Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

6 consejos para balancear tu actividad física... y económica

Llegar a la meta en el gimnasio supone constancia y sacrificios. Sucede lo mismo si tu objetivo es alcanzar unas finanzas sanas
jue 02 junio 2011 05:05 PM
Ejercitarte se parece mucho a cuidar tu economía. Ante todo, exige entrenamiento y metas realistas.
ejercicio-finanza Ejercitarte se parece mucho a cuidar tu economía. Ante todo, exige entrenamiento y metas realistas.

¿Qué tienen en común entrenar para correr y tener finanzas saludables? La disciplina que enseña el ejercicio es similar a la constancia respecto a nuestra situación económica.

En un inicio puede parecer complicado, tal como cuando comienzas a practicar una ejercicio y a los 40 segundos ya no puedes continuar. Pero con las siguientes lecciones es posible tener finanzas... y un cuerpo saludables.

1. No puedes reparar 20 años de sedentarismo en un mes. La constancia lleva al éxito, no se puede ser un corredor incansable al primer entrentamiento, como tampoco se pueden tener las mejores finanzas desde el día cero.

2. Nuestras decisiones financieras no cambian de un día para otro. Si así fuera, como con el ejercicio, sufriríamos un colapso. Roma no se hizo en un día: la salud financiera y física tampoco. 

3. Es simple, pero no fácil. Como en el yoga, todo parece sencillo. “Es muy simple: sólo te inclinas y agarras el dedito gordo del pie, ¿cuál es el reto?”. Pero cuando lo intentas, notas que hacerlo sin quejarte ni caer al piso es el verdadero reto. Manejar bien el dinero tampoco es una cosa fácil. 

4. Metas realistas. No hay que ir por la velocidad sino por la distancia. Nadie puede correr un maratón después de haber estado sentado en el sofá por 15 años. De hecho, si lo intentamos, el resultado sería decepcionante y lo más probable es que nos invite a abandonar.

Publicidad

5. La similitud con el dinero es impresionante. Querer acabar con esa deuda de 60,000 pesos en cuatro semanas o cortar de tajo todos los gastos es materialmente imposible. Metas realistas serían dejar de usar las tarjetas por “x” meses y liquidar una de ellas en un año, y en el mismo plazo mejorar la condición física.

6. No te compares con nadie. Cada cuerpo e historia son diferentes: en un parque podrás ver a una señora de 50 años con sensible sobrepeso rebasar a una mujer alta, delgada y más joven (yo). Cada quien lleva su paso y está en diferentes niveles de entrenamiento . Tu vida, tus decisiones y situaciones son diferentes a las de los demás. También las metas. Si deseas tener tus finanzas en orden, debes llevar tu propio paso.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad