Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La actividad humana provoca tormentas más intensas, revela un estudio

La revista <i>Nature</i> publica un estudio que relaciona el aumento en la intensidad de tormentas con las activadas humanas
vie 18 febrero 2011 01:29 PM
Rockhampton inundaciones
AFP-Australia-inundaciones-Rockhampton Rockhampton inundaciones

El estado de Queensland, en Australia, comenzó el 2011 luchando por reconstruir los miles de hogares y caminos destruidos por una de las peores inundaciones que han sufrido sus habitantes .

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) decretó recientemente una alerta en el Sur de África por las lluvias que han destruido las cosechas; Brasil reportó unas 800 personas muertas por las precipitaciones en Río de Janeiro en enero pasado.

A pesar de las distancias, ya nadie puede ser ajeno a estas catástrofes. Un estudio publicado recientemente por la revista Nature vincula las emisiones de CO2 por actividades de los humanos con estos fenómenos meteorológicos.

El informe explica que los gases de efecto invernadero emitidos a la atmósfera han incrementado de manera significativa la probabilidad de lluvias torrenciales y el riesgo de inundaciones locales, señala la agencia EFE.

Se trata de las primeras constataciones formales de la contribución de la actividad de los seres humanos a los fenómenos hidrológicos extremos, asegura la publicación.

Hasta ahora, se había sugerido que el calentamiento global de la atmósfera inducido por el hombre era parcialmente responsable de los aumentos en los niveles de precipitaciones.

Publicidad

Sin embargo, y debido a la disponibilidad limitada de registros diarios, la mayoría de los estudios realizados hasta la fecha sobre este tema sólo habían examinado la potencial detección de los cambios pluviométricos a través de modelos de comparación.

Francis Zwiers y sus colegas de la Universidad de Victoria, en Canadá, estudiaron las precipitaciones registradas entre 1951 y 1999 en la superficie terrestre del hemisferio norte, incluyendo el norte del continente americano y Eurasia, incluyendo toda la India.

La conclusión fue que los gases de efecto invernadero tuvieron una influencia muy significativa en la intensificación de las lluvias en dos terceras partes de las superficies estudiadas.

En un estudio paralelo, el profesor Pardeep Pall y un grupo de expertos del Instituto tecnológico de Zürich, en Suiza, estudiaron las inundaciones registradas en el Reino Unido en octubre y noviembre de 2000, el otoño más húmedo en Inglaterra y el País de Gales desde que comenzaron los registros en 1766.

Utilizando miles de modelos de simulación para recrear los distintos escenarios meteorológicos que se podían haber dado en ese otoño de 2000, llegaron la conclusión de que "aunque la magnitud precisa de la contribución antropogénica sigue siendo incierta", todo parece indicar que la influencia humana es decisiva.

"En 9 de cada 10 casos, los resultados de nuestros modelos indicaron que las emisiones antropogénicas de gases de efecto invernadero aumentaron el riesgo de inundaciones en Inglaterra y Gales en más de un 20 %, y en dos de cada tres casos en un 90%".

Mylles Allen, profesor de la Universidad de Oxford, escribió en Nature: "no podemos decir con una certidumbre absoluta cuál es exactamente la influencia de los humanos en este proceso".

"Pero es una contribución razonablemente sustancial al riesgo de inundaciones en el Reino Unido", agregó Allen, quien consideró que las conclusiones de este estudio pueden ser útiles en el futuro, ya que permitirá saber qué inundaciones son consecuencia directa del cambio climático y cuáles son atribuibles a mera "mala suerte".

El profesor Mark Maslin, codirector del Instituto de Medio Ambiente del University College de Londres, comentó por su parte que hasta la fecha los científicos siempre han manifestado que no hay ningún fenómeno climatológico extremo que pueda relacionarse de manera definitiva con el cambio climático originado por el hombre.

"Esto es así porque siempre ha habido fenómenos climatológicos extremos y atribuirlos a eventos individuales es muy difícil. El estudio en 'Nature' cambia esto de raíz", explicó.

"Al desarrollar miles de modelos de simulación, han demostrado que el cambio climático inducido por el hombre tuvo sin duda una influencia significativa en las destructivas inundaciones registradas en el Reino Unido en el año 2000", indicó Maslin.

"Estos estudios envían un mensaje científico muy claro a los políticos acerca de que la magnitud de las enormes inundaciones habidas en el mundo se ha recrudecido por el cambio climático antropogénico", concluye.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad