Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

OPINIÓN: Para inspirar a otros, lo que importa es cómo haces las cosas

Los líderes necesitan enfocarse más en la inspiración y menos en la coerción y la motivación
vie 04 mayo 2012 12:17 PM
guardiola-mourinho
guardiola-mourinho guardiola-mourinho

Nota del Editor: Dov Seidman es el autor de “HOW: Why HOW We Do Anything Means Everything” y director ejecutivo de LRN, una compañía que ayuda a los negocios a desarrollar culturas corporativas con base en los valores. Puedes seguir a Dov en Twitter en @DovSeidman

(CNN) — Nuestro mundo ha pasado rápidamente de estar conectados a interconectados y luego a ser interdependientes. Cuando el mundo está vinculado tan íntimamente, los valores y comportamiento de todo el mundo importan más que nunca, porque nuestras acciones afectan a más personas que nunca y en maneras que nunca lo habían hecho.

Tal fue el caso cuando un banquero expuso la cultura de su compañía en el New York Times y como resultado directo, su banco perdió 2,150 millones de dólares de la noche a la mañana en valor del mercado, por lo que surgió un debate en las redes sociales acerca de las prácticas de la industria bancaria.

Hoy, el “cómo” hacemos lo que hacemos y nuestro comportamiento individual y organizacional, no solo importa más que nunca, sino que importa en maneras que nunca antes había sucedido.

El hecho de que los consumidores puedan comparar instantáneamente los precios, cualidades, calidad y servicio, requiere que los líderes se replanteen fundamentalmente cómo operan sus organizaciones y cómo su gente conduce sus negocios.

Ahora le pedimos a nuestros empleados más de lo que nunca les habíamos pedido en el pasado. Le pedimos a los trabajadores que representen a su compañía y nutrir su marca, no solo cuando estén en su trabajo, sino también cuando se expresen públicamente en tweets, blogs, correos electrónicos o cualquier otra interacción social.

Publicidad

Aquí algunos pasos que puedes tomar para convertirse en un líder más inspirador.

Conecta y colabora, no mandes y controles

Los días de dirigir las compañías con conversaciones de una sola vía ya se acabaron. El poder ha cambiado y nuestro liderazgo debe cambiar con él. El viejo sistema de “mandar y controlar”, ha cambiado por la dinámica de generar poder a través de la gente. Líderes y gerentes no pueden simplemente imponer su voluntad.

Ahora tienes que sostener una conversación de dos vías que se conecte profundamente con tus colegas, clientes y otros accionistas. Netflix descubrió esto a la mala el año pasado cuando perdieron a 800,000 suscriptores después de incrementar los precios arbitrariamente y dividir su distribución de canales sin explicar sus acciones.

Inspira, no solo motives o coacciones

Hay tres maneras de lograr que la gente haga cosas: coerción, motivación o inspiración. Los líderes necesitan enfocarse más en la inspiración y menos en la coerción y la motivación, porque las recompensas externas y las zanahorias y los palos tienen limitantes, particularmente en tiempos difíciles, cuando hay menos zanahorias para usar.

Aquellos que han volado por Aerolíneas Southwest, pueden ser testigos de cómo los auxiliares de vuelo son animados a usar su creatividad y sentido del humor mientras los acompañan por el procedimiento mundano de los filtros de seguridad. No hay un libro de reglas. La cultura de Southwest inspira a sus empleados a innovar en su comportamiento. Sin embargo Southwest es la excepción en lugar de la regla.

Los negocios de hoy en día se enfrentan con una falta de inspiración, como lo demuestra recientemente The How Report, un estudio independiente que mi compañía LRN condujo junto con el Grupo de Investigación y Tecnología de Investigación de Información de Boston.

El estudio revela que las compañías que sí inspiran a sus empleados a través de valores, tienen un mejor desempeño a diferencia de los que no lo son. Estas compañías experimentan niveles más altos de innovación, lealtad del empleado y satisfacción de los clientes, y niveles más bajos de mala conducta, miedo de los trabajadores para decir lo que piensa y represalias.

Comportamiento como ofensiva, no defensiva

Los entrenadores deportivos más exitosos han mostrado que el comportamiento ya no es una táctica defensiva. En su lugar, el comportamiento es ahora una estrategia ofensiva que los líderes inspiradores necesitan implementar en todo el argumento para crear condiciones que tengan como resultado el triunfo del partido, no solo el jugarlo. Simplemente hay muchas oportunidades de tiros a gol para que ellos se bloqueen del mundo radicalmente interconectado. La mejor defensa es conservar el balón.

El comportamiento se ha convertido en una poderosa fuente de excelencia y ventaja competitiva. Los jefes ya no pueden salirse con la suya al decirle a sus subordinados, “Solo hazlo, no me importa cómo”. Los líderes exitosos de hoy son aquellos que prenden el switch y remplazan los trabajos basados en tareas (que tratan acerca de lo que debe de hacer la gente) con las misiones basadas en los valores (cómo hacemos las cosas).

Amplía la confianza, no la inspecciones

Vivimos en una época en la que la confianza es la moneda de la edad y la llave para ganar estrategias de negocios.

Pero el valor de la confianza radica en encontrar maneras de entregarla. Una persona que hacía donas en Nueva York impulsó su productividad y ganancias al confiar en que sus clientes hicieran su propio cambio, ilustrando en la práctica los comportamientos inspirados que brotaron de ampliar esa confianza.

La ampliación de la confianza es un factor clave que inspira a otros a tomar los riesgos que son tan esenciales para la estimulación de la innovación. Es en esta innovación que se nota el desempeño real y, más importante, el progreso real. Esta es la fórmula básica para trascender en nuestro mundo hiper-conectado e hiper-transparente.

Reconoce y recompensa el “cómo” y no el “qué”

Los líderes y gerentes deberían de hacer todo lo posible para reconocer a los empleados por cómo hacen lo que hacen, no por lo que hacen o cuánto hacen. Esto podría consistir en empezar tu próxima junta sin preguntar “¿Qué hay en nuestra agenda?”, sino preguntar, “¿Cómo nos vamos a conectar y colaborar para hacer la diferencia?”

Hoy en día, los líderes más exitosos se dan cuenta de la necesidad de renunciar a los modos tradicionales de control y poner el ejemplo con sus empleados por la manera en la que liderean, hablan y manejan el desempeño.

Contrata por el carácter, no solo por las habilidades

En un mundo en el que el 'cómo' importa más que nunca, hace falta el 'quién' para hacer el 'cómo'. El filósofo griego Heráclito dijo: “Carácter es destino” y es la responsabilidad de los líderes enlistar a los empleados quienes puedan contribuir con todo su carácter y creatividad para desempeñar su mejor trabajo y cuya razón y propósito para ir al trabajo todos los días va más allá de su sueldo.

Al inspirar a sus empleados a ir tras un propósito más alto, más significativo y alcanzar un valor sustentable real, los líderes pueden alcanzar significancia, no solo éxito a largo plazo.

Confucio dijo hace 2,000 años: “El viaje de mil millas comienza con un solo paso”.

Los líderes que comprometen a su empresa a ir en un viaje para encontrar nuevas maneras para innovar acerca del “cómo” serán esas organizaciones que prosperen, y no solo sobrevivan, en el siglo 21.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Dov Seidman.

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad