Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Pingüino emperador encontrado en una playa regresa a la Antártida

El pingüino emperador que fue encontrado en una playa de Nueva Zelandia fue puesto en libertad tras extraerle la arena de su estómago
dom 04 septiembre 2011 07:48 PM

Un pingüino emperador que perdió el rumbo hacia la Antártida hace más de dos meses fue liberado de nuevo en su hábitat natural, en las aguas del Océano de Australia.

"Es una sensación indescriptible ver a un paciente finalmente en libertad," dijo la doctora Lisa Argilla, directora de Ciencia Veterinaria del Zoológico de Wellington, donde el ave se repuso desde que un grupo de neozelandeses la descubrió en junio en una playa al norte de la capital.

Argilla dijo que el pingüino , que tiene el apodo de Happy Feet por la película animada de 2006 sobre los pingüinos emperador, necesitó "un cierto estímulo suave" para deslizarse por una rampa de salida del buque de investigación que lo transportó de vuelta a casa.

"Una vez que tocó el agua no escatimó tiempo en alejarse de la embarcación y de todos los 'extranjeros' que cuidaron de él durante tanto tiempo", dijo Argilla en un comunicado publicado en la página web del zoológico.

No está claro por qué el pingüino aparentemente nadó más de 3,000 kilómetros desde la Antártida. Argilla dijo en junio que el ave se pudo haber perdido en una corriente, o tal vez su radar interno lo orientó mal.

El ave fue encontrada "agotada y hambrienta" en la playa Peka Peka en la costa de Kapiti, en Nueva Zelandia, este verano, según el zoológico. Fue objeto de múltiples lavados de estómago y una endoscopía para deshacerse de la arena que ingirió al tratar de adaptarse a su entorno.

Publicidad

"En la Antártida, los pingüinos normalmente comen hielo para enfriarse e hidratarse", dijo Kate Baker, una portavoz del zoológico, en junio. Señaló que una posibilidad fue que el ave confundió o trató de sustituir la nieve por arena.

El pingüino dejó el lunes el zoológico y pasó los últimos seis días en el buque de investigación en una jaula con hielo, especialmente diseñada para él.

Un rastreador vía satélite y un microchip permitirán a los aficionados de los pingüinos seguir sus aventuras en la Antártida en www.nzemperor.com.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad