Publicidad
Publicidad

El entusiasmo por el medio ambiente, ausente en la primera ronda de Río+20

Los modelos para un desarrollo en armonía con el medio ambiente dividieron las posturas en las negociaciones de Río de Janeiro

El arranque de la Conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sostenible Río+20  comenzó con un amplio consenso en la urgencia de la preservación del planeta, pero con diferencias manifiestas entre los métodos para lograrlo de las grandes potencias, como Francia y China.

Un centenar de jefes de Estado y de Gobierno y altos representantes de 193 países se dieron cita en Río de Janeiro para reafirmar el compromiso con el medio ambiente y el desarrollo sostenible.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, afirmó que el mundo "no puede permitirse el lujo de perder más tiempo" en la toma de acciones para cambiar el modelo económico hacia una economía verde y pidió también que "superen los intereses particulares”.

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, celebró la aprobación del compromiso de erradicar la pobreza y que se haya renovado el principio de "responsabilidades comunes pero diferenciadas", que traslada la presión de detener el cambio climático principalmente a los hombros de los más ricos.

Publicidad

El optimismo se desvaneció en la intervención del presidente francés, Francois Hollande, que sostuvo que el acuerdo que será firmado por los jefes de Estado es "insuficiente" para dotar a las cuestiones medioambientales de una mayor importancia en la agenda global.

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, advirtió que sólo los proyectos medioambientales viables desde el punto de vista económico serán sostenibles y abogó por una "economía verde" que aúne la protección del medio ambiente y la generación de empleo.

El primer ministro chino, Wen Jibao, dijo que "no se puede limitar" el ritmo de crecimiento de los países y sostuvo que China, uno de los mayores contaminadores del mundo, tendrá más capacidad de impulsar la transición a lo verde cuanto más se desarrolle.

Estas divisiones entre los países suponen la mayor "debilidad" de la comunidad internacional y el mayor riesgo para el planeta, según alertó el presidente de Chile, Sebastián Piñera, que, al igual que el resto de los líderes latinoamericanos, mostró su compromiso con el cuidado al medio ambiente y la justicia social.

Publicidad

En la misma línea, la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, señaló a los países que "siguen sin asumir sus compromisos" y recordó que el deterioro del medio ambiente le afecta a "todos".

El presidente peruano, Ollanta Humala, entonó el "mea culpa" y admitió que "durante siglos" en su país se cometieron "errores terribles" con relación al medio ambiente, pero aseguró que ahora Perú se propone ponerse a la cabeza de la defensa de la Amazonía.

El mandatario uruguayo, José Mujica, afirmó que el mundo necesita urgentemente reformar su modelo económico, dominado por las fuerzas del mercado y el consumismo, mientras que Paraguay, representado por su canciller, Jorge Lara Castro, rechazó que la naturaleza sea tratada "como una mercancía".

La presidenta argentina, Cristina Fernández, regresó a su país sin pronunciar su discurso y sin explicación oficial de los motivos, pero al parecer fue por problemas internos relacionados con una huelga de camioneros.

Publicidad

Para este jueves se espera la participación de las autoridades que no hablaron este miércoles, entre ellos la secretaria de estado de Estados Unidos, Hillary Clinton.

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

has quedado suscrito al newsletter

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad