Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La combinación de actividad social y personalidad extrovertida dan sueño

Las personas abiertas y con gran vida social responden peor tras dormir poco que los introvertidos, según un estudio
jue 04 noviembre 2010 10:03 AM
dormir
actividades dormir

¿Tu personalidad y vida social dicen algo sobre la forma en que duermes? Según un nuevo estudio de la revista Sleep, los patrones de sueño pueden basarse en las actividades sociales en las que participamos y en nuestra personalidad.

Los resultados del estudio mostraron que las personas que son sociables o extrovertidas , que estuvieron expuestas a 12 horas de interacciones sociales , fueron más vulnerables a estar somnolientas que los extrovertidos que tuvieron 12 horas de actividad aislada.

Las pruebas de respuesta mostraron que los extrovertidos que tenían mucha vida social eran más lentos en las primeras horas del día y al mediodía, comparado con los extrovertidos que estuvieron solos. Para aquéllos que eran menos sociables, o los introvertidos, las pruebas de respuesta no se vieron afectadas y permanecieron estables sin importar cuáles fueran sus actividades.

"Los extrovertidos expuestos a ambientes socialmente ricos mostraron mayor vulnerabilidad a la falta de sueño subsiguiente que los extrovertidos en un ambiente socialmente pobre", dijo la investigadora principal y autora líder del estudio, la doctora Tracy L. Rupp, una psicóloga investigativa en la Rama de Biología del Comportamiento del Centro de Psiquiatría y Neurociencia Militar en el Instituto de Investigación Walter Reed del Ejército de Estados Unidos.

"La capacidad de las introvertidos de resistir la pérdida de sueño no se vio muy afectada por el ambiente social. (…) Las experiencias de vigilia y su interacción con características individuales influencian la vulnerabilidad a pérdida de sueño posterior".

El estudio observó a 48 adultos sanos de entre 18 y 39 años. Los participantes fueron pre-evaluados usando un examen de personalidad estándar y fueron clasificados como extrovertidos o introvertidos.

Publicidad

Después de ocho horas de sueño normal , a todos se les pidió permanecer despiertos durante 36 horas seguidas , 12 de las cuales implicaban alguna forma de exposición social.

La mitad del grupo fue llevado a participar en actividades "socialmente ricas", como jugar cartas, juegos de mesa, adivinanzas o acertijos, ver películas o discusiones de grupo. La otra mitad del grupo tuvo actividad, pero la realizaron solos en una habitación aislada. Después de las actividades, tuvieron que permanecer despiertos hasta completar las 36 horas.

Durante esas actividades, midieron la capacidad de vigilia y de alerta de los participantes. Los investigadores encontraron que no hubo diferencias significativas cuando los extrovertidos y los introvertidos dormían por ocho horas normales.

Pero cuando fue probado su sentido de alerta durante sus horas de falta de sueño, los introvertidos en el grupo de actividades sociales estuvieron más alerta que los extrovertidos del mismo grupo. Y esos extrovertidos que fueron socialmente activos tenían más cansancio que los extrovertidos que estuvieron aislados.

Los autores del estudio creen que la combinación de una personalidad extrovertida junto con una vida socialmente activa puede llevar a fatiga rápida en ciertas áreas del cerebro que regulan la atención y el sentido de alerta. Así que altos niveles de actividad en algunas personas pueden estar asociados a una mayor necesidad de sueño.

Sin embargo, los investigadores creen que algunas personas tienen una resistencia a la pérdida de sueño que puede tener origen en su composición genética . Por ejemplo, los introvertidos pueden tener mayores niveles de distintos químicos y hormonas en el cerebro que les da la capacidad de mantenerse despiertos y funcionales, incluso con falta de sueño.

Rupp cree que los datos pueden ayudarles a las industrias que exigen a los empleados a trabajar durante horas no comunes, a entender mejor quién es más apropiado para ciertos empleos.

"Estos datos tienen una relevancia práctica para los trabajos de turnos y las asignaciones militares operacionales", dijo Rupp. "Y les puede dar un mejor entendimiento de las diferencias individuales que pueden influenciar la vulnerabilidad o la resistencia de una persona ante la falta de sueño".

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad