Publicidad
Publicidad

¿Qué esperar para los bonos mexicanos?

El bono mexicano M24 ha replicado el desempeño del bono de 10 años de EU, dice Roberto A. Ruarte; el valor más bajo de la tasa y más alto del bono M24 ocurrió el 8 de mayo de 2013.
Prologis es el octavo fondo para inversión en bienes raíces en debutar en la Bolsa mexicana. (Foto: Notimex)
bmv

En este artículo entregaremos los parámetros técnicos más importantes de niveles de tasas para uno de los bonos mexicanos más negociados : el M24, el bono soberano de México con vencimiento el 5 de diciembre de 2024. Es un instrumento que la mayoría de los inversores institucionales, tanto mexicanos como extranjeros, tienen en sus portafolios.

En primer término, existe una psicosis muy marcada en los operadores de bonos para conocer el timming de subida de tasas de la Fed. Algunos analistas y observadores siguen diciendo que será en septiembre, y  otros en diciembre. Además, discuten si la subida será importante o paulatina.

Existe más consenso en que el alza se daría en forma escalonada, pero es difícil estar en la mente de la Fed para saberlo, y los datos económicos de empleo, inflación y crecimiento son monitoreados e interpretados de las más diversas maneras por analistas especializados.

Como ya manifestamos en esta misma columna, miramos los precios, las cotizaciones, y en el caso de los bonos, los rendimientos o tasa, que es la inversa del precio. Es decir, si la tasa de rendimiento cae, el precio del bono está subiendo y viceversa.

Publicidad

Históricamente los bonos más populares de EU han sido el de 30 años, un bono bastante largo y que fue el de mayor liquidez en la década de 1980 y 1990, y últimamente el más popular es el bono de 10 años, el más seguido por los operadores.

En 30 años que llevo de mercados nunca he dejado de seguir el bono de 30 años. En realidad, en este bono más largo pueden verse en forma más marcada, el exceso de confianza de los inversores con mayor notoriedad. De hecho, el bono de 30 años alcanzó su máximo valor en precios y su mínimo valor en tasa de rendimiento en febrero de este año, en niveles de 2.23% de tasa de interés; mientras que el bono de 10 años alcanzó su máximo valor en precios y su mínimo valor en tasas de rendimiento 3 años atrás en el año 2.012 en 1.39 %.

Esta divergencia entre el bono de 30 y el de 10 años es una señal de complacencia para nosotros, negativa para los bonos y alcista para las tasas de interés. La tasa de 10 años registró su piso secundario en 1.65 %, mientras que en febrero recién la de 30 años colocó su piso en 2.22%.

Desde el punto de vista técnico se puede observar cómo el canal bajista de la tasa de 30 años ha sido perfecto desde su máximo valor de 15.21 en el año 1981, en la época de Reagan. Desde allí ha venido bajando la tasa, cumpliendo 34 años de caída y tocando la parte baja del canal bajista. 

Publicidad

Al tocar en febrero el piso del canal bajista, se ha dado un fuerte rebote de la tasa, lo que produjo una caída del 11% en el valor del bono de 30 años en solo 3 meses. Esta caída del bono y subida de tasa fue la reacción de tocar la parte baja del canal. Pero si adicionalmente, como comentáramos por este mismo medio, el ciclo de la tasa se repite estaríamos terminando en este 2015 la parte bajista del ciclo empezado en 1981.

Son 34 años de Fibonacci que sucedieron a 34 años de Fibonacci de subida desde 1947 de niveles del 2% al 15.21 de 1981. Si el ciclo continúa desde 2,22, habremos empezado un nuevo y largo camino alcista de subida en los tipos de interés, tanto para el bono de 10 años como el de 30 años.

En términos del bono de 10 años, el soporte se encuentra en 1.95-2.05 y la resistencia en 2.30-2.35. Superada esta zona, la tasa debería acelerar su subida.

El bono mexicano M24 ha replicado más al bono de 10 años estadounidense que al bono de 30 años y la tasa, que es la inversa del bono, ha tenido un patrón muy similar.

Publicidad

El valor más bajo de la tasa y más alto del bono M24 ocurrió el 8 de mayo de 2013, cuando su rendimiento tocó niveles de 4.43%, poniendo fin a una caída de la tasa y subida del bono que venía desde el peor momento de octubre del año 2008, donde los precios del M24 se desplomaron y la tasa alcanzaó niveles de 11.45%.

Creemos que los pisos de 4.43 son muy importantes, marcando un período de 5 años de bajadas en la tasa de este bono y desde allí su tendencia ha girado. Vimos en el mes de mayo del 2013, una llave alcista mensual que indicó un gran cambio de tendencia y la tasa se empezó a disparar para encontrar el bono su peor valor y la tasa su valor más alto en febrero del 2014 en niveles de 6.72 % con otra llave bajista. Ese techo fue muy importante.

A continuación tuvimos una caída en la tasa y subida del bono que tuvo su piso en enero de este año en niveles de 5.13% de tasa. Técnicamente esta caída desde 6.72 recortó el ratio de oro de Fibonacci del 0.618 del avance previo desde 4.43 a 6.72 y desde allí nuevamente la tasa ha intentado recuperar su tendencia alcista.

Hemos vistos dos intentos alcistas: uno que se frenó en  marzo de este año con un rendimiento en 6.16 y otro en este mes de mayo, que también se frenó en 6.1%.

Publicidad

Ese precisamente es el parámetro más importante que deben tener los tenedores de bonos M24. Creemos que por las figuras observadas, este nivel será superado; es cuestión de tiempo que ello ocurra. Una vez que suceda, la tasa del bono se disparará a niveles de 6.72 % del 2.014 y niveles superiores. Obviamente que este movimiento debe ser acompañado por un movimiento de subida de las tasas de rendimiento de los bonos de 10 y de 30 años americanos que esperamos hacia más adelante.

El bono M24 tiene un sólido soporte en la zona de 5.83% mínimos del día 20 de mayo y también donde se encuentra la media móvil de 200 días, que es una media muy seguida por los inversores institucionales. El rango está entre 5.83-5.85 abajo y 6.09-6.16 arriba; en el medio de ese rango el mercado puede quedarse sin señales preocupantes.

Si perforamos 5.83 base cierre, creemos que en 5.63-5.53 tenemos una zona de gran piso del rendimiento que vemos como oportunidad de venta del M24, ya que la tendencia iniciada en el año 2013 en 4.43 creemos que es alcista y 5.63-5.53 representa el Fibonacci de 5.13 de enero de 2015 a los máximos de 6.16 de marzo del 2016.

Creemos que las zonas de venta del M24, que actuará en consonancia con la tasa de 10 años estadounidense y la de 30 años, son dos: una la zona de 5.53-5.63 si llegara a ser vista, lo cual no es seguro; la otra zona es si el rendimiento superara 6.16, en donde deberían ser tomadas coberturas ante una fuerte subida de tasas a 6.70% y niveles superiores.

Publicidad

Mientras estemos entre 6.09-6-16 arriba y 5.83-5.86 abajo, el mercado está en un calmo equilibrio de rendimientos, el que será alterado una vez que ese rango sea quebrado: si es hacia arriba las coberturas deben realizarse por el riesgo de 6.70 y niveles superiores, si es hacia abajo en 5.53-5.63 sería una zona muy buena de venta y de pagar tasa de interés, para una tendencia que parece haber girado en el año 2.013 poniendo fin a la época de caída desde el año 2.008.

*El autor es director/editor de  RuarteReports  y analista de Infosel. 

Publicidad
NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad