Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

OPINIÓN: ¿Usará Romney la discusión del matrimonio gay contra Obama?

Al apoyar a los matrimonios del mismo sexo, Obama ha demostrado valor, pero Romney puede usar eso en su contra
jue 31 mayo 2012 12:43 PM
El presidente Obama aseguró que aumenta la presión contra Gadhafi
AFP. Barack Obama-Libia El presidente Obama aseguró que aumenta la presión contra Gadhafi

Nota del Editor: LZ Granderson, quien escribe una columna semanal para CNN.com, fue nombrado periodista del año por la Asociación Nacional de Periodistas Lesbianas y Gay, y fue finalista del Premio por Comentario del Periodismo en Línea 2011. Es escritor senior y columnista de la Revista de ESPN y de ESPN.com. Síguelo en su cuenta de twitter  @locs_n_laughs  

(CNN) — La mayor parte de estos cuatro años, los votantes han dicho que el problema número uno en Estados Unidos es la economía.

Desde el año pasado, la economía ha sido el punto principal que los republicanos han usado en contra del presidente Obama.

Por meses, la economía y la creación de empleos han sido la tarjeta de presentación de Mitt Romney.

Pero ahora que el presidente ha dado un paso al frente y anunció su apoyo a la igualdad de matrimonios, veremos si la economía y la creación de empleos siguen siendo el tema principal o si la dirección de esta elección ya se alteró permanentemente por las declaraciones históricas de Obama.

Recuerda, apuntaron a la 'guerra' con las mujeres como una estrategia demócrata para distraernos del “verdadero problema” de la economía. En estos días, veremos si el Partido Republicano es tan permisivo con los derechos de los gay. ¿O será que el hecho de que en el 2004, George W. Bush usara exitosamente la discriminación en contra de la comunidad gay-lesbiana-bisexual-transgénero (GLBT por sus siglas en inglés) para hacer que la base de su estrategia fuera lo suficientemente jugosa para que la tuvieran que aceptar Romney y su grupo?

Publicidad

Toma en cuenta que la encuesta de CNN/ORC realizada a finales de marzo mostró que los derechos de los gay fueron el último tema de la lista en importancia de los votantes. Entonces, si los republicanos tratan de usar las declaraciones de Obama como armas en su contra, será muy probable que ese discurso caiga en oídos sordos. A lo mejor Romney lo dijo mejor durante un discurso en una noche de victoria en las primarias de abril: “Aún es acerca de la economía y no somos estúpidos”.

Pero es Romney el que habla, y él nunca ha estado casado con una posición por mucho tiempo.

En 1994, cuando decía que era moderado, Romney le dijo a los republicanos del Log Cabin (una organización que apoya a la comunidad GLBT) que él defendía de una mejor manera los derechos de los gay que el senador Ted Kennedy. Hace unos días dijo que está en contra de la igualdad de los matrimonios y uniones civiles. Entonces nadie sabe si Romney siga enfocado en la economía.

Probablemente esto explique el por qué Obama tiene una delantera de dos dígitos sobre Romney en simpatía, honestidad, seguridad en sí mismo, valores y liderazgo, y eso fue antes de la valerosa entrevista de Obama con Robin Roberts en 'Good Mornig America', de la cadena ABC.

Incluso en la única área en la que Romney tienen una credibilidad significante, por lo menos en el papel, que es la economía, el 44% de los votantes creen que el presidente hará un mejor trabajo, mientras que el 42% prefieren a Romney, de acuerdo con una encuesta de CNN. Si Romney no puede tener más atracción con su tarjeta de presentación, o un empujón de su selección vicepresidencial, existe la posibilidad de que los derechos gay se echen para atrás en su campaña.

Asumiendo, claro está, que no lo ha hecho ya.

Pero lo que es claro es que el presidente Obama no es ningún cobarde.

Los críticos pueden cuestionar la época en la que realizó sus declaraciones, pero la realidad es que no tenía que decir que apoyaba la igualdad de matrimonios antes de las elecciones.

Con los reporteros persiguiéndolo en cada conferencia por las declaraciones acerca de los matrimonios del mismo sexo hechas por el vicepresidente Joe Biden, todo lo que Obama tenía que decir era “Estoy en eso” y hubiera seguido con lo suyo. Pero al aceptar un punto de vista que de todas maneras ya había asumido, Obama coloca la base de sus convicciones por encima de su conveniencia política. Es muy raro ver algo así en un año de elecciones.

Se necesitó mucho valor para hacer lo que hizo, especialmente considerando que una encuesta reciente de Gallup mostró que el 48% de los estadounidenses están en contra de los matrimonios del mismo sexo y que en Carolina del Norte, un estado cambiante que apenas y ganó hace cuatro años, acaba de votar en contra del matrimonio y las uniones civiles del mismo sexo, con una votación del 61% por el 39%.

Pero gracias a eso, Obama se separa aún más de su oponente, cuya mayor debilidad ha sido su falta de convicción en temas de importancia, y lo acerca al círculo de presidentes como Abraham Lincoln, John F. Kennedy y Lyndon Johnson: hombres que arriesgaron mucho personalmente para hacer que el país avanzara socialmente. Y dado el hecho de que puede señalar los 12 meses consecutivos de pérdidas de empleos antes de llegar a la presidencia y los 26 meses que le siguieron (y contando) de crecimiento de empleos desde el 2010, no hay razón para creer que la economía dejará de ser el enfoque principal de su campaña.

Como debe de ser.

Ya veremos si los republicanos están de acuerdo.

Las opiniones recogidas en este texto corresponden exclusivamente a LZ Granderson.

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad