Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Un científico avanza en sus intentos por rescatar costumbres de esquimales

Un científico que documenta la vida de los inughuit, o esquimales polares, es testigo de los retos que enfrentan por el cambio climático
lun 08 noviembre 2010 02:21 PM
groenlandia
groenlandia groenlandia

Cuando de medio ambiente inhóspito se trata, no puede haber algo mucho más difícil que vivir cerca del Circulo Ártico, en dónde la temperatura puede caer hasta menos 40 grados centígrados, en el invierno hay una oscuridad permanentemente y la dieta consiste en morsa y grasa de ballena.

Pero es ahí en donde un aventurero británico ha estado viviendo los últimos tres meses con una tribu en extinción, para poder documentar cómo su cultura y lenguaje están desapareciendo rápidamente.

Antes de que Stephen Pax Leonard se embarcara en su viaje , le dijo a CNN que se trataba de un “reto lingüístico ambicioso”, y que no dudaba que le aguardaban desafíos físicos y mentales.

Ahora, al haber pasado casi 12 semanas ajustándose a las condiciones de congelación y a las barreras de lenguaje, Leonard habla de sus experiencias.

El frío ya ha dejado consecuencias en la Laptop Mac de Apple que se llevó. Se congeló y no puede “arrancar”, pero Leonard se las arregló para encontrar una “antigua”: una PC que está utilizando para mandar correos electrónicos.

La PC no es lo suficientemente potente para poder enviar archivos de fotos o videos, dice Leonard, pero funciona.

Publicidad

“Con otras 16 personas y una pequeña montaña de víveres como compañeros de viaje, llegué a la comunidad a bordo de un Dash 7 (un avión de turbohélice). Las nubes permanecen justo arriba de las coloridas casas de madera. Abajo estaban las personas más septentrionales del mundo, viviendo en un entorno casi imposible", dijo el científico.

“Mi primera impresión fue que este lugar es como de otro mundo: después de cuatro horas y media de volar hacia el oeste de Groenlandia, con nada que ver más que rocas antiguas, glaciares serpenteando tocando el horizonte y icebergs poblando los glaciares, este árido desierto polar con sus rocas y piedras omnipresentes y la falta de vegetación, parecía algo completamente fuera de lugar. Asentándose solo 960 kilómetros del polo norte, sentí como si hubiera venido a otro mundo completamente distinto y no a la parte superior del mío”, añadió.

Leonard, un lingüista antropológico del Instituto Scott de Investigación Polar, e investigador de la Universidad de Cambridge en Inglaterra, vivirá entre los inughuit, o esquimales polares, como los conocen algunos, durante 12 meses mientras aprende el inuktun, un dialecto inuit “puro”.

Los inughuit son uno de los grupos indígenas más pequeños del mundo. La población es de 800 personas que están distribuidas en 4 asentamientos. Ellos son cazadores-recolectores, por lo que no basan su economía en la moneda o incluso en un lenguaje escrito. Su lengua se basa en una cultura de narración.

"Una mujer que ha pasado casi toda su vida en Qaanaaq, se para en mi verde choza de madera prefabricada, en las amplias pieles de oso polar y de buey almizclero que cubren el suelo. ‘Hace veinte años, mis hijos solían patinar en el hielo en esta época del año. El año pasado, el hielo era tan delgado que un cazador joven y su equipo de 12 perros cayeron hacia su muerte. Si se va completamente el hielo del mar, no habrá necesidad de perros (huskies), y nuestra cultura desaparecerá’”, narra Leonard.

Los Inughuit disfrutan de su propia subcultura, basada en la cacería de mamíferos marinos, pero creen que están siendo “sustraídos” de la existencia.

Los lugareños piensan que el gobierno, que es autónomo dentro del pequeño poblado de Dinamarca, tiene un plan oculto para sacar a la gente de las comunidades más remotas, creando tres o cuatro centros urbanos en Groenlandia para ellos y de esa manera reducir el costo de prestar servicios a los asentamientos aislados.

Pero Leonard dice que aparte de la presión política, la tribu enfrenta una nueva amenaza sin precedente a su cultura, el calentamiento global.

“Es ampliamente entendido cómo el calentamiento global está amenazando al medio ambiente natural, pero los Inughuit representan un excelente ejemplo de cómo los cambios climáticos impactan las culturas locales”.

“La amenaza del calentamiento global a su estilo de vida tradicional de cacería hace creer a los Inughuit que sus actuales asentamientos no estarán ahí dentro de 15 años, que la gente se mudará más al sur, y asimilará una cultura inuit más amplia”, escribió Leonard.

Trabajando con el último puñado de narradores, Leonard quiere documentar sus historias y narrativas en el antiguo lenguaje Inuktun, con la esperanza de que esto funcione como un registro de una cultura única. Más que escribir un diccionario, el está construyendo una “etnografía del lenguaje” para mostrar cómo su lengua y cultura están interconectadas y cómo sus conocimientos y experiencias socioculturales son transmitidas a través de tradiciones orales.

“Un anciano inughuit me dijo que esta es la última oportunidad: ‘Hemos heredado nuestro lenguaje de nuestros ancestros. Si los perdemos sin ningún registro, las generaciones futuras no sabrán nada de su rico pasado’”.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad