Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El biocombustible para aviones podría generar un mayor impacto ambiental

Los pros y contras del combustible sustentable para la aviación y la seguridad alimenticia provocan la polémica entre los ambientalistas
lun 27 junio 2011 12:11 PM
biocombustible alga aviación
biocombustible alga aviación biocombustible alga aviación

Mientras la industria de la aviación intenta deshacerse de su imagen como una de las principales fuentes de contaminación mundial, algunos aviones comerciales de pasajeros comenzarán a volar con biocombustibles en unos meses.

Expertos en la industria dicen que otras compañías seguramente seguirán el ejemplo, con la aprobación del uso de los controvertidos combustibles en vuelos comerciales en breve.

La aerolínea holandesa KLM anunció planes para más de 200 vuelos entre Amsterdam y París utilizando el 50% de biocombustible, a partir de septiembre.

Y esta semana la Comisión Europea, las aerolíneas y los productores de combustible establecieron un objetivo de producción de dos millones de toneladas de biocombustible para la aviación producido de forma sustentable en 2020.

Pero los ambientalistas dicen que con el aumento en el uso de biocombustibles se corre el riesgo de “mayores impactos sociales y ambientales”.

El grupo ecologista Friends on Earth advirtió que lograr el objetivo cada año podría requerir un área de tierra del tamaño de Bélgica para los cultivos.

Publicidad

El fabricante de aeronaves Boeing y el productor de partes Honeywell volaron aviones en el Paris Air Show de esta semana utilizando una mezcla de biocombustibles y turbosina convencional.

Los pasajeros a bordo dijeron que había poca diferencia en esos vuelos comparados con los realizados con turbosina tradicional.

“El piloto me dijo que no había diferencia en el desempeño”, dijo a CNN Jim Rekoske, vicepresidente de la operación de energía renovable de Honeywell. “Excepto que el motor que funcionaba con biocombustibles utilizó 75 litros menos que el que utilizó turbosina”.

Mientras la demanda de biocombustibles aumenta, los expertos están ocupados trabajando para producir la fuente de energía alternativa más eficiente para los aviones, y para hacerlas más baratas en su uso”.

“El reto ahora es aumentar la productividad, aumentar la producción”, dijo Terrance Scott, portavoz de biocombustibles de Boeing.

“Muchos biocombustibles vienen de las materias primas que han tenido poca investigación científica hasta el momento —necesitamos aprender más sobre ellos para poder incrementar los rendimientos, lo que bajará el costo del procesamiento”.

Hay cuestiones éticas sobre el uso de productos alimenticios para producir biocombustibles cuando hay gente en algunas zonas del mundo que no tiene lo suficiente para comer.

“Estados Unidos utiliza 20 millones de barriles de petróleo al día —tres millones para la aviación”, dijo a CNN Jason Pyle, director ejecutivo de la compañía de biocombustibles Sapphire Energy.

“No hay producción de alimentos que llegue a tanto. Toda el azúcar que Estados Unidos y Brasil producen —juntos— solo alcanzaría para 500,000 barriles al día”.

“Y sólo piensa lo que haría en el mercado mundial de alimentos si utilizamos todos esos biocombustibles —esencialmente estaríamos matando de hambre al mundo al tratar de hacer turbosina”.

Pyle dice que incluso los biocombustibles fabricados con cultivos no comestibles utilizan recursos valiosos que podrían ser mejor utilizados produciendo alimentos.

“Los biocombustibles convencionales necesitan tierra agrícola y agua potable, que necesitamos para otras cosas”, dijo.

En un informe del Institute for European Environmental Policy se informó que los biocombustibles pueden producir hasta un 167% más de emisiones efecto invernadero que los combustibles fósiles.

“Nuestro insaciable impulso por los biocombustibles ya está causando tomas brutales de tierras, destruyendo selvas tropicales e incrementando el precio mundial de alimentos —utilizarlos en aviones sólo empeoraría las cosas, y podría aumentar las emisiones de carbono de la aviación”, dijo Kenneth Ricther de Friends for Earth.

La respuesta de Sapphire Energy es una forma de “petróleo crudo verde” fabricado a partir de algas que pueden ser cultivadas en tierra no agrícola en cultivos a poca profundidad llenos de agua salina no potable.

La solución de KLM es usar aceite de cocina reciclado, aunque la aerolínea dijo que consideraría otras fuentes, siempre y cuando tengan “el menor impacto negativo en la biodiversidad y suministro de alimentos”.

Pero Rekoske advirtió que aunque algunas aerolíneas ya están listas para hacer el cambio, otras probablemente lo hagan más lentamente.

“La tasa de adopción para los biocombustibles no es diferente a la de cualquier otra tecnología. Están los “early adopters” (compran las innovaciones), después están los que son moderadamente optimistas, que se sientan y esperan a ver como les va a los early adopters

“Y después están los rezagados, quienes dicen que no va a funcionar —los que no comprarán un iPhone por que habrá un iPhone 2 en cualquier momento— y a ellos siempre toma más tiempo convencer”, concluye.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad