Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La historia detrás de un hombre que bajó más de 130 kilogramos

Matt Hoover descubrió en un momento mortificante que su peso le impedía vivir con plenitud y realizar actividades que disfrutaba
mié 29 diciembre 2010 10:08 AM
weight obesity vergüenza
sobrepeso obesidad weight obesity vergüenza

Cargando un cuerpo de cerca de 220 kilogramos, Matt Hoover era infeliz. Como muchos estadounidenses, sabía cómo perder peso, pero estaba paralizado por la inactividad.

Después de toda una vida luchando contra la obesidad , tomó un sólo momento, una chispa, para poner a este estadístico de 37 años en movimiento. Y ese momento definitivo fue mortificante.

La gente necesita epifanías que los motiven a la acción, dijo Timothy Ferriss, autor de El cuerpo de cuatro horas. “Creo que una de las razones por las que muchos de los programas (de pérdida de peso) son abandonados es que el dolor no es lo suficientemente doloroso”.

Para mantener la motivación en este año nuevo, en el que muchas personas deciden perder peso, Ferriss sugiere llevar algún tipo de registro público. El escrutinio público (incluso de amigos) puede ayudar a motivar y aplicar alguna presión.

Jared Fogle, vocero del transporte subterráneo estadounidense Subway, quien recientemente perdió peso y corrió el maratón de Nueva York, dijo que la fascinación pública con su pérdida de peso lo ayuda a mantenerse en línea.

“Cuando estás bajo el escrutinio público, nunca es fácil”, dijo. “Ves a alguien como Oprah Winfrey y ella siempre está lidiando con eso. Al mismo tiempo, me da más motivación para perder peso definitivamente".

Publicidad

“Perder 108 kilogramos y recobrar mi vida como hice hace 12 años fue un paso importante para mi vida. Pero al mismo tiempo te das cuenta que mantener la pérdida de peso es igual de importante ”.

Hoover fue uno de los que se dijo a sí mismo que eventualmente perdería peso, pero nunca comenzó a hacerlo.

En otoño de 2007, Hoover pesaba alrededor de 213 kilogramos. No está seguro, porque su báscula sólo llegaba a los 200. El residente de Somerville, Massachusetts, había perdido peso antes, pero los kilos regresaban con una venganza .

Todo comenzó en noviembre de ese año, cuando Hover hizo planes para pasar un rato con sus amigos. “Una amiga mía venía de visita”, dijo el contribuidor de iReport. “Ella es de Australia; era su primera vez en Estados Unidos y yo le mostraba Boston”.

Hoover invitó a sus amigos a unírseles para comer en un restaurante italiano. Sólo existía un problema.

“No cabía en la silla que tenían ahí”, dijo Hoover. “Fue realmente vergonzoso, una escena horrible. Tenían sillas con brazos. Tenías que ser de cierto ancho”.

No pudo quedarse a comer. No había lugar para que se sentara.

Les dije que se divirtieran, que saldría y me reuniría con ellos después. Fui a una cafetería. Allí, me tomé un café “sintiéndome miserable y con pena por mí mismo.

"Mi tamaño evitaba que hiciera cosas que otras personas daban por hecho”. Algunos días después, su amigo publicó una foto suya en la reunón.

Cuando vi la fotografía supe que debía hacer algo. No podría creer cuán mal me veía”, dijo Hoover.

Las miserias diarias como sentirse sin aliento al caminar o las tallas extra grandes que debía usar lo hacían infeliz.

Cuando viajaba en avión, tenía ataques de pánico porque tenía que pedir extensiones para el cinturón de seguridad y tal vez invadía el asiento de alguien más.

Esas ansiedades son comunes entre niños y adultos obesos. En los hospitales, algunos pacientes obesos no caben en las batas de hospital. Los aparatos para medir la presión no son los suficientemente anchos para los brazos de esas personas.

Esas experiencias pueden ser aprovechables. “El momento en que pasas por una experiencia humillante en un lugar público puede acarrearte toda una vida de motivación, te da el ímpetu para comenzar”, dijo Martin Binks, director clínico y presidente ejecutivo de Binks Behavioral Health PLLC.

Sin embargo, no hay necesidad de esperar por un momento vergonzoso o un susto sobre tu salud para tomar la iniciativa .

“No tiene que ser humillante, no tiene que ser doloroso”, dijo Ferriss. Sólo necesitas un incentivo para ser más sano.

“Es un momento que tú creas y provocas, como tomar fotos de antes y después o medir la grasa de tu cuerpo para tomar un registro preciso de tu estado actual”, dijo.

Los momentos que Hoover describe no fueron suficientes para mantenerlo a través de una travesía de más de tres años de pérdida de peso, pero lo movieron a comenzar. Comió porciones más pequeñas y realizó pequeñas caminatas. Perdió los primero 55 kilogramos.

“Cuando eres tan grande, puedes perder peso rápidamente”, dijo.

Pero esta travesía no fue para nada fácil. “Han existido altas y bajas”, dijo Hoover. “No ha sido un proceso perfecto durante los últimos tres años y medio. He resbalado un poco”.

Pero para mantener su registro, le contó a sus amigos sobre sus esfuerzos para perder peso. Para mantenerse motivado, Hoover hizo una apuesta con su hermano para ver quien podría perder más peso. Para obtener apoyo, se unió a comunidades de dietas. Su mentalidad cambiaba más caminaba.

“Hacer ejercicio te hace comer mejor y tener una mentalidad saludable . No quieres arruinar una caminata de 7 u 8 kilómetros al comer una hamburguesa grande.

Cuando su pérdida de peso comenzó a frenarse, se unió a Weight Watchers y perdió otros 68 kilogramos.

“Soy un corredor ahora. He corrido carreras de 10 kilómetros y entrenado para maratones”, dijo Hoover. “No podría haber hecho eso antes. Todo en mi vida ha cambiado. Me siento genial”.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad