Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Después de una semana, CNN alcanza la 'base de hielo' en el Ártico

Después de esperar una semana, el equipo por fin pudo llegar al extremo norte del planeta para investigar el cambio climático
mar 29 marzo 2011 01:07 PM
CNN Ártico expedición gal 06
CNN Ártico expedición gal 06

Un equipo de científicos de alto nivel se dirige a uno de los lugares más fríos del planeta para realizar una investigación sobre el calentamiento global. El corresponsal y experto en medio ambiente Philippe Cousteau viaja con ellos. Durante las siguientes dos semanas te presentaremos fotos e información sobre este viaje .

(CNN) Día  7: Sonrisas cálidas en Ice Base

No es un día típico en la oficina. Volar unos 480 kilómetros al norte del segundo punto más al extremo para dejar el Ártico canadiense, no es algo que pase todos los días y por fin nos llegó la oportunidad de hacerlo. Después de una semana de esperar, el clima mejoró lo suficiente para que pudiéramos salir de la Bahía de Resolute.

Pasamos la mañana haciendo una revisión final del equipo porque no hay oportunidad de regresar si olvidamos algo. A las 9:30 estábamos cargándolo en los camiones y pronto salimos hacia el aeropuerto. Levantamos el vuelo a las 11  y en unas dos horas comenzamos a distinguir una docena de tiendas de campaña anaranjadas.

Unos minutos después, aterrizamos sobre el hielo. Habíamos llegado por fin a la Ice Base del centro Catlin. Una docena de rostros sonrientes nos recibieron. Después de semanas en el hielo, todos en la base estaba entusiasmados de ver caras nuevas y de recibir reservas. 

En poco tiempo pudimos comprobar la camaradería que se había desarrollado entre los miembros del equipo de la Ice Base. Vivir en condiciones tan extremas, en un espacio tan reducido y en un lugar tan aislado crean un sentimiento de hermandad entre las almas resistentes y valientes.

Publicidad

Cuando puse un pie en el hielo, recordé la escueta y austera belleza del lugar ; el blanco desierto que se expande hasta donde la vista alcanza; el profundo silencio que cubre todo.

Mi último viaje al Ártico fue hace dos años en Svalbard, en el norte de Noruega. Cada noche tuvimos un cálido camarote para dormir y agua caliente en las duchas.

Este viaje será diferente en muchos aspectos: desde el trabajo, la comida, dormir y todas las actividades en general, ya que vivir en el hielo es una aventura extrema de la que tenemos el privilegio de experimentar. No tengo duda de que la próxima semana estará llena de sorpresas.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad