Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El cambio climático afectará a la disponibilidad de agua dulce

Aumentos de temperatura y cambios en los niveles de precipitación disminuirán la cantidad de agua potable disponible, advierten los expertos
vie 19 noviembre 2010 09:21 AM
Río Bravo
Río Bravo Río Bravo

El posible aumento de temperaturas y la modificación en los niveles de precipitaciones ocasionados por el cambio climático no sólo afectarán a la intensidad y la frecuencia con la que se presentan las inundaciones o las sequías. También podrían disminuir la disponibilidad de agua dulce para el consumo humano.

Carlos Patiño Gómez, subcoordinador de Gestión Integrada del Agua, del Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA), aseguró que, según estimaciones científicas, el cambio climático podría afectar a la cantidad y la calidad del agua dulce disponible, y por lo tanto, a sectores como la agricultura .

Patiño detalló que el IMTA realiza cálculos para estimar qué tanta agua se podría perder a causa del calentamiento global, ya que actualmente se desconoce dicha información.

Según modelos matemáticos elaborados por el IMTA, que calculan los impactos del cambio climático en zonas específicas de México, uno de los estados más afectados sería Baja California , en el norte de México. Las lluvias disminuirían hasta en un 22% para el año 2030 en esa región.

"Eso nos pone en un panorama muy crítico porque, si se incrementa la temperatura, digamos, hablando de la cuestión relacionada con los cultivos, obviamente hay una mayor evapotranspiración en los cultivos y por ende va a existir una mayor demanda hídrica por parte de los cultivos", explicó.

"Aunado a ello, tenemos una reducción en la disponibilidad del agua, pues vamos a ver afectada de manera significativa la producción alimenticia. Por eso, nos tenemos que preocupar, qué medidas de políticas públicas tenemos que establecer para hacerle frente a eso", dijo al referirse a la cuenca del Río Bravo que México comparte con Estados Unidos y que tiene distritos de riego que alcanzan una extensión de alrededor de 220,000 hectáreas.

Publicidad

La cuenca del Río Bravo es la más extensa del país, ya que representa el 19% del territorio nacional.

La calidad del agua es otro factor que se vería afectado. Un aumento de 2 a 3 centígrados para el año 2050 podría resultar en una menor disponibilidad de agua dulce que en el 2010, debido a un proceso que acelera la descomposición de la materia orgánica en el agua.

"Al aumentar la temperatura, vemos también una variación en el oxígeno disuelto dentro del agua. Entonces incrementa la temperatura y el oxígeno disuelto tiende a disminuir", comentó.

Cuando el oxígeno en el agua disminuye, la materia orgánica disuelta comienza a descomponerse e inicia un proceso conocido como "eutroficación", que es caracterizado por la abundancia anormal de nutrientes, explicó Patiño.

Si el nivel de eutroficación es severo, el agua se vuelve inutilizable para consumo humano.

Atlas de riesgo sobre cambio climático

Los fenómenos climatológicos extremos son otros de los efectos que los científicos creen que se acentuarán a consecuencia del cambio climático.

Con el fin de conocer qué entidades podrían ser más vulnerables a dichos eventos, las autoridades mexicanas dedicadas a la administración de los recursos hidrológicos del país preparan un atlas de vulnerabilidad ante el cambio climático.

"Queremos evolucionar, con base en lo que se modeló este año, para elaborar un mapa de riesgos donde se crucen los temas de crecimiento poblacional, la parte de la frecuencia de las lluvias, la parte de las sequías también, que es un tema que vamos a abordar. Nos estamos preparando para poder hacer una toma decisiones mucho más estratégicas", dijo Estrellita Fuentes, gerente de Planeación Hídrica de la Comisión Nacional del Agua.

En el atlas, buscarán modelar las posibles consecuencias del cambio de la temperatura y el nivel de precipitaciones de lluvia de las 13 cuencas hidrológicas de las que se abastece de agua la población mexicana, así como las políticas públicas que se deberían de aplicar para lograr una mejor adaptación al cambio climático.

El documento se elabora a través de un esfuerzo conjunto de las dependencias involucradas en el tema hidrólogico, agrícola y poblacional en México, así como con el gobierno japonés, que ha apoyado con la generación de escenarios climáticos a largo plazo, a través de simulaciones dinámicas.

Se prevé que este atlas sea presentado durante el encuentro Diálogos por el Agua y Cambio Climático, que se llevará a cabo en Cancún, de manera paralela a la décimo sexta Conferencia de las Partes (COP 16) de Naciones Unidas.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad