Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Estudiar zombis, una vieja forma de entender enfermedades del mundo real

Entender cómo funcionaría el cerebro de estas criaturas de ciencia ficción ayuda a médicos y especialistas a tratar graves enfermedades
mar 26 abril 2011 04:13 PM
cerebro zombie
zombie cerebro zombie

Un virus transmitido por el aire está  convirtiendo a la gente en zombis . Dos tercios de la humanidad han sido aniquilados. Los científicos buscan desesperadamente una cura aún cuando sus propios cerebros se han ido deteriorando y la enfermedad los priva de lo que consideramos vida.

Pero tranquílizate, es sólo ficción por lo menos hasta ahora. Este es sólo el escenario apocalíptico de la nueva novela The Zombie Autopsies de Steven Schlozman, un psiquiatra infantil que trabaja en la Escuela de Medicina de Harvard y en el Hospital General de Massachusetts/Programa McLean en Psiquiatría Infantil.

Podrías pensar que alguien con esas credenciales no tomaría a los zombis en serio, pero resulta que los muertos vivientes son una excelente manera de explorar los problemas del mundo real de la salud: ¿por qué ciertas  enfermedades desagradables pueden destruir el cerebro?, ¿como las pandemias mundiales crean caos y miedo?, y ¿que se debe hacer con las personas infectadas con una enfermedad letal muy contagiosa e incurable?

“Una de las cosas que las novelas de zombis hacen, es traer a colación todas estas preocupaciones existenciales que existen en la medicina todo el tiempo: ¿cómo defines lo qué está vivo?”, dice Schlozman, conocido en las convenciones de aficionados a los zombis y reuniones académicas sobre el tema.

“¿Cuándo es apropiado decir que alguien 'estaría mejor muerto', lo cual es una decisión terrible, difícil?”

Lo que un virus zombi le haría al cerebro

Publicidad

Tal vez ya has visto La noche de los muertos vivientes, has leído Guerra Mundial Z o no puedes esperar el regreso de la serie de AMC The Walking Dead, pero es probable que no sepas lo que diferencia al cerebro de los seres humanos del de los zombis.

Primero lo primero: ¿De qué manera la enfermedad zombi infecta a sus víctimas? Muchas historias en el género hablan acerca de una mordida, pero la novela de Schlozman imagina un virus deliberadamente diseñado cuyas partículas pueden viajar en el aire y permanecer lo suficientemente potentes como para saltar de una persona a otra en un solo estornudo.

Ahora, acerca de comer cerebros. El virus zombi, como Schlozman lo describe, básicamente roe el cerebro hasta la amígdala .

Eso explica por qué los zombis siempre responden peleando, pues otra parte fundamental del cerebro, el hipotálamo ventromedial, que avisa que has comido suficiente, está averiado.

Los lóbulos frontales del cerebro, responsables de la resolución de problemas, son devorados por el virus, por lo que los zombis no pueden tomar decisiones complejas. El deterioro en el cerebelo también explica porqué no pueden caminar bien. Además, estos humanoides tienen una predilección inexplicable para comer carne humana.

¿Cómo estaría conformado un virus zombi?

Los muertos vivientes sedientos de sangre pasean (o se arrastran) contagiando una enfermedad letal ominosamente llamada síndrome ataxico neurodegenerativo de deficiencia de saciedad, o ANSD, para abreviar por sus siglás en inglés.

El virus tiene varios componentes de destrucción cerebral; uno de los cuales es un prión, es decir una proteína como la que causa la enfermedad de las vacas locas.

Aquí hay algo escalofriante: en el mundo de Schlozman, los priones en el aire puede ser infecciosos, es decir, la enfermedad de las vacas locas y destructores similares del sistema nervioso teóricamente podrían propagarse como la gripe.

Como la enfermedad de las vacas locas, la que Schlozman describe también progresa en ambientes ácidos. Y todo el que se expone al virus finalmente sucumbe, dice el autor.

¿Cómo lucharíamos contra ellos?

No se puede reunir a los supervivientes de patear algunos traseros zombis a menos que los no-muertos hayan muerto técnicamente. Y en el libro de Schlozman, un grupo de líderes religiosos se reúnen y deciden que cuando las personas alcanzan la cuarta etapa de la enfermedad, están básicamente muertos.

¿Y cómo se mata a un zombi? Gran parte de la ficción zombi noquea a los zombis a través de disparos en la cabeza. Lo cual, dice Schlozman, se debe a que el tronco cerebral regula el funcionamiento más básico: la respiración y latidos del corazón.

Un matemático de la Universidad de Ottawa llamado Robert Smith? (quien utiliza el signo de interrogación en su nombre para distinguirse de otros Robert Smith), ha calculado que si un zombi se introdujera a una ciudad de 500,000 habitantes, después de siete días, todos los seres humanos o estarían muertos o serían zombis.

La mejor solución es un ataque estratégico, en lugar de un escenario de “sálvese quien pueda”, dijo. Se requerirá de conocimiento e inteligencia, ninguno de los cuales poseen los zombis.

¿Por qué estudiar a los zombis?

En su trabajo diario, Smith? modela las formas de propagación infecciosa de enfermedades reales.

Para hacer el  modelado del virus del papiloma humano (VPH) en el mundo real, Smith? se sentía preparado para manejar múltiples facetas al mismo tiempo, tales como la transmisión heterosexual y homosexual de VPH.

“Saber lo que sabíamos acerca de zombis, nos permitió realizar estos modelos más complicados sin miedo”, dijo.

El estudio de los zombis es también una gran manera para entusiasmar a los jóvenes con la ciencia. Smith?, quien estuvo en un panel de zombis y ciencia con Schlozman en la Academia Nacional de Ciencias estadounidense, ha visto a gente que le tenía fobia a las matemáticas, interesarse en ellas al leer acerca de su trabajo con los zombis.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad