Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

'Rainbow Warrior III', el nuevo aliado de los mares de Greenpeace

La organización ecologista presentó su nuevo bote, que fue diseñado completamente para proteger al medio ambiente
vie 14 octubre 2011 09:06 PM
rainbow warrior III
rainbow warrior III rainbow warrior III

La organización ecologista Greenpeace presentó en el puerto de Berne, al noroeste de Alemania, su nuevo buque insignia, el Rainbow Warrior III, que incorpora los últimos avances tecnológicos para la protección del Medio Ambiente.

Con un presupuesto de más de 31 millones de dólares, el nuevo Guerrero del Arco Iris es un velero de 58 metros de largo con dos mástiles dobles que desplegarán hasta 1,300 metros cuadrados de velas, ya que su principal motor será la energía del viento.

Aunque el bote cuenta también con un pequeño motor eléctrico con catalizador para reducir las emisiones y se empleará sólo para maniobras y cortos recorridos.

"Con el Rainbow Warrior III seguiremos activos contra la destrucción del Medio Ambiente. Este nuevo barco es la promesa de que nosotros seguimos apostando por un futuro verde y pacífico", aseguró Kumi Naidoo, presidente de Greenpeace internacional.

Además, la embarcación despliega su velamen apretando un botón, tiene una planta ecológica de potabilización de agua marina y un sistema de depuración para sus residuos orgánicos y una instalación de reciclado para el resto de las basuras que produzca.

El primer bote de Greenpeace en llevar este nombre, el Rainbow Warrior I, fue hundido en 1985 por agentes del gobierno de Francia para impedir que los ambientalistas protestaban contra las pruebas nucleares llevadas a cabo en el sur del océano Pacífico por el gobierno galo.

Publicidad

Posteriormente, se comprobó la responsabilidad de Francia en el asunto, y tuvo que pagar una indemnización al organismo. Con el dinero obtenido, Greenpeace adquirió en 1989 el Rainbow Warrior II.  

Después de 20 años de servicio, ahora permanece en las costas de Bangladesh y funciona como hospital. La flota está compuesta por el Artic Sunrise, el Esperanza, y el Argus.

Los ingenieros responsables del diseño del buque, construido en los astilleros Fassmer en los últimos tres años, han evitado además el uso de cualquier tipo de plásticos y de maderas tropicales para utilizar exclusivamente maderas de origen europeo procedentes de bosques de explotación ecológica.

La nueva nave de Greenpeace cuenta en su popa con una gran plataforma para transportar un helicóptero, así como capacidad para 32 marineros, el doble de la que tenía el Rainbow Warrior II, su antecesor, en activo desde finales de la década de 1980.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad