Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Una nueva 'Biblia' cambia enseñanzas religiosas por filosóficas

"El libro bueno" sustituye las ideas de profetas y apóstoles por las de escritores, filósofos y grandes pensadores de la humanidad
dom 17 abril 2011 05:00 PM
biblia humanista the good book
biblia humanista the good book biblia humanista the good book

La pregunta surgió al principio de la carrera de Grayling en la Academia Británica A.C.: ¿Y si los compiladores del pasado que hacían las Biblias, recolectaban textos religiosos que eran traducidos, editados, acomodados y publicados en masa, se hubieran concentrado en ensamblar las enseñanzas no religiosas de los principales pensadores de la civilización?

¿Y si el libro al que han recurrido millones de personas en busca de lineamientos éticos no estuviera ligado a los mandamientos de Dios o de ninguna tradición particular, sino que incluyera las escrituras de Aristóteles, las reflexiones de Confucio y la poesía de Baudelaire? ¿Cómo luciría ese libro y cuál sería su significado?

Décadas después de comenzar a plantearse estas preguntas, llegó a los estantes algo que Grayling llama “la obra de una vida”. The Good Book (El libro bueno: una Biblia humanista, titulada Una biblia secular en el Reino Unido), fue publicado este mes. Grayling lo creó usando más de mil textos que representan a varios cientos de autores, colecciones y tradiciones.

La Biblia habría sido “un libro muy diferente y habría producido una historia muy distinta para la humanidad” si hubiera incluido el trabajo de filósofos y escritores, no sólo el de profetas y apóstoles, dice Grayling, filósofo y profesor en Birkbeck College, en la Universidad de Londres. Además, Grayling es ateo.

“La ética humanista no afirma provenir de una deidad”, dice. “ Partían de un entendimiento comprensivo de la naturaleza humana y aceptaban que había una responsabilidad para que todos los individuos trabajaran los valores bajo los que vivían, y sobre todo, para que reconocieran que lo mejor de nuestras vidas buenas giraba en torno a tener buenas relaciones con la gente ”.

Los humanistas dependen de la razón humana como una alternativa a la religión o a la creencia en Dios, en un intento por hallar un significado y propósito a la vida.

Publicidad

Determinado a que su material fuera accesible, Grayling acomodó sus casi 600 páginas de The Good Book (como la Biblia) en columnas dobles, capítulos (el primero incluso se llama Génesis) y en versos cortos. Al igual que la exitosa Biblia del Rey Jacobo, que celebra su aniversario 400, su libro está escrito en un inglés que trasciende al tiempo.

Así como la Biblia , El libro bueno abre con la escena de un jardín, pero en lugar de mencionar a Adán y a Eva, el Génesis de Grayling presenta a Isaac Newton, el científico británico pionero en el estudio de la gravedad.

También hay una manzana: “A partir de la caída del fruto de tal árbol, surgió una nueva inspiración para el análisis de la naturaleza de las cosas”, dice un verso del primer capítulo de El libro bueno.

“Cuando Newton se sentó en su jardín, y vio lo que nadie había visto antes: que una manzana cae a la tierra por sí misma, y que la tierra atrae a la manzana”, lee el verso, “a través de una fuerza mutua de naturaleza que sostiene todas las cosas, desde los planetas hasta las estrella, en una relación unificadora”.

El capítulo final del libro ofrece una versión humanista secular de los Diez Mandamientos: “Amarás bien, buscarás el bien en todas las cosas, no harás daño a los demás, pensarás por ti mismo, te harás responsable, respetarás a la naturaleza, darás lo mejor de ti, estarás informado, serás bueno, serás valiente… o al menos lo intentarás de forma sincera”.

Grayling fue apodado por algunos como “el ateo de terciopelo” o “el rostro aceptable del ateísmo”, dice, en contraste a algunos escritores anti-religión más estridentes como Christopher Hitchens y Richard Dawkins , a quienes considera buenos amigos.

En otros contextos, Grayling, quien pronto se volverá presidente de la Asociación Humanista Británica, admite que ha escrito de forma crítica sobre religión. Pero no en El libro bueno.

No es parte de una riña”, dice sobre su trabajo más reciente. “Es una propuesta modesta… otra contribución a la conversación que la humanidad debe tener consigo misma”, y agregó que escribió su obra para todos, incluso los amantes de la Biblia.

Dada la posición de la sociedad de hoy, lo más importante es invitar a la gente a esta conversación, dice.

Grayling menciona que el hambre por una conexión espiritual sigue viva. Este anhelo, señala, puede ser satisfecho por muchos dando un paseo por el campo, siendo cautivados por un gran libro de poesía o incluso enamorándose .

“Podemos celebrar de formas muy distintas lo bueno que hay en el mundo”, agrega.

Aunque muchas tradiciones intelectuales (religiosas o no) enseñan que existe “una forma correcta para vivir”, Grayling dice que espera que El libro bueno logre que la gente “vaya más allá de los maestros, a su propio texto” para entender que “tenemos que respetar y relacionarnos unos con otros”.

Las primeras ventas indican que la gente está abierta a lo que enseña la nueva ‘Biblia’. El libro de Grayling está entre los 50 más vendidos en Amazon en el Reino Unido, y ha sido número uno en la categoría de filosofía y espiritualidad.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad