Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

salvemos al planeta.gif
Publicidad

Las tres claves de las ciudades cerocarbono

Los cambios tecnológicos y económicos están logrando que las ciudades vean atractivo adoptar nuevos modelos de desarrollo con ayuda de mejores políticas públicas, apuntan Emma Stewart y Eric Mackres.
Emma Stewart y Eric Mackres
mié 05 junio 2019 12:42 PM

(Expansión) – Las ciudades son tanto víctimas como victimarias del cambio climático, pues son responsables del 70% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero (GEI), asociadas a su consumo de energía, así como del 65% de la demanda energética mundial.

Para 2030 las ciudades podrían, fácilmente, aumentar su consumo de electricidad a más de tres cuartas partes de la demanda mundial. Además se estima que, también para 2030, gran parte del aumento global en el consumo de energía (70%) provendrá de economías emergentes, donde se generará el 95% del crecimiento poblacional de ese año en adelante.

Publicidad

Aunque el desarrollo y crecimiento actual de las ciudades no ayudan a resolver la crisis climática del presente, las ciudades podrían ser una pieza clave para mitigar el cambio climático; dado que el 75% de la infraestructura urbana necesaria para 2050 no ha sido construida, tenemos una invaluable ventana de oportunidad para construir ciudades más eficientes en cuanto al uso de los recursos, ayudando así a reducir los efectos negativos del cambio climático y a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y la productividad de las ciudades.

De acuerdo con un estudio de La Nueva Economía del Clima , la inversión anual de 1 billón de dólares en 11 tipos de proyectos de bajo carbono, produciría 17 billones en valor presente neto a 2050, esto solo por el ahorro en el consumo energético.

Una investigación en curso constató que los beneficios económicos y sociales de dichas inversiones (como mejoras en la salud ciudadana, empleos generados, disminución de pobreza y desigualdad), serían varias veces mayores a esos 17 billones estimados. Por ejemplo, los beneficios a la salud por mejorar los sistemas de calefacción e implementar aislamiento térmico en las edificaciones, podrían ser 10 veces mayores que el valor del ahorro energético.

Publicidad

¿Cómo lograremos cambiar a las ciudades?

Las ciudades necesitan centrar su capacidad en las siguientes tres acciones:

1. Optimizar: Hacer que el uso de la energía en las ciudades sea más eficiente en todos los sectores, particularmente en las edificaciones y el transporte.

2. Electrificar: Transitar del uso de combustibles fósiles al uso de electricidad en transportes y edificaciones.

3. Descarbonizar: A la par, las ciudades deberían incentivar la transición hacia fuentes limpias de energía para la producción de electricidad, tanto de generación distribuida (a través de paneles solares en azoteas, por ejemplo) como centralizada (a través de parques eólicos, por ejemplo).

Los cambios tecnológicos y económicos están logrando que las ciudades vean atractivo adoptar nuevos modelos de desarrollo, un momento que hay que aprovechar, con la ayuda de mejores políticas públicas, para impulsar las tres acciones clave para transitar a ciudades cerocarbono.

Usar el poder de las algas para limpiar el aire, así funcionan las 'biocortinas'

Optimizar

La rápida adopción de tecnologías y prácticas innovadoras por parte de los mercados, como la iluminación LED, además de una lenta pero constante sustitución de equipos antiguos, continúan mejorando las ciudades, lo que hace que, a la fecha, la eficiencia energética siga siendo la opción de menor costo y con los mayores beneficios.

Electrificar

En la actualidad está llevándose a cabo un proceso de electrificación, principalmente en el transporte, las edificaciones e incluso en la industria pesada . Y si bien no es la mejor solución para todas las circunstancias (de acuerdo con el estudio Low Carbon Electric Cities, del Instituto de Recursos Mundiales (WRI, por sus siglas en inglés), en algunos escenarios la electrificación es clave para limitar el aumento de la temperatura del planeta a 2 grados centígrados.

Además, la electrificación ofrece una serie de cobeneficios como reducción del ruido y de la contaminación del aire en las ciudades, además de precios y suministros más rentables y seguros. A medida que la curva de costos decrece para las energías renovables y para el almacenamiento de energía, habrá una mayor aceleración de la electrificación.

Descarbonización

Los últimos avances en generación, almacenamiento, gestión de la energía y vehículos eléctricos hacen posible transitar hacia fuentes de energía limpia en la mayor parte de los sectores y para casi todos los usos posibles.

También hacen factible que las ciudades optimicen la distribución de sus cargas energéticas por hora del día y por extensión, permitiendo a los encargados de formular las políticas y a los servicios públicos proveedores de energía, adecuar la demanda de electricidad hacia fuentes de energía limpia, es decir, cuando sopla el viento y brilla el sol.

Las recientes caídas en los costos unitarios de las unidades de almacenamiento de energía (baterías), turbinas eólicas y celdas fotovoltaicas, hacen también cada vez más viable esta importante y necesaria transición.

Manos a la obra

Las dependencias gubernamentales de las ciudades han desarrollado suficientes instrumentos y políticas para optimizar y electrificar sus propios activos, así como los de sus residentes y su industria local, como en la ciudad de Bogotá , que ha actualizado y modificado completamente sus códigos de eficiencia energética y políticas de construcción.

Las ciudades también pueden utilizar su poder de compra para exigir servicios de mayor calidad y eficiencia, como queda demostrado con la emergente preferencia por contratar vehículos eléctricos en Latinoamérica . Las ciudades también están desarrollando iniciativas y retos para alentar nuevas acciones en actores clave (grandes y pequeños) del sector privado, como TheCityFix Labs India , que orienta y capacita a emprendedores con proyectos de energía para resolver y atender las necesidades energéticas de las ciudades.

Con el empuje de nuevas políticas públicas y el imán de los cambios tecnológicos y económicos, la infraestructura urbana cerocarbono será la mejor y más obvia elección, incluso para los más renuentes al cambio.

El dinero no procederá necesariamente de las fuentes tradicionales de financiamiento municipales, sino de inversionistas privados , junto con financiamientos concesionados para amortiguar diferentes situaciones de riesgo. Las razones están sobre la mesa y el momento es hoy: debemos optimizar, electrificar y descarbonizar nuestras ciudades.

Nota del editor: Emma Stewart es directora de Eficiencia y Clima Urbano, y Eric Mackres es gerente de datos y herramientas de Eficiencia Urbana y Clima, ambos en el Centro Ross para Ciudades Sustentables, del Instituto de Recursos Mundiales (WRI, por sus siglas en inglés).

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad