Publicidad
Publicidad

OPINIÓN: El riesgo que nos une

Los mercados viven un momento de optimismo, pero el Foro Económico Mundial arranca en Davos preocupado por riesgos crecientes. Trump será la estrella invitada, opina Alberto Bello.
World Economic Forum 2018
Foro Económico Mundial 2018 En Davos confluyen líderes de las compañías energéticas del mundo, así como el debate sobre el futuro de las energías renovables. (Foto: DENIS BALIBOUSE/REUTERS)

Nota del editor: Alberto Bello es director Editorial de Negocios de Grupo Expansión. Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad del autor.

DAVOS (Expansión) – La economía global se revisa al alza, los mercados están casi eufóricos después de ocho años de crecimiento y las cifras macro dejaron de preocupar. Atrás quedó la Gran Recesión. Consciente quizá de un cierto espejismo, el Foro Económico Mundial decidió ceder el protagonismo en su reunión anual en Davos a quien representa su mayor rival en el terreno de las ideas, el presidente estadounidense Donald Trump . Hablará el viernes 26, en la jornada de cierre. Quienes se iban antes de tiempo, incluido quien esto firma, ya cambiaron sus vuelos.

Nadie tiene mucha idea de si Trump viene en plan amistoso –a decir que siempre no, que lo del proteccionismo era una argucia para ganar las elecciones–, o para confrontar el corazón de la globalización con su desdeño por el libre comercio, los organismos multilaterales, el deterioro medioambiental y la sustentabilidad de los negocios y del crecimiento (hay quienes consideran su reforma fiscal insostenible en el largo plazo). Representa la oposición a los temas, precisamente, que este organismo difundió desde las cumbres alpinas durante décadas y que se convirtieron en los mantras de la élite empresarial global.

Lee: Trump será el protagonista del Foro Económico Mundial

El año pasado fue la ausencia del presidente estadounidense la que dominó la reunión. Le prestó, por juego de opuestos, un brillo extra al premier chino Xi Jinping, convertido en adalid del comercio global en las páginas web, noticieros y primeras planas de los diarios del mundo. El protagonismo de otros, sabemos, no sienta bien en la Casa Blanca. Aun así, China protagonizará varias sesiones que debatirán su crecimiento y su creciente influencia en la esfera global a través de su iniciativa de influencia regional de la Ruta de la Seda.

Un mundo fracturado

Publicidad

El informe de riesgos del Foro presentado la semana pasada refleja preocupación. Un 59% percibe un incremento del riesgo global en 2018. El clima extremo , las catástrofes naturales y los ciberataques son a los que el Foro otorga más posibilidades este año. Las armas de destrucción masiva, no tan probables, sí serían las de mayor impacto.

El programa público del encuentro refleja otro tipo de preocupaciones. “Creando un futuro compartido en un mundo fracturado” es el lema del evento. Las divisiones nacionales, regionales y globales, dice el Fondo, han creado “fisuras” en la base de acuerdos global en que se movió el mundo durante muchas décadas. Las fracturas geopolíticas reemergen con una fuerza que no se recuerda desde la Guerra Fría. La cuarta revolución industrial, dirigida por los prodigios de la globalización, la ciencia y la tecnología, ha creado disrupciones que generaron inestabilidad. Habrá debates para reflexionar sobre blockchain, la robótica y la inteligencia artificial, pero también sobre la migración, el fenómeno de la política polarizada, el potencial de una crisis financiera o el futuro del comercio.

Lee: El cambio climático es el principal riesgo mundial en 2018

México, país globalizado, ejemplifica muy bien cómo están las cosas. Tendremos una elección que promete ser polarizada y conflictiva, y negocia con su socio de décadas un futuro en común mientras le caen todo tipo de amenazas desde el Twitter trumpesco. Fisuras, fracturas, incertidumbre. Un buen momento para dedicar unos días a repensar las cosas bajo la nieve, sin duda.

Viajarán muchos empresarios mexicanos, empezando por el incondicional del Foro Eugenio Madero de Rassini, uno de los mayores ejemplos mexicanos de globalización diversificada. El futuro de la educación será relevante, y aquí estará Salvador Alva, presidente del Tec de Monterrey. Los mexicanos aprovechan Davos para reunirse con socios globales, pasar unos días en la nieve y atender a los debates que configuran el mundo.

Publicidad

Será una oportunidad única para escuchar en vivo al presidente francés Emmanuel Macron, la premier británica Theresa May, el rey de España y en Latinoamérica, al argentino Mauricio Macri, en la cresta de la ola de su éxito electoral en las legislativas; y al brasileño Michel Temer, sumido en la crisis de popularidad.

El gobierno mexicano tendrá una buena representación. El secretario de Economía Ildefonso Guajardo participará en sesiones sobre comercio, e incluso en una reflexión sobre acuerdos comerciales en el Pacífico antes de volar a Montreal, Canadá, para la séptima ronda de renegociación del Tratado de Libre Comercio en Montreal. Leyendo entre líneas, el secretario de Economía sigue abriendo esas puertas a la diversificación y haciendo apología de la misma mientras las negociaciones con EU crecen en complejidad. A Dios rogando y con el mazo dando, que se decía antes.

Lee: 5 maneras en que el mundo se está dividiendo

José Antonio González, secretario de Hacienda, presumirá lo que arrancó como técnico hace casi una década durante el gobierno de Felipe Calderón: afinar el modelo actuario para determinar el seguro de riesgo catastrófico en México. Participará en una sesión sobre riesgos naturales, una materia en la que México puede dar algunas lecciones.

En Davos confluyen líderes de las compañías energéticas del mundo, así como el debate sobre el futuro de las energías renovables. Carlos Treviño presidente de Pemex y Jaime Herández de la CFE también pasarán por aquí.

¿Sirve viajar a Davos? Algunos piensan que ya no es lo que era. No veo yo otra plataforma generando este nivel de conversación y conjugando en una misma sala las partes dislocadas de un mundo fracturado. El mundo ya no es lo que era, y como lo pensó Klaus Schwab, el brillante inventor del Foro hace 48 años, volver aquí es un momento de reflexión antes de la tempestad, ofrece las herramientas intelectuales, los datos adecuados y la red de contactos para tomar las mejores decisiones. Porque el riesgo, si algo sale mal, lo compartimos todos.

Publicidad

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad