Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La clave contra inundaciones o la escasez de agua es la infraestructura

Especialistas de la ONU convergen en que una buena estrategia contra el calentamiento debe contemplar los recursos hídricos
mié 01 diciembre 2010 04:41 PM
inundaciones Pakistan
Reu-Pakistan-inundaciones-costos-danios-danos inundaciones Pakistan

Una estrategia de adaptación al cambio climático que no contemple los recursos hídricos, además de estar incompleta, aumenta el riesgo de casi cualquier nación a ser víctima de inundaciones y sequías graves.

Un plan de infraestructura enfocado en el aumento desmedido, o incluso a la falta de lluvias, es igual de importante que la conservación de agua dulce para garantizar el desarrollo de cualquier comunidad, coincidieron especialistas de Naciones Unidas.

En Cancún, Quintana Roo, en contexto de la décimo sexta Conferencia de las Partes (COP 16) de la ONU, se lleva a cabo el foro Diálogos por el Agua y el Cambio Climático en el que participan más de 18 organizaciones.

"Es importante que hablemos de la gestión de inundaciones desde una perspectiva de reducir el peligro y la vulnerabilidad de la población, pero también hay que hacer uso efectivo de los riesgos e integrar esfuerzos para obtener un beneficio de cada inundación", dijo Avinash Tyagu de la Organización Meteorológica Mundial.

El experto asegura que la lluvia no siempre es un factor determinante para que haya inundaciones, a diferencia de la falta de infraestructura y la mala gestión de riesgos.

"Las inundaciones pueden ser una oportunidad de adaptación, la clave está en ver los beneficios de éstas y levantar infraestructura", puntualizó.

Publicidad

La mejor forma de proteger los activos de cada país es "asumiendo que nos vamos a inundar", dijo Julia Bucknall del Banco Mundial.

"Tenemos más precipitaciones y cada vez más intensas entonces, ¿por qué no crear infraestructura correcta para la gestión de riesgos? La urbanización y el crecimiento económico implican que las inundaciones afectarán a más personas y que el costo sea mucho mayor", declaró.

Sólo en México, en este año, 600 municipios mexicanos han declarado estado de emergencia por las intensas lluvias e inundaciones. En el último trimestre, en los estados del sureste hubo más de 700,000 damnificados .

En agosto, Pakistán sufrió las peores inundaciones en 70 años, lo que provocó la muerte de 1,500 personas y afectó a cuatro millones más,.

Según datos del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) el 75% de los desastres naturales están asociados a modificaciones extremas en el clima.

"Primero tenemos que reducir el riesgo de desastres para alcanzar una correcta adaptación al cambio climático. Tenemos que aprender a manejar factores de riesgo y mejorar la gobernabilidad en nuestras sociedades", dijo Felipe Arreguin de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

La escasez también es un problema

Pervaiz Amir, del Alianza Global del Agua (GWP, por sus siglas en inglés), no cree que las inundaciones tengan una relación estrecha con el cambio climático como sucede con la sequía.

"No hay evidencia de que el aumento de las inundaciones se deba a la intensidad de las precipitaciones, pero de la sequía sí y éste también tiene que tener un plan de infraestructura".

Sara Bish, del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), pidió que el tema de escasez de agua no se maneje como un problema ambiental, "la pobreza y sobre todo el desarrollo también están involucrados".

El especialista del GWP dijo que la sequía se tiene que abordar con proyectos de adaptación que promuevan la inversión en infraestructura. "¿Cómo podemos resolver el problema si no tenemos en dónde poner el agua dulce?"

Según el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua, el periodo más reciente con déficit severo de lluvias es el de 1996 a 2003, aunque actualmente todavía hay escasez de precipitaciones en muchos estados del norte del país.

Polioptro Martínez, especialista de ese organismo, dijo este miércoles que la temperatura del planeta al final del siglo será cuatro grados mayor respecto a la de 1990 y que eso provocará que disminuyan en un 20% las precipitaciones en las zonas más áridas.

Al inaugurar los Diálogos por el Agua y el Cambio Climático, el director de la Conagua, José Luis Luege Tamargo, dijo que la gestión eficiente del recurso es clave para combatir al cambio climático y que ignorarlo implica "una amenaza a la seguridad mundial y a la gobernanza".

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad