Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Con curiosidad y suerte, hijos de donantes de esperma se encuentran

Chicos concebidos por varias mujeres gracias a la donación de esperma, se encontraron en Internet y construyen nuevas formas de familia
chicas
siblings

Resulta sorprendente saber que dos pares de mellizos de 15 años, que viven en lados opuestos de Estados Unidos, tienen muchas similitudes.

Si se les pregunta su comida favorita, responden “sushi”. Un hábito molesto: comerse las uñas. Se describen como atléticos, extrovertidos y de mente abierta. Tienen pelo café, labios carnosos y manos grandes.

Comparten una última característica, que explica todas las anteriores: todos son hijos biológicos del donante de esperma No. 1096.

Hace quince años, la donación de esperma les permitió a dos madres dar a luz a los niños que siempre habían querido. Ahora Internet les ha permitido a sus mellizos, Jonah y Hilit Jacobson en Georgia, y Jesse y Jayme Clapoff en California, encontrarse.

Su conexión ocurrió en parte por la perseverancia y en parte por suerte. En 2007 las dos familias se habían inscrito a Donor Sibling Registry (Registro de hermanos por donadores) en Internet, en donde encontraron a sus medios hermanos al buscar a las familias con el mismo número de identificación del donante.

Éstas no son las relaciones más convencionales entre hermanos, pero los adolescentes están haciéndose amigos gradualmente y creciendo cerca de los otros, dicen. A la fecha, 12 hijos del donante de esperma No. 1096 se han puesto en contacto a través del sitio.

Publicidad

Hilit, de Georgia, habla por videoconferencia con sus medios hermanos en California, al lado de su mellizo Jonah. En la pantalla, Jesse, su medio hermano, les cuenta sobre su viaje a Costa Rica.

Hablan así, por video, una vez al mes, y se mandan mensajes de Facebook varias veces a la semana. También van de vacaciones juntos una vez al año.

Los dos pares de mellizos son probablemente los más cercanos de los 12 hijos, a pesar de que viven a miles de kilómetros de distancia. Su amistad se formó inmediatamente después de que se encontraran en la casa de los Jacobson en Atlanta, Georgia.

Aparecen hijos de donantes de esperma

El anonimato en el mundo de las donaciones de esperma se desvanece en tanto que los hijos se juntan en la web.

Muchas de las conexiones –cerca de 7,300- han sido hechas a través de Donor Sibling Registry, una página web que ayuda a buscar a los hermanos con base en números de identificación de donantes. Ocasionalmente, el sitio hace que los hijos se reúnan con el donante.

Wendy Kramer, de 51 años, que tuvo a su hijo Ryan en 1990 con esperma donado, creó el sitio en 2000. En ese momento, su hijo de 10 años estaba interesado por saber si tenía hermanos.

Estudios señalan que entre 30,000 y 60,000 niños nacen cada año en Estados Unidos con la ayuda de esperma donado. La cifra no es exacta, porque los bancos de esperma y las clínicas de reproducción no reportan estos números. En general, la industria multimillonaria de bancos de esperma permanece sin regulación, dicen los expertos de tecnología reproductiva.

El número de hijos de un mismo donante usualmente no supera la docena, dice Kramer, pero ella ha visto que hasta 50 personas vienen del mismo donante en su sitio web.

Escogiendo rasgos

Desde que sus mellizos eran muy pequeños, Terri y Eric Jacobson les dijeron que fueron concebidos por donación de esperma. Eric era estéril, la pareja había considerado la adopción, pero el proceso era muy costoso. Por eso optaron por esperma donado .

La industria de donación de esperma se ha vuelto cada vez más especializada, con el programa de Donor Look-a-Likes Cryobank (Criobanco de donadores parecidos), en el que se buscan rasgos físicos específicos, un padre puede intentar tener un hijo que tenga rasgos de alguien que se parezca a algún personaje famoso.

Sin embargo, los rasgos físicos no fueron la prioridad de Terri y Eric Jacobson. Les importaba más que el donante fuera judío como ellos. Sin embargo, sí escogieron rasgos similares a los de Eric, como su altura y tener pelo rizado color café. Usar un donante también les permitió complementar con rasgos que no tenía la pareja, como habilidades matemáticas, musicales y atletismo.

Los rasgos que escogieron son evidentes en sus mellizos. Hilit practica salto con garrocha y corre en pista. Jonah juega beisbol y toca batería. A ambos les gustan las matemáticas.

Un estudio del Instituto de Valores de Estados Unidos muestra que los hijos de donantes quieren saber más sobre sus orígenes, y que con frecuencia se sienten confundidos sobre su nacimiento. El 65 por ciento de los hijos de donantes encuestados piensan que el donante es “mitad de quien soy yo”.

Los mellizos Jacobson dicen que no quieren conocer ni saber quién es el donante. Dicen que ellos ya tienen un padre.

Desde la perspectiva de un donante

Todd Whitehurst donó su esperma en el California Cyrobank cuando era un estudiante de posgrado la Universidad de Stanford en 1991.

Como muchos hombres jóvenes, destinó el dinero de las donaciones a pagar sus cuentas durante la escuela. Él dijo que no pensaba mucho sobre lo que había pasado con su esperma después de que se graduó.

Pero hace tres años, recibió un correo electrónico inesperado de una niña concebida con su esperma. La niña de 14 años le mostró el número de identificación de donante de su archivo. Había realizado un trabajo detectivesco para encontrar su correo electrónico.

Con los años, Whitehurst ha sido contactado por dos hijos más por Internet. Y los tres hijos se han unido. Whitehurst se va de vacaciones con sus propios hijos y con los concebidos con su donación.

Pero los expertos dicen que no siempre las personas quieren ser parte de una familia que no conocían. Al menos una de las familias que los Jacobson encontraron decidió no entablar una relación con los mellizos. La mayoría de hermanos han sido amables con las familias Jacobson y Clapoff.

Ellos encontraron otros mellizos en Boston, Massachusetts y seis otros hijos regados por todo el país. Se reúnen para vacaciones y hace unos años ocho de los hijos se encontraron en los bar mitzvás de los Jacobson.

“Siempre vas a tener a alguien en quien apoyarte ”, dijo Jonah, refiriéndose a sus hermanos medios. “Y no todo el mundo tiene eso”.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad