Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las salas de emergencia, el campo de entrenamiento para médicos militares

Heridas de explosivos, quemaduras y lesiones intercraneales en hospitales preparan a los médicos para atender heridos en plena guerra
mar 19 julio 2011 10:10 AM
guerra
militar doctor atencion medica afganistan reuters guerra

El teléfono no deja de sonar en el centro de traumatología de Baltimore.

Un técnico de traumatismo recibe una de las llamadas.

“Apuñalamiento, de 10 a 15 por tierra”, gritan en la sala de emergencias, en referencia a la distancia en la que se encuentra la víctima del hospital.

Todos los días docenas de pacientes de traumatismo son transportados al quirófano de emergencias. Algunos son víctimas de accidentes, otros más están en estado crítico. En muchos hospitales de Estados Unidos, justo al lado de los traumatólogos civiles, las enfermeras y los técnicos son personal militar.

El doctor John Renshaw revisa a uno de sus pacientes lesionados. Jacques sufrió de graves lesiones abdominales en su trabajo en una fábrica de Maryland cuando quedó atrapado en una cinta transportadora.

“Queremos que él siga adelante y coma hoy; nutrirlo lo más posible. Eso ayudará a sanar su herida. Así que si puedes decirle eso”, dice Renshaw a Peter, primo de Jacques, quien lo traduce al criollo de su natal Haití.

Publicidad

Pero Renshaw es un oncólogo. Él trata cáncer. Entonces, ¿por qué está aquí?

El doctor John Renshaw es también el mayor John Renshaw, de la Fuerza Aérea de Estados Unidos y partirá al frente en Afganistán para tratar a los heridos. Pero antes de ir, él y un grupo de médicos militares completarán un periodo de trabajo en el Shock Trauma Center de la Universidad de Maryland para perfeccionar su capacidad para tratar con pacientes con traumatismos críticos.

“Las lesiones que se atienden aquí, las que veo en este hospital, son lo más cercano a las lesiones que vi en Iraq”, dice David Powers, coronel y cirujano exdirector de este programa de entrenamiento militar.

“Hay una persona que estuvo en un accidente automovilístico con lesiones intracraneales . Tuve que recrear la bóveda craneal y el seno frontal exactamente como alguna vez lo hice con una explosión de un IED (Artefacto Explosivo Improvisado, por sus siglas en inglés)”.

El mayor de la Fuerza Aérea, Joseph DuBose, enseña a otros colegas militares en el centro de traumatología. Su especialidad: cirugía de traumatismos y cuidados intensivos críticos.

Antes de dirigirse a la zona de guerra, dice, tienen que aprender “todas las habilidades básicas que van a necesitar en las primeras fases después de una lesión y la capacidad de manejar las vías respiratorias del paciente, tratando las hemorragias y tratamiento de lesiones intracraneales ”.

El teniente coronel Allan Ward es un cirujano de vuelo de la Fuerza Aérea, quien normalmente certifica que la tripulación esté lo suficientemente saludable para volar.

Ward asegura que esto le ayudará a aprender a priorizar los múltiples pacientes críticos en condiciones de batalla y perfeccionar su capacidad para tomar decisiones rápidas antes de llegar a Afganistán.

“Veré heridas de bala. Veré lesiones de traumatismo craneal por aparatos explosivos, quemaduras también, muchas lesiones ortopédicas, y realmente cosas horribles. Y lo que estoy haciendo aquí es conocer una gran cantidad de cosas que veré allá”, dice Ward. “Es sumergirse realmente en un centro de traumatología”.

DuBose dice que la guerra ha llevado a varios avances para controlar las hemorragias, el control de fluidos y el cuidado de lesiones cerebrales .

“Todas estas cosas son lecciones que hemos aprendiendo, lecciones duramente aprendidas en el campo de batalla en Afganistán e Iraq, que ahora se pueden trasladar al cuidado civil”.

El tratamiento de los heridos de guerra ha sido una larga fuente de conocimiento para los médicos.

“Ha existido una interacción a lo largo de un siglo entre el cuidado militar y el civil. En muchos sentidos los traumatólogos han aprendido de los conflictos militares más que de cualquier otro componente del cuidado”, dice DuBose.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad