Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Algunas mujeres roban bebés para aferrarse a sus parejas sentimentales

La mayoría de mujeres que roban recién nacidos no lo hacen por querer un hijo, sino para estabilizar una relación incierta, dicen expertos
mar 01 febrero 2011 04:53 PM
bebe
baby bebe

En un caso que llamó mucho la atención la semana pasada, una mujer dijo a los investigadores que secuestró a una bebé de un hospital de Nueva York en 1987 con la esperanza de criarla como propia, después de haber sufrido varios abortos espontáneos.

¿Por qué alguien robaría el hijo de alguien más?

En este tipo de casos en los que una mujer roba un bebé, la mujer no está motivada por envidia materna o por un enorme deseo de ser madre. Suele ser por el deseo a quedarse con un novio o esposo dentro de una relación deteriorada, dicen los expertos. Para hacerlo, ella siente que debe producir un bebé.

“Suena extraño”, dice Cathy Nahirny, analista de casos de robo de infantes en el Centro Nacional de Niños Desaparecidos y Explotados de Estados Unidos (CNNDE). "Es para aferrarse a su pareja".

El razonamiento puede sonar como el tema de una telenovela, pero el recuento de los daños es devastador.

La mitad de los casos de robo ocurre en instalaciones de cuidado a la salud, donde una mujer disfrazada de empleada del hospital huye caminando con el recién nacido en brazos, como confesó hacerlo Ann Annugetta Pettway en el Hospital Harlem.

Publicidad

Pettway admitió llevarse a Carlina Renae White, de 19 días de nacida, en 1987. White acaba de reunirse con su familia biológica .

El domingo, Pettway se entregó a las autoridades y dijo a los investigadores que ella no había logrado dar a luz, según documentos entregados a los juzgados. El primo de Pettway dijo al New York Post que quizás ella robó a la bebé en un intento de aferrarse a su novio. El New York Post fue el primero en publicar la historia.

Nahirny no conoce de primera mano el caso de Pettway, y habló de este tipo de casos en general. Dijo que en secuestros similares, la raptora suele ser una mujer que se siente atrapada.

“Como ella ya anunció a su pareja que está embarazada, la relación podría estar mejorando”, dijo Nahirny, quien ha estudiado cientos de casos similares. “Ella teme decirle que sufrió un aborto, pues ella cree que si se lo dice, él se irá”.

El fenómeno supera raza y condición socioeconómica. La mujer suele estar en edad reproductiva y tener sobrepeso, según el perfil de raptoras de infantes empleado por el CNNDE. Los perfiles fueron creados después de examinar cientos de rasgos e informes policíacos.

La persona suele tener baja autoestima, alguien que ya tuvo un bebé o que lo perdió, que tuvo alguna complicación médica debido a la cual ya no puede tener un bebé”, dijo Jeff Aldridge, presidente de Security Assessments International, quien asesora a hospitales sobre los procedimientos de seguridad en los cuneros.

El niño robado suele recibir los cuidados adecuados, dice Aldrige.

La infertilidad no suele ser el motor del crimen, dicen los expertos.

“No se trata de si pueden o no producir”, dijo John Rabun, vicepresidente ejecutivo y director operativo del CNNDE. Muchas de las mujeres han dado a luz antes y usan esa experiencia para fingir otro embarazo. El problema para ellas es tener un bebé cuando ellas lo deseen.

Una vez que una mujer miente a su novio o esposo sobre su embarazo, debe tener un bebé en cierto marco de tiempo. “No puede decirle que abortó, porque va a dejarla. Está bajo la presión del tiempo”.

Esto significa que no puede someterse a tratamientos de fertilidad o adoptar a un hijo, pues esto toma tiempo.

En 13 casos, las raptoras intentaron matar a mujeres embarazadas y sacar a los bebés de sus entrañas, según el CNNDE.

En 2009, una mujer de Maryland intentó sacar un feto de la panza de una mujer embarazada con un cortador de cajas. En 2005, una mujer de Pensilvania golpeó a su vecina embarazada con un bate de béisbol e intentó abrirle el estómago para llevarse a su bebé.

No es un problema psiquiátrico. Estas mujeres están sanas y deciden cometer un acto criminal”, dijo Rabun.

El hecho de que muchas mujeres se preparen cuidadosamente y busquen bebés que tengan rasgos similares a los suyos, significa que “saben lo que hacen”, dijo.

Nahirny está de acuerdo, y agregó que ninguna de las raptoras tiene episodios psicóticos. “Está planeado”.

Visitan con frecuencia unidades de maternidad y cuneros, pidiendo a los empleados información detallada sobre los procedimientos y la distribución del piso de maternidad. Se familiarizan con el personal, sus rutinas y con los padres de las víctimas.

“Mi perspectiva es que las raptoras de niños son las mejores artistas del engaño que puede haber”, dijo Nahirny.

Engañan a sus novios o esposos sobre su embarazo y manipulan para realizar el robo. En entrevistas dentro de prisión, las mujeres expresaron su decepción por haber sido descubiertas.

“Se concentran en lo terrible de la situación y no pueden creer que esto les esté ocurriendo a ellas”, dijo Rabun, pues considera que las raptoras son narcisistas. “Estas mujeres tienen necesidades que van por encima de las necesidades de la comunidad, por encima de los derechos de los padres naturales. Una cosa es robar una cartera, pero un recién nacido… increíble”.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad