Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

No dejes que tu salud decaiga aunque hayas tenido un bebé

Un estudio señala que las mujeres que se convierten en madres suelen tener hábitos poco saludables en su alimentación
jue 05 mayo 2011 03:55 PM
tired mom couple pareja papas
mama pareja papas paternidad cansancio cansada mom tired tired mom couple pareja papas

Un estudio publicado en la revista Pediatrics asegura que los padres primerizos, en especial las madres, descuidan su salud por dedicar gran parte de su tiempo y energía al cuidado de sus pequeños, según Health.com.

Los investigadores estudiaron a 1,500 personas y descubrieron que los jóvenes que se convierten en padres hacen menos ejercicio que los que no tienen hijos.

El estudio también descubrió que son las mujeres quienes presentan mayor  Índice de Masa Corporal (IMC) y dietas menos saludables.

Las madres consumían en promedio 400 calorías más por día que aquellas que aún no habían tenido hijos. Además su consumo de grasas saturadas, azúcares y refrescos es mayor.

Las madres, que usualmente se encargan de preparar las comidas muchas veces, tienen poco tiempo para preparar comidas saludables para ellas mismas y para sus hijos, por lo que también son propensas a consumir alimentos procesados sencillos de preparar como los macarrones con queso, dice Jerica Berge, autora principal del estudio y profesora de la Universidad de Minnesota, en Minneapolis, en entrevista para Health.

“Las mamás pueden tener múltiples exigencias de tiempo y tienen que sacrificar la preparación de comidas saludables. Cocinan alimentos con mayor grasa porque no tienen tiempo de hacerlo de otra manera”, dijo Berge.

Publicidad

Eso no significa que estén comiendo solamente comida chatarra, agrega Berge. Las madres comen tanta fruta, granos enteros, calcio y fibra como sus contrapartes sin hijos. “Descubrimos que están tratando (de comer sanamente), pero no son capaces de hacerlo todo el tiempo”, dijo Berge.

En el estudio participaron personas de distintos condiciones socioeconómicas con hijos menores a un año.

En lo que respecta al ejercicio, el cuidado de los hijos parece afectar en el tiempo destinado a esa actividad en padres y madres. Cada semana, los papás y las mamás perdían alrededor de 60 a 90 minutos de actividad física , frente a los adultos sin hijos, según Health.

Fran Biagoli, médico de familia en Portland, no participó en la investigación, pero asegura que los hallazgos refuerzan lo que ella dice a muchos padres jóvenes y futuros padres: “Hablo con ellos y les digo que deben sentar cabeza. Es una conversación que tengo a menudo y desde el principio”, dice.

Lograr que entiendan la importancia de una buena dieta y ejercicio regular es necesario antes de la llegada del bebé, pues lo más seguro es que después no tengan tiempo para adoptar esos hábitos, según Biagoli.

 “Cuando tienen un recién nacido, no descansan lo suficiente y ningún mensaje les llegará”, dice Biagoli.

Los meses después de convertirse en padres son ciertamente un “periodo de alto riesgo” para los adultos jóvenes, agrega Berges. “Es una nueva fase en la vida, están aprendiendo a ser padres , existe una concesión entre ser padres y cuidar de sí mismos, y tienen que ser capaces de balancearlo”.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad