Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La TV afecta el sueño de los niños en edad preescolar

Un estudio concluyó que el horario y el tipo de programas que los niños pequeños ven en televisión puede alterar su descanso
lun 27 junio 2011 05:39 PM
niño
tv niño

Mirar violencia en la televisión o ver televisión antes de acostarse puede provocar problemas de sueño, como insomnio y pesadillas, en niños en edad preescolar, de acuerdo con un nuevo estudio publicado en la revista Pediatrics.

Los expertos saben desde hace algún tiempo que demasiado tiempo de televisión puede influir negativamente en nuestro sueño , pero esta nueva investigación concluyó que lo que los niños pequeños ven y cuándo lo ven también puede hacer una diferencia.

El estudio analizó los hábitos de televisión y los problemas de sueño de más de 600 niños en edad preescolar en Seattle, Washington. Cuando los niños veían televisión apropiada para su edad en la mañana o tarde no tenían problemas con su sueño, pero cuando los programas contenían violencia, los pequeños eran más propensos a tener pesadillas y despertarse con sensación de cansancio.

Parte del problema, dicen los investigadores, es que los niños más pequeños están viendo programas para niños mayores y los niños en edad preescolar aún no pueden distinguir la fantasía de la realidad.

“Un niño de 7 a 10 años de edad está realmente en un punto cognitivo donde pueden captar que no es violencia real y pueden ver el humor en ello; no es alarmante para ellos. Pero entre los 3 y 5 años de edad, no tienen ese desarrollo todavía”, explica la autora del estudio, la doctora Michelle Garrison, del Instituto de Investigación Infantil de Seattle.

Garrison también encontró que ver televisión justo antes de acostarse dificultó a los niños conciliar el sueño, lo cual significó más pesadillas y despertares durante la noche, incluso si los programas eran educativos y dirigidos específicamente para niños pequeños.

Publicidad

“Pasar tiempo frente a la pantalla durante la hora antes de acostarse puede excitar más a los niños y luego tendrán más dificultades para conciliar el sueño”, explica Garrison.

Sugirió a los padres apagar el televisor por lo menos 60 minutos antes de que los niños se fueran a acostar.

Los programas pensados para adultos también conllevan riesgos, dice, y aconseja a los padres no ver programas potencialmente violentos como los noticiarios de la noche cuando los niños están en la habitación.

“Incluso si ellos piensan que el niño no está poniendo atención, el niño lo está absorbiendo y van a ver tiroteos y escenas de guerra, y ellos en realidad no tienen la capacidad de entender que lo que está sucediendo allí, no necesariamente es su vecindario en este momento”, dice Garrison.

Los niños que tenían televisores en sus habitaciones se inclinaron a ver más que otros niños y veían programas más violentos. Cuando a los padres se les preguntó acerca de tener un televisor en el dormitorio, muchos dijeron que pensaron que ayudaría a su hijo dormir, pero esto no es lo que la investigación mostró.

“A veces, los padres ven a su hijo amodorrado frente a la televisión y piensan que está muy relajado. Pero a menudo cuando los niños se ven aturdidos y amodorrados, en realidad están más estimulados y no relajados”, explica Garrison.

La Academia Americana de Pediatría recomienda que los preescolares no vean más de dos horas de televisión al día. La programación de alta calidad dirigida a este grupo de edad no sólo ofrece beneficios educativos, señala la academia, sino que puede ayudar con el desarrollo de habilidades sociales.

"Puede ayudar a los niños a aprender acerca de resolución cooperativa de problemas, sobre la forma de negociar las cosas, les ayuda a aprender empatía”, dice Garrison.

Los expertos ofrecen los siguientes consejos para ayudar a los padres con los hábitos de televisión de sus hijos. En primer lugar, saquen el aparato de la habitación y vean la televisión con su hijo cada vez que puedan .

“Y cuida lo que tú miras; en otras palabras, pregúntate si es algo que crees que es apropiado para tu hijo. Tal vez quieras ver primero ese programa a solas para ver si está bien que tu hijo lo vea o si es demasiado intenso. Y, por último, no tengas miedo de apagar la televisión”, dice el pediatra Don Shifrin, ex presidente del Comité sobre Comunicaciones de la Academia Americana de Pediatría.

Otra buena fuente para las familias es Common Sense Media , de acuerdo con Garrison. Este sitio ofrece reseñas de programas de televisión y películas, detallando los niveles de violencia, contenido atemorizante y valor educativo.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad