Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las personas similares influyen en la adopción de conductas saludables

Un estudio publicó que las personas del mismo género, masa corporal, y peso pueden ayudarse mutuamente a mejorar su condición física
vie 09 diciembre 2011 12:39 PM
Ejercicio, rutina, pareja, entrenamiento, fitness
Ejercicio Pareja Ejercicio, rutina, pareja, entrenamiento, fitness

La gente que conoces influye en la forma cómo te comportas, de acuerdo con un creciente número de investigaciones.

La interacciones y redes de convivencia entre la gente pueden difundir beneficios como felicidad , pero también enfermedades como obesidad, enfermedades de transmisión sexual y soledad .

Sin embargo, no cualquier red social propaga estas conductas y enfermedades. En una nueva investigación publicada en la revista Science se sugiere que tener una red de contactos sociales con género, peso y nivel de masa corporal similar puede ayudar a la gente a aprender de las conductas saludables.

En el estudio no se concluyó cuál de estos factores es el más importante, pero ese tema será el objeto de un trabajo de seguimiento, dice Damon Centola, su autor e investigador del Instituto Tecnológico de Massachusetts.

Los investigadores reclutaron a 710 participantes de programas de acondicionamiento físico en línea. Todos fueron asignados de manera aleatoria en grupos para trabajar como voluntarios.

Sin embargo, a algunos participantes se les asignó lo que se llamó “comunidades agrupadas”, en donde se relacionaban con seis amigos, con quienes compartían índice de masa corporal, género y edad similar. A otros participantes se les asignó a “comunidades no agrupadas”, lo que significaba que se relacionaron al azar con participantes, con los que no necesariamente compartían alguna característica.

Publicidad

Cada participante recibió un “tablero de control de salud” personalizado, en donde se mostraba su propia conducta de salud y la que adoptaron sus amigos

Durante el estudio, los participantes tenían que decidir si adoptaban (o se comprometían a utilizar) un diario de dieta en línea. Una notificación del tablero de control le diría a los participantes si sus amigos adoptaron la conducta.

En cada red, los participantes recibieron una notificación de que una persona de su grupo con una condición física por encima del promedio, con mayor tiempo de ejercicio y una bajo índice de masa corporal, había elegido usar el diario. En realidad, los investigadores enviaron esa notificación para ver cómo se propagaba la conducta.

Los investigadores descubrieron que los participantes de las redes sociales agrupadas adoptaron tres veces más las conductas saludables que sus contrapartes en las redes sin estructura.

Con relación al tamaño de la población del estudio, un mayor porcentaje de participantes obesos decidió adoptar el diario de dieta en las redes agrupadas en comparación con los voluntarios que no eran obesos. Y ni un solo participante con obesidad en las redes sin estructura se registró en el diario.

En términos generales, las redes agrupadas aumentaron considerablemente la probabilidad de adoptar la dieta, especialmente entre aquellos voluntarios con menor condición física, de acuerdo con el estudio.

¿Cómo sucede esto? Los investigadores analizaron los datos en términos de quién quedó expuesto al diario por medio de las notificaciones de otras personas en el grupo. Una vez que una persona con obesidad adoptó la conducta, las redes agrupadas permitieron que las demás personas obesas estuvieran más expuestas. Los científicos concluyen que estar en grupos similares le dio a la gente con obesidad más acceso a la conducta y aumentó la probabilidad de adopción de esta práctica.

“Nuestros hallazgos sugieren que las personas obesas pueden ser más dependientes de los individuos más saludables en la composición de sus redes sociales para tomar las decisiones sobre adoptar conductas saludables”, escribe Centola en el estudio.

Queda abierta la pregunta de por qué este es el caso entre las personas obesas, dijo Centola a CNN.

“Era una manera para identificar claramente cómo una de las características de la estructura social puede afectar el comportamiento. En términos de consecuencias más sustanciales, queda mucho trabajo por hacer”.

Esta línea de investigación sugiere que los legisladores se podrían beneficiar del diseño de redes sociales en línea, y organizar las conexiones entre las personas para alcanzar determinados objetivos, escribe Marco J. Van der Leij, en un artículo de perspectiva que acompaña al estudio en la revista Science.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad