Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

OPINIÓN: Después del rescate, España necesita estar al nivel del reto

La cuestión fundamental no es si el euro sobrevivirá, sino quién sobrevivirá en el euro. España se encuentra en una situación tambaleante

Nota del Editor: Marco Vicenzino dirige el Proyecto de Estrategia Global, una firma consejera de riesgo político y empresarial no lucrativa.

(CNN) — Contrario a la demanda del presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, el rescate del Banco de España no representa una victoria del euroa, pero sí de su desesperada necesidad de un alivio temporal.

Se hace de tiempo indispensable para el país, y la eurozona, para actuar más decisivamente y acumular credibilidad en los mercados internacionales justo antes de las tenebrosas elecciones de Grecia y su potencial caída, incluyendo una salida del euro.

A diferencia de Grecia, España puede dar la cara por sus deudas a través de un arreglo razonable a largo plazo, pero no lo puede hacer solo. El plan inmediato provee un aterrizaje suave y crucial, pero se requiere un rescate extendido, más allá de sus bancos, en un futuro no muy lejano.

La cuestión fundamental no es si el euro sobrevivirá, sino quién sobrevivirá en el euro. España, claramente, se encuentra en una situación tambaleante: un camino arduo y doloroso está por delante.

A través de su victoria electoral avasallante en noviembre del 2011, la derecha y el Partido Popular pueden reclamar, técnicamente, que gobiernan con un mandato popular en España. Sin embargo, su apoyo estaba compuesto de considerables votos de propuestas  en contra de las fallas del gobierno predecesor socialista y su inepto líder, José Luis Rodríguez Zapatero.

Publicidad

Durante toda la campaña, el gran mensaje del PP para la reforma era ambiguo, pero su líder, Mariano Rajoy, evitó intencionalmente un detallado plan económico para prevenir la creación de pánico de los socialistas.

Desde que asumió el puesto, Rajoy se ha embarcado en reformas necesarias, particularmente en el sector laboral, pero no tan agresivamente como lo esperaban los mercados. Sin embargo, fueron suficientes para facilitar el actual rescate bancario, lo que también excluyó la carga de restricciones en Grecia, Irlanda y Portugal.

En general, la renuencia de Rajoy a pedir antes la ayuda internacional complica aún más el drama de España.

La mayoría de los españoles aceptan los tiempos difíciles que se les avecinan, pero la austeridad ha ido más allá de los límites de muchos. El potencial para que aumenten las inquietudes sociales permanece.

Aunque se requiere una pérdida de austeridad, no se debe de malinterpretar como abandono a la austeridad. La salida de los políticos populistas aumenta este encanto. Estos falsos profetas y su discurso tentador prometen una salida fácil de la crisis actual. Su ascenso al poder solo retrasará lo inevitable y agravarán aún más lo que es ya una situación grave.

España y otros integrantes de la Eurozona requieren un acercamiento doble, de arriba a abajo y de abajo hacia arriba, que ayudarán a la implementación de una reforma.

El acercamiento de arriba hacia abajo consiste en la extensión pública esencial para la transformación. Aunque lejana, los líderes europeos han fallado en comunicarse efectivamente y conectarse con los ciudadanos ordinarios. Es esencial explicar la austeridad dentro del contexto de las realidades globales y como una lucha colectiva. Después de todo, la gente es accionista directa en el proceso. Lograr un consenso nacional amplio es crítico. El liderazgo responsable debe de salir desde arriba.

El acercamiento de abajo hacia arriba consiste en la transformación gradual de la psique pública. Los derechos económicos de los ciudadanos, responsabilidades y expectativas y las obligaciones del estado y su propósito deben de adaptarse a las realidades del nuevo mundo. Reprimir las leyes generosas de trabajo y los esquemas de pensión solo es el principio. Las ilusiones occidentales caducas de la prosperidad sin fin, la gratificación instantánea y los recursos interminables del estado todavía subsisten. El sistema de seguridad del estado, del nacimiento hasta la muerte, se terminó.

A pesar de las actuales dificultades económicas, el sistema político de España ha demostrado, en general, una mayor madurez en décadas recientes, si se compara con otros estados de la Unión Europea.

Esto ha sido marcado por gobiernos de carrera larga y una clase política más joven y más dinámica.

Más aún, el dinámico sector privado de España se ha hecho global de una generación a otra. Sus negocios han jugado un papel crítico para poner el tono en la imagen de España en el extranjero y en el ritmo de su involucramiento alrededor del mundo. Hoy en día, es un inversionista líder no solo en los mercados emergentes, sino también en el mundo desarrollado.

Las nociones de derrota de una nación condenada a un estatus marginal deben de evitarse: no benefician a nadie.

La voz de España debería, y debe, ser escuchada. Tiene mucho para contribuir. La positiva transformación de España desde la década de 1970, después de décadas de gobierno autócrata, provee lecciones útiles para el desarrollo de las sociedades emergiendo de una dictadura, incluyendo al Medio Este. Sus instituciones sólidas y un fuerte gobierno de las leyes sirven como ejemplos valiosos de los beneficios de la progresión pacífica.

En general, España tiene una responsabilidad para seguir comprometida en un mundo rápidamente cambiante. A pesar de sus enormes dificultades, España debe elevarse a los retos en su casa, y a los que van creciendo en el extranjero.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Marco Vicenzino.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad