Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Blockbuster: sus inicios, auge y declive

“Nunca pensé que la tecnología iba a amenazar tan rápido a Blockbuster, como sí lo pensaron los críticos”, John Antíoco, último CEO de Blockbuster.
sáb 26 febrero 2022 11:13 AM
¿Qué pasó con Blockbuster? Sus inicios, auge y declive
Blockbuster pasó de ser la compañía líder en rentas de vídeo a la bancarrota en 2010

“¡Vamos a rentar una película!” sonaba al plan perfecto. La emoción de llegar a Blockbuster, la emblemática empresa estadounidense especializada en alquiler de cine y videojuegos, fue una que muchos y muchas llegamos a experimentar.

Entrar a Blockbuster implicaba sumergirse en un mundo mágico de incontables escenarios, personajes, historias, sensaciones y emociones. Pasillos divididos por géneros, repletos de cajas de VHS (y después, DVDs) con portadas de películas, listas para ser llevados a casa… Después también se fue sumando la renta de videojuegos (¡y vaya el boom que fue!).

Y la crisis - cuando sucedía- era probablemente un par de días después, cuando se tenían que regresar la película antes de que venciera su plazo de entrega. Algunas permitían más tiempo que otras (los estrenos se podían rentar sólo por un par de días, mientras que las menos populares hasta por una semana). De ahí venían los cobros extra por no entregar a tiempo. Pero no importaba mucho. Seguramente volverías por otro paquete de películas la siguiente semana.

Así se vivió la experiencia de rentar películas y videojuegos en Blockbuster, la cual desplazada por las nuevas plataformas digitales como Netflix, cesó de operar en 2014.

Los inicios

Todo comenzó en el sur de los años setenta en Estados Unidos. David Cook era dueño de “Cook Data Services”; una empresa que ofrecía servicios de software para las computadoras de la industria petrolera, en Texas. Pero el negocio no iba muy bien. Fue ahí cuando Sandy Cook, su esposa, quién además era fanática de las películas, propuso la idea de cambiar de giro de negocio.

Sandy Cook comenzó a estudiar el mercado y se dió cuenta que la mayoría de las casas de renta de películas eran negocios familiares muy pequeños y con poca selección de filmes. Por otro lado, uno de los problemas que detectó es que encontrar las películas en estos lugares era una tarea laboriosa, dado que las tenían que buscar manualmente en una bodega.

Sandy se percató que esta tarea podía ser más eficiente con un inventario digital, una práctica que conocían bien gracias a su negocio anterior. Si querían hacer algo en grande, tendrían que invertir mucho dinero. Pero sabiendo el potencial que tenía, decidieron tomar el riesgo. Fue así cómo se inauguró el primer Blockbuster, un 19 de octubre de 1985, en Dallas, Texas.

“En ese entonces, las casas de renta como Blockbuster se convirtieron en la única manera en poder ver una película que ya no estaba en el teatro, sin tener que comprar los VHS”, reportó un artículo de Business Insider.

Comenzaron con 8,000 tapas y 6,500 títulos. Además, una de sus características era que mostraban las películas en repisas, asemejando la dinámica de las librerías. Por otro lado, cada video contaba con una tira magnética y sensores para prevenir robos. También las computadoras permitían tener un control de inventario y sistemas de escaneo láser. Cook Data Services se convirtió en Blockbuster Entertainment Corporation en junio de 1986, y para ese entonces, ya tenían tres tiendas más.

Publicidad

Blockbuster pasa a manos pesadas

De aquí, el resto es historia. En 1987, Cook vendió un tercio de sus acciones a un grupo de inversionistas que incluía a Wayne Huizenga, empresario americano que fundó Waste Management, una de las empresas de recolección de desechos más grandes. Ese mismo año, Donald Flynn, director financiero de la misma compañía, invirtió 18.6 millones de dólares en el stock de Blockbuster. Con este movimiento, dos meses después, Cook cedió la compañía que fundó a Huizenga.

Sin embargo, varias de las políticas de los Cook permanecieron bajo el mando de Huizenga. Por ejemplo, los horarios de 10:00 horas hasta medianoche; una plazo de renta de tres días (lo cual incitaba a los clientes a rentar más de una película); y seguir ampliando sus títulos constantemente. ¿Te suenan familiares?

Bajo el mando de Huizenga, Blockbuster comenzó un plan de expansión por todo el país. Para 1988, ya era una cadena líder en renta de vídeos con casi 400 tiendas por todo Estados Unidos. A finales de 1989, inauguraron su local número 1,000, y decidieron expandirse a otros territorios.

Invirtieron en una campaña de 25 millones de dólares con compañías de comida rápida, tales como Domino’s Pizza y McDonald’s. Adicionalmente, comenzaron sus operaciones en el Reino Unido y empezaron a planear las de Australia y el resto del este de Europa. 

Uno de los movimientos más importantes de Blockbuster en 1990 fue la adquisición de Erol’s -una cadena de venta de videos y equipos electrónicos- por una suma de 40 millones de dólares. Fue así como la empresa también comenzó a rentar videojuegos para consolas como Sega Genesis. 

Pero la verdadera controversia surgió en 1994, cuando se enfrentaron con un panorama completamente distinto. La televisión era ya muy popular y tenían que enfrentarse a un gigante de los medios: Viacom. Este fue un conglomerado mediático estadounidense que contaba con marcas como MTV y Nickelodeon. Es aquí cuando decidieron aliarse, con una inversión de Blockbuster de 4.7 millones de dólares. Esto le costó a Blockbuster una pérdida de confianza en sus inversionistas. 

Huizenga cedió su rol en la compañía, y fue reemplazado por Steven Berrard. Pero Berrard no duró mucho. En verano de 1997, el empresario John Antioco se convirtió en el nuevo - y último- CEO de la empresa. “Decidí unirme a Blockbuster por un par de razones: me gustaba la marca; vi muchos detalles que podían resolverse rápidamente; y nunca pensé que la tecnología iba a amenazar tan rápido a Blockbuster como lo sí lo pensaron los críticos” escribió Antioco para Harvard Business Review en un artículo titulado “How I Did it: Blockbuster’s Former CEO on Sparring with an Activist Shareholder .

 

David vs Goliath (Netflix vs Blockbuster)

Netflix se fundó en 1997 y, en ese entonces, Antioco no le dió la importancia que merecía. Incluso en el año 2000, Reed Hastings, CEO de Netflix, ofertó su compañía por 50 millones de dólares. La idea era que Netflix utilizara la marca de Blockbuster en línea, pero Antioco rechazó la oferta.

Según el artículo de Antíoco, el gran problema de Blockbuster radicó en su modelo de negocios. Las cintas VHS eran costosas y la empresa pagaba 65 dólares por pieza a las compañías productoras. Para recuperar la inversión era necesario rentarlas 30 veces.

Eventualmente llegaron a un acuerdo con las casas productoras y lograron cambiar el modelo de negocio. En lugar de pagar 65 dólares por VHS, ofrecían a la casa productora el 40% de las ganancias de la renta. Esto permitió tener un inventario más grande de copias y así seguir adelante.

Irónicamente, el golpe tecnológico fue por el auge de los DVD 's. Mientras que la mayoría de los VHS eran rentados, los DVDs eran ofertados en cadenas masivas como Walmart a precios muy bajos. Por otro lado, los DVD 's apoyaron al auge de Netflix, dado que eran sencillos de ser mandados por correo.

Ante este escenario, una de las más importantes decisiones que tomó Antioco fue dejar de cobrar por el retraso de entregas de las películas (pese a ser una de las principales fuentes de ingresos), mientras planeaba lanzar una plataforma similar a Netflix en 2004, llamada Blockbuster Online.

Sin embargo, cuando comenzaron con estas iniciativas, Viacom aún era dueño del 80% de la empresa. Se estimó una inversión de 200 millones de dólares para lanzar Blockbuster online, y otros 200 millones para retirar el costo adicional por plazos de entregas tardíos. Pero, desde la visión de Antíoco, esto no le pareció a Viacom, por lo que decidió retirar sus acciones de la compañía. Al hacerlo público, las acciones de Blockbuster cayeron por los 400 millones de dólares que tenían planeados invertir.

Eventualmente, un inversionista activista llamado Carl Icahn comenzó a cuestionar seriamente las acciones de Antíoco. La hostilidad dentro de la compañía llegó a tal grado que Antioco dejó Blockbuster en julio de 2007. Con su partida, James Keyes toma el mando.

Keyes hizo cambios drásticos a las estrategias de Antioco. Implementaron de nuevo las tarifas por retraso de entrega, aumentaron el costo de la plataforma en línea, recortaron el presupuesto para marketing y decidieron enfocarse en las tiendas físicas.

En el 2010, Blockbuster se declaró en bancarrota, y no fue hasta 2014 que dejaron de operar la mayoría de los Blockbusters. En 2011 Antioco escribió: “El día que más me va a afectar el fracaso de la compañía, es cuando la sucursal de Blockbuster de mi propio barrio desaparezca”.

Datos curiosos sobre BlockBuster

  1. Sus primeros locales fuera de Estados Unidos se inauguraron en 1989 en Londres y Canadá.
  2. En 1991 bajó notablemente la renta de vídeos. Huizenga culpó a la Guerra del Golfo por mantener a la gente mirando las noticias en lugar de rentar vídeos.
  3. Una de sus principales fuentes de ingresos era por medio de las penalizaciones por no entregar los vídeos a tiempo.
  4. El primer Blockbuster en México lo inauguran en 1991 en Cuautitlán Izcalli, EDOMEX.
  5. En el 2010 se declararon en bancarrota.
  6. Todavía existe un Blockbuster, y se encuentra en Bend, Oregon.
  7. Netflix sacó un documental titulado “El último Blockbuster”
 
Publicidad
Publicidad