Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La grasa de sobreviviente de cáncer sirve para crear sus nuevos senos

La reconstrucción con tejido propio es una opción poco conocida para las pacientes de cáncer de mama que han pasado por una mastectomía
jue 25 noviembre 2010 09:53 AM
mastectomia
breast cancer mastectomia

Cuando Elizabeth Anderson se enteró de que tenía cáncer de mama avanzado en abril de 2009, tuvo que actuar de inmediato. Sólo un mes después de haber sido diagnosticada, le hicieron una mastectomía bilateral, una cirugía en la que le quitaron los dos senos

" Con un diagnóstico de etapa 3 , se trataba de elegir entre mis senos o mi vida. No tenía una decisión que tomar; tuve que deshacerme de ellos", recuerda Anderson, instructora de bienestar físico de 47 años de edad de Naples, Florida.

Después de la cirugía, Anderson tuvo que prepararse mentalmente antes de echar el primer vistazo a su nuevo cuerpo, pues ella sabía que sería difícil.

"Me miré fijamente en el espejo unos minutos y dije 'está bien, está bien, esto es lo que tenía que hacer'", dice Anderson, quien también se sometió a quimioterapia y radiación durante su tratamiento . Asegura que se sentía feliz de ya no tener cáncer, pero fue difícil ajustarse a su nuevo cuerpo.

Se dio cuenta de que los días de tener senos eran cosa del pasado. No era una buena candidata para implantes de senos, pues no suelen ser muy recomendados para la gente que se ha sometido a radiaciones. En vez de eso, usó prótesis de senos, pero le parecían muy un estorbo. Después comenzó la frustración emocional .

"Esto es cero senos. Sólo las cicatrices en el pecho. Y nada más", explica Anderson. "Como mujer, verte en el espejo y ver nada... no se siente bien ".  

Publicidad

Durante una visita a un radiólogo distinto casi al final de su tratamiento, Anderson se enteró de la reconstrucción retrasada bilateral de senos, un procedimiento que se comenzó a aplicar en la última década, y que consiste en la reconstrucción de los senos usando tejidos grasos tomados de otras partes del cuerpo del paciente, sobre todo del trasero, abdomen o espalda.

"Todos me miraron como si estuviera loca; la gente se sorprendió mucho, pues asumen que los implantes son la mejor opción", dice Anderson.

El desconocimiento de las alternativas

Según un sondeo de la Sociedad estadounidense de cirujanos plásticos, de cada 10 mujeres aptas para la cirugía de reconstrucción de senos, sólo tres conocen todas sus opciones.

"Quienes diagnostican el cáncer de pecho y quienes realizan la mastectomía están separados de los cirujanos plásticos que realizan la reconstrucción", explicó el doctor Frank DellaCroce, cirujano del Centro de Cirugía de Reconstrucción de Seno en Nueva Orleans, Louisiana, el lugar donde se llevó a cabo la intervención de Anderson.   

"La integración de ambas partes ofrece una conversación más amplia con el paciente antes de la mastectomía", dijo.

La doctora Ann Partridge, directora clínica del Centro de Oncología de Seno en el Instituto de Cáncer Dana-Farber, quien también investiga para mejorar la comunicación del cuidado a la salud, está de acuerdo con esto. "La medicina ya no es una profesión de un solo practicante; necesitamos trabajar en equipo para obtener mejores resultados ".

"Aunque la reconstrucción es importante, no es una necesidad médica. Como oncólogos tendemos a concentrarnos en el tratamiento de la enfermedad, y en ese proceso los pacientes se preocupan por sobrevivir", dijo.

Partridge y DellaCroce dicen que sin importar las circunstancias la reconstrucción debe ser discutida lo antes posible porque contar con una opción es una faceta importante para la recuperación total del paciente.

"Al perder una parte de tu personalidad física, también pierdes parte de tu personalidad emocional. Poder reconstruir tus senos elimina algunas lesiones de esta difícil fase , del diagnóstico de cáncer de seno y de las devastadoras deformidades que pueden ocurrir con una mastectomía", dijo DellaCroce.

¡Los recuperé!

Anderson dice que cuando se enteró de la opción de la reconstrucción bilateral de seno investigó en internet y ubicó un centro quirúrgico que pudiera extraer grasa de su trasero. Fue a una consulta y tuvo que subir 10 kilos para tener grasa suficiente para formar mamas copa C, una talla más pequeña de la que tenía antes del cáncer.

Finalmente, después de vivir sin senos durante 18 meses, los recuperó el pasado 21 de octubre. Anderson requerirá de otra cirugía: un restiramiento de trasero para cerrar el espacio del que se retiró la grasa, pero por ahora dice que se cerró el círculo de su lucha contra el cáncer.

"¡Te vencí, cáncer! Te los llevaste, pero los recuperé", dice Anderson. "Es impresionante lo que pueden hacer los médicos. Estoy muy emocionada, y puedo ser normal; eso es todo lo que quiero, volver a ser normal".

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad