Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La nueva misión de las ciencias sociales: los videojuegos

Cada vez se vuelven más necesarias las nuevas narrativas en la industria de los videojuegos y, para esto, se requieren personas especializadas en ciencias sociales y humanidades.
mar 27 septiembre 2022 08:00 AM
Videojuegos ciencias sociales

“Mesoamérica necesita tu ayuda. Tezcatlipoca, el Dios del espejo humeante, ha robado 20 símbolos del anillo interior de la Piedra del Sol y los ha escondido en el pasado (...) si no lo recuperamos antes del equinoccio, el mundo se inundará”.

Así empieza el nuevo videojuego “ El descenso de la Serpiente ”, una colaboración entre Google Arts & Culture y el Museo Nacional de Antropología e Historia. El objetivo es recuperar objetos perdidos y devolverlos a Chichén Itzá a tiempo para el equinoccio. Para esto, el juego también cuenta con personajes como Huizilopoztchli, el Dios de la Guerra, hasta Xbalanqué, uno de los héroes gemelos mayas conocido por derrotar al inframundo.

Este es un ejemplo de cómo los videojuegos pueden ser utilizados para fines educativos, abriendo la puerta a posibilidades para las personas dedicadas a las humanidades, ciencias sociales, artes y hasta la docencia.

Publicidad

La industria de los videojuegos requiere todo tipo de talento

Las disciplinas que requiere el mercado de los videojuegos son tan variadas como todos los títulos que pueden existir. Chance Coughenour, jefe de Preservación en Google Arts & Culture a nivel global, explicó que para realizar este videojuego se requirieron personas de todas las áreas: desde arqueólogos e historiadores hasta diseñadores e ilustradores.

“Tuvimos que encontrar un balance entre tener veracidad histórica y hechos mientras lo hacíamos divertido, emocionante y hasta un poco tierno. Hay un contexto histórico de los personajes, la comida, los objetos, y para eso tuvimos que hacer un storyline muy preciso”, explicó Coughenour.

La industria de los videojuegos es cada vez mayor y, en México, se encuentra posicionada como uno de los 10 mercados más importantes a nivel global, con 65.9 millones de jugadores mayores de seis años, de acuerdo con datos de The Competitive Intelligence Unit (CIU). Solo en este país, durante la primera mitad del 2022, la industria acumuló 16,928 millones de pesos en ingresos.

Pero, para hacer un videojuego no solo se necesitan programadores y expertos en tecnologías de la información; también se requiere de una buena narrativa, estética y, sobre todo, personas interesadas en jugarlo. Mientras más diversos sean los temas, más audiencia estará involucrada.

Aunque este es el primer videojuego de larga duración que Google Arts & Culture elabora, Coughenour menciona que, desde el lado educativo, aún falta mucho por hacer para crear videojuegos que puedan ser utilizados en los salones de clase o para la gente que quiera explorar nuevas culturas.

A su vez, complementa que uno de los resultados positivos que han visto en el videojuego es que hay una gran diversidad de personas interesadas en jugarlo; desde aficionados a la tecnología en general y gaming hasta profesores y personas que quieren empezar a jugar videojuegos.

Talento en México… ¿desperdiciado?

En México existen universidades especializadas en ciencias sociales y humanidades. Por ejemplo, la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), que es la escuela superior del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). Cuenta con las licenciaturas de antropología social y física, lingüística, etnología, historia, arqueología, entre otras. Sin embargo, durante 2020, solo se titularon 106 estudiantes de licenciatura y posgrado, de acuerdo con su informe anual de 2021.

Por su parte, el IMC O mencionó que, en 2021 “sociología y antropología” fue la novena carrera con mayor porcentaje de desempleo en México, por lo que la industria de los videojuegos podría representar una salida laboral para los egresados de estas disciplinas y cada vez se vuelve más necesario que se considere como una opción para tener nuevas narrativas en la industria.

Por ejemplo, el Laboratorio de Realidad Virtual y Aumentada del Centro Multimedia del Centro Nacional de las Artes (CENART), ofrece un curso gratuito llamado Leiva , cuya finalidad es fomentar el desarrollo de videojuegos innovadores que exploren las posibilidades en términos de narrativa, estética, mecánicas de juego y tecnología.

Por otro lado, universidades e instituciones educativas como el SAE Institut e, Video Game Academy , la Universidad Iberoamericana y hasta plataformas como Crehana y Domestika ofrecen cursos y diplomados que se pueden tomar para complementar la formación educativa y así ampliar las posibilidades laborales.

 
TechRoom
Suscríbete a nuestro newsletter de tecnología

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad