Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La cocaína y su evolución: de santa a satanizada

La cocaína ha sido elogiada y maldecida a través de su historia. En sus inicios se pensaba que curaba desde indigestión hasta los nervios
lun 25 julio 2011 01:00 PM
Cocainomano
Getty_cocaina_vacuna_Mexico Cocainomano

Mucho antes de las muertes por sobredosis de celebridades, de las guerras de los cárteles, del crack y de los programas de televisión sobre adicciones, la cocaína se promovió como un medicamento maravilloso que se vendía como una panacea y fue elogiada por algunas de las mentes más brillantes en la historia médica, como Sigmund Freud y el pionero de la cirugía William Halsted.

Según el historiador Dr. Howard Markel, fue promovida incluso por personajes como Thomas Edison, la reina Victoria y el papa León XIII.

Fue un debut explosivo que hizo eco un siglo después, cuando la cocaína volvió a surgir como un tipo diferente de medicamento milagroso, una medicina que podría dejarte en la fiesta toda la noche sin efectos secundarios y sin riesgo de adicción. Cada vez, el entusiasmo estaba fuera de lugar y la explosión dejó un naufragio de vidas humanas detrás.

En 1884, Sigmund Freud era joven en Viena que luchaba por ganarse la vida como un médico de fama mundial. Sólo necesitaba un descubrimiento y pensó que lo tenía.

"Si todo va bien —escribió a su futura esposa, Martha— voy a escribir un ensayo sobre ella, y espero que gane su lugar en la terapia por el lado de la morfina y sea superior a ella (...) Me tomo una pequeña dosis de manera regular en contra de la depresión, contra la indigestión y tengo el más brillante éxito".

Freud no fue el primero en escribir sobre la cocaína. La droga se deriva de la planta de coca. Los nativos de América del Sur han estado masticando las hojas durante siglos .

Publicidad

En 1880, una serie de empresas lograron crear una versión concentrada: el clorhidrato de cocaína.

"Ha sido decenas o cientos de veces más potente que la masticación de la hoja de coca ", dice Markel. "Fue muy pura y muy potente."

A principios de la década de 1880, la literatura médica consistió en informes de casos sobre el uso de la cocaína, muchos de ellos aparecieron en la Gaceta Terapéutica, que fue publicada por Parke-Davis, el mayor fabricante de cocaína.

De acuerdo con Markel, Freud devoró estos informes y se puso a escribir el tomo definitivo. El resultado, en 1884, fue Uber Coca, 70 páginas de homenaje al polvo blanco que Freud pensaba que podría ser una cura para la adicción a la morfina. Mencionó de pasada que el medicamento también podría servir como un analgésico tópico potente.

El uso quirúrgico

William Halsted, quien luego de 32 años ya era un cirujano muy conocido en Nueva York, leyó el trabajo de Freud y se sintió inmediatamente atraído a explorar sus usos como analgésico. Aparte de las altas tasas de infección, la cirugía en la década de 1880 era un negocio brutal.

Éter y cloroformo se usaban como anestésico, pero de acuerdo con Markel, médicos y enfermeras que tienen que luchar, literalmente, con el paciente para mantenerlo quieto mientras administraban el gas.

La búsqueda de un mejor método hizo que Halsted comenzara a inyectar cocaína a sus propios miembros, así como a sus amigos, alumnos y colegas. Mientras descubría un medio valioso para amortiguar las terminaciones nerviosas, los resultados llegaron con un alto precio. Al poco tiempo el cirujano era una ruina física y mental.

Markel dice, "(Halsted) sabía que no podría operar. Así que tomó un taxi y fue a su casa, y se quedó ahí por los próximos siete meses, drogado con cocaína".

Sin duda, hubo muchos adictos como Halsted, pero gran parte de sus problemas estaban ocultos por una ola de publicidad positiva.

"Había todo tipo de alegaciones a la salud", dice Markel. "Si usted tuviera un dolor de estómago, si estaba nervioso, si estuviera aletargado, si usted necesita energía, si usted ha tenido tuberculosis, si usted tiene asma, todo tipo de cosas. Se va a curar. Y esta fue la forma en que se anunció no sólo por los vendedores de estas bebidas, sino también por grandes casas farmacéuticas."

Pero en aquel entonces, las drogas no estaban detrás de las paredes de las farmacias. La cocaína se vendía en las bebidas, cremas, incluso la margarina. El producto más popular era Vin Mariani, un vino de Burdeos, desarrollado por un químico francés, con seis miligramos de cocaína en cada onza, cerca de 200 miligramos en una botella típica.

En Atlanta, un veterano de la Guerra Civil, llamado John Pemberton creó Syth un vino de imitación. Pemberton, quien se había convertido en un adicto a la morfina después de sufrir heridas de guerra, se interesó por la cocaína como un tratamiento para la adicción a la morfina.

También fue un astuto hombre de negocios. Cuando el condado de Fulton, en  Atlanta, prohibió la venta de alcohol, él inventó una versión dulce, sin alcohol: Coca-Cola.

En Viena, la salud del propio Freud se estaba deteriorando debido al uso de la cocaína: sufrió un latido irregular del corazón y severa obstrucción nasal. "Necesito una gran cantidad de cocaína", confesó en una carta de 1896. Poco después, sin embargo, juró dejar la droga.

Freud pudo no haber sido verdaderamente adicto, pero no estaba solo en el crecimiento de la droga maravillosa. Markel dice: "En la década de 1890, la literatura médica se llenó de informes de personas que habían tomado demasiada cocaína y ahora se habían convertido en adictos".

Halsted fue uno de ellos. Pero no le impidió el desarrollo de la mastectomía radical, así como técnicas que condujeron a tasas de fuerte reducción de complicaciones e infecciones. Entre otras cosas, Halsted inventó el guante de goma quirúrgico.

Los anuncios se fueron. En 1903, no había más cocaína en la Coca-Cola . En 1914, la droga fue vista a menudo como algo indeseable y mezclada con horribles estereotipos.

Más tarde, en 1914, el Congreso aprobó la Ley Harrison de Narcóticos, que prohíbe el uso no médico de la cocaína, así como otras drogas, como la marihuana. La trayectoria de la cocaína fuera de la ley había comenzado.

Una vez prohibida, la cocaína quedó en gran parte fuera del radar, aunque Markel dice que esta restricción aumento el uso. En 1970, las historias de delincuentes y adictos fueron olvidadas.

Con el olvido llegó una explosión en el uso que superaría la de un siglo antes. Una vez más, comenzó con la élite. "Para ser un consumidor de cocaína en 1979 se necesitaba ser rico, moderno y de moda", dice Mark Kleiman, profesor de política pública en la Universidad de California en Los Ángeles, y coautor del libro Drogas y Políticas de Drogas: Lo que todo el mundo necesita saber. "La gente no se preocupaba por la cocaína. No parecía ser un problema real". Por supuesto, se trataba de un espejismo.

El colmo para muchos fue la muerte en 1986 de Len Bias, la estrella del baloncesto que acababa de ser reclutado por los Celtics de Boston. Él murió de un ataque al corazón después de una noche de fiesta y de usar cocaína con sus amigos.

Como lo habían hecho un siglo antes, los legisladores respondieron con una ferocidad que golpeó a los pobres. En 1986 y nuevamente en 1988, el Congreso aprobó las leyes obligatorias de sentencia que dieron lugar a una explosión en la población carcelaria EU.

Las leyes dibujaron una clara distinción entre el crack y el uso del polvo. La venta de 500 gramos de cocaína en polvo fue castigada con una pena de cinco años de prisión obligatoria, cinco gramos de crack traerían la misma pena.

Es una distinción con poca rima o razón, dice Mauer. "Es la misma droga."

Desde el incremento de usuarios a mediados de los años 80, el número de éstos se ha reducido a la mitad, según los estudios más aceptados. Actualmente, sólo los adictos usan cocaína, de acuerdo con Kleiman, quien estima que el 50% a 60% de la cocaína es consumida por las personas que han sido detenidas en el último año.

La cocaína ha sido elogiada y maldecida. Freud nunca reconoció el papel de la cocaína en sus males físicos, dice Markel. "Es increíble lo que la gente hace para negar los peligros de las cosas que le suelen gustar."

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad