Publicidad
Publicidad

Cómo influyeron los padres de Obama y Romney en su carrera política

Psicólogos explican cómo la ausencia o presencia de los padres de los candidatos presidenciales afectaron su vida
obama_romney
obama_romney obama_romney

Mitt Romney adoraba a su padre. Barack Obama apenas lo conoció.

En el debate de lo innato contra lo adquirido, los psicólogos dicen que los padres juegan un papel importante para formar al hombre en el cual se convertirán sus hijos. Y las relaciones de los dos candidatos a la presidencia de Estados Unidos con sus padres dan una idea de quiénes son.

"Se le llama el tejido de la individualidad", dice Ditta M. Oliker, una psicóloga cuya investigación se ha centrado en los efectos duraderos de la infancia sobre la adultez.

En lugar de definirlo como esto o aquello, los psicólogos reconocen que éste resulta del entretejido del ADN y que la experiencia dicta tanto la personalidad como el carácter. 

Publicidad

Dijo que en lugar de un esto o aquello, ahora los psicólogos reconocen que la individualidad resulta de la interrelación del ADN de una persona y la experiencia dictada tanto por la personalidad como por el carácter.

En los casos del presidente Obama y de Romney, sus padres (su presencia o ausencia) forman parte de ese tejido. Y los psicólogos señalan que los padres de estos políticos tuvieron distintos obstáculos y oportunidades.

Los abuelos maternos de Obama participaron en una gran parte de su formación; pasó mucho tiempo de su infancia y adultez descifrando historias sobre la vida de su padre. En su libro Dreams of My Father, el mandatario escribe sobre unir recortes de periódicos, fotografías y relatos familiares para construir un retrato de su padre. 

"Mi padre se convirtió en un pilar en el relato de otra persona, un pilar atractivo —un personaje ajeno con el corazón de oro, el misterioso desconocido que salva al pueblo y gana a la chica— pero un pilar, a pesar de todo”.

Publicidad

Dependiendo del sistema de apoyo de un niño, Oliker no cree que un padre ausente sea un obstáculo. Ello da lugar a "imaginación, ilusiones y sueños", dice. "Dependiendo de cómo la familia lo haya hablado, eso hará una diferencia en cómo la persona se desprende del mito del padre".

Romney, en tanto, siguió de cerca los pasos de su padre. Ambos fueron exitosos hombres de negocios, gobernadores y, finalmente, candidatos a la presidencia (aunque George Romney finalizó su participación antes de la primera primaria republicana, en 1968).

"Mi papá es el héroe de Mitt", dijo a New York Magazine el hermano mayor del republicano, G. Scott Romney. "Y mira, creo que mi hermano es una persona excepcional. Pero Mitt ha dicho que es una sombra de su padre".

Podría haber sido difícil para Romney desprenderse de esa sombra.

Publicidad

"Plantearía la pregunta sobre si Romney no batalla un poco con las altas expectativas que le fueron impuestas debido a que... eres hijo de tu padre”, dijo Oliker. Los estudios sobre hijos de hombres exitosos demuestran que a menudo éstos fallan porque no pueden vivir con el aura, explica la psicóloga.

Tanto ella como Henry Cloud, también psicólogo, explican que el resultado de las relaciones entre los candidatos y sus padres habla mucho sobre la forma en que abordan sus candidaturas; en el caso de Obama, también sobre su equipo de gobierno.

"Se ve una trayectoria en el desarrollo de [Romney] a través de los años; lo que algunos podrían calificar como 'cambio de posturas' podría explicarse como un camino de maduración en la búsqueda de su propia postura", dice Cloud, autor de The One Life Solution: Reclaim Your Personal Life While Achieving Greater Professional Success. "Algunas veces se necesita un niño con ese tipo de figura de poder sobre él para declarar (quién es).

Cloud agregó que últimamente Romney parece estar más cómodo consigo mismo, tal vez una señal de que está asumiendo la posición alfa alguna vez ocupada por su padre.

Publicidad

Por otro lado, la ausencia del padre de Obama tendría parte del crédito de su estilo "el cielo es el límite" que le ayudó a ganar las elecciones en el 2008. 

"Él no creció bajo la sombra de su padre, del cual el niño obtiene el sentido de los límites", dijo Cloud, quien se refiere al presidente como un visionario. "Él no gobierna (la rama ejecutiva) pensando lo que no puede hacer, sino lo que pueden hacer".

Sin embargo, para ambos candidatos, dice Oliker, gran parte del crédito de quiénes son recae sobre ellos. 

"Ambos hombres debían tener un carácter fuerte y un gran impulso para lograr lo que han logrado, en ambos casos quizá a pesar de sus padres", considera Oliker.

Publicidad

En el caso de Romney, sería posible que una fuerte figura paterna presione a su hijo hacia un camino menor, de acuerdo con Cloud. En cambio, la calidez presente en el hogar del republicano podría haber limitado los efectos negativos de su poderoso padre, explica.

En el caso de Obama, también fue la suma de personas a su alrededor lo que pudo hacer la diferencia ante un padre ausente.

"Se requiere de muchísima gente", afirma Oliker.

Independientemente de las circunstancias, ambos especialistas coinciden en que la mezcla de personalidades de los dos hombres y las condiciones que los ayudaron a desarrollarse hacia la adultez fueron las más adecuadas

Publicidad

"Evidentemente hubo cosas que salieron bien con ambos. Tanto en el padre héroe como el padre ausente, el mensaje en esto es que alguien hizo bien algo", dijo Cloud.

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

has quedado suscrito al newsletter

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad