Publicidad
Publicidad

OPINIÓN: Tras el atentado en Virginia, debe desaparecer el odio en la política

El atentado en un campo de béisbol a miembros del Congreso de Estados Unidos nos recuerda que la retórica llena de odio se acumula y provoca que las cosas se agraven.
capitolio
Seguridad La Policía del Capitolio de Estados Unidos vigila la sede de los legisladores tras un tiroteo a miembros del Congreso en la cercana Alejandría, en Washington.

Nota del editor: Douglas Heye es analista político de CNN y fue subdirector de personal del exlíder de la mayoría de la Asamblea de Representantes, Eric Cantor. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(CNN) — Poco después del atentado contra los congresistas republicanos que practicaban para el partido de béisbol anual del Congreso estadounidense, el miércoles 14 de junio, el congresista Rodney Davis, todavía vestido con su uniforme, habló con Brianna Keilar de CNN. Además de relatar los acontecimientos que atestiguó, habló desde el corazón.

"Este odio que vemos hoy en nuestro país por las diferencias políticas tiene que terminar… los republicanos y los demócratas tienen que usar este día para unirse y decir 'basta'. Trabajemos juntos. Pongamos manos a la obra", dijo. "Podemos tener diferencias, pero no dejemos que desemboquen en tanto odio".

Todos deberíamos atender al llamado del congresista Davis, incluido nuestro presidente. Desde que anunció su candidatura a la presidencia, Donald Trump ha sembrado el pánico en un teatro político atestado al castigar a varios segmentos de la población y a incitar a sus partidarios a que " muelan a golpes " a quienes protesten. Eso y más.

Publicidad

OPINIÓN: El desafío de proteger a los miembros del Congreso de Estados Unidos

Muchos de los simpatizantes de Donald Trump han seguido su ejemplo y han intensificado las críticas hacia sus oponentes políticos y la prensa. Un reportero sufrió agresiones en Montana. Antes de Trump, muchos republicanos participaron en los ataques horribles y —reconozcámoslo— racistas contra Barack Obama. Lo peor tal vez sea que muchos republicanos vieron que esto pasaba y callaron.

Por otra parte, las asambleas comunitarias, que son una oportunidad para que los electores entablen un diálogo respetuoso con los funcionarios electos, se han vuelto eventos de la oposición en los que la norma es interrumpir y burlarse de los políticos.

Donald Trump tiene el micrófono más grande del mundo y por lo tanto puede hacer mucho para acabar con la retórica iracunda de la que hemos sido testigos.

Publicidad

null

Pero las cosas no quedan en el presidente de Estados Unidos. Desde que resultó electo, muchos demócratas han estado peleando por ver quién se opone más a Donald Trump. Su conducta ha creado un entorno en el que los legisladores demócratas rutinariamente  aceptan el lenguaje vulgar  en los eventos públicos. 

También es un entorno en el que un comediante y una compañía de teatro creen que es aceptable publicar  fotos grotescas  de un presidente decapitado o de montar una obra clásica de Shakespeare en la que se  prevé el asesinato  de un político que se parece mucho a Donald Trump.

Publicidad

OPINIÓN: Trump en el papel de Julio César... ¿qué podría salir mal?

En este caso, en el que parece que el tirador fue voluntario de la campaña de Bernie Sanders, los demócratas también tienen que hacer introspección. El senador Sanders  condenó tajantemente  al sospechoso y tiene razón al decir que "la violencia de cualquier clase es inaceptable en nuestra sociedad".

Estas cosas se acumulan, lo que significa que es inevitable que empeoren. Sin importar si el blanco son los congresistas republicanos (como en este caso), los políticos demócratas o los miembros de la prensa, tal vez era inevitable que ocurriera algo trágico en un entorno como este.

La política es un ambiente agresivo en el que constantemente se hacen comparaciones y distinciones. Los comerciales negativos se han vuelto un arte. Pero lo que hemos visto en años recientes es diferente. Cada vez dudamos más no solo del juicio de aquellos con quienes no estamos de acuerdo, sino sus motivaciones y su legitimidad.

Publicidad

Lee: 4 cosas que sabemos sobre el ataque a los legisladores en EU

En los extremos de la gama política, las invectivas y el odio (o la mentalidad tribal ciega del "nosotros contra ellos") trascienden a la razón y al debate. Esas voces ganan prominencia y tanto los seguidores como la prensa los incitan a llegar más lejos al ponerles atención.

Estados Unidos enfrenta muchos desafíos, pero acabar con las divisiones podría ser el mayor. Más que Obamacare, que la reforma fiscal, que ISIS o que la deuda interna, esta retórica y las divisiones que causa limitan directamente nuestra capacidad de abordar otras cuestiones.

Sabemos qué es lo que haremos hoy: rezaremos y nos uniremos. Pero lo que haremos mañana es aún más importante. Parece que la forma perfecta de comenzar es con un partido de béisbol bipartidista.

Publicidad

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad