. Ninguno de los poderes de occidente ha apoyado en lo más mínimo una intervención militar. Consumidos por sus propios problemas internos, esto no es de ninguna manera lo que ellos quieren.

Pero sí podría ser algo que necesita la gente de Siria.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen exclusivamente a Shadi Hamid.

Publicidad
Publicidad