Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

La mexicana que ayudó a comprobar predicciones de Einstein

A pesar de la situación política que ahorita se está viviendo en el mundo, la ciencia está borrando fronteras geográficas para abrir las puertas a la colaboración: Sandra Bustamante.
Hacer historia.
Este hito para la ciencia confirma predicciones sobre los agujeros negros hechos por Albert Einstein en 1905 en la Teoría General de la Relatividad.

(Expansión) - Gracias a un esfuerzo internacional nuestro planeta se convirtió en un gigantesco telescopio que permitió capturar por primera vez un agujero negro. El protagonista de la imagen, dada a conocer el 10 de abril, está ubicado en el centro de Messier 87, una galaxia masiva que forma parte del cúmulo de galaxias de Virgo.

Para lograr esta fotografía se necesitó el poder de ocho radiotelescopios que generaron en conjunto una serie de datos en ondas de radio, los cuales se unieron posteriormente para formar la imagen.

Estos se encuentran en distintos y estratégicos puntos del planeta: en volcanes de Hawái y México, montañas de Arizona y España, así como en el Desierto de Atacama en Chile y en la Antártida.

En este proyecto, llamado Telescopio del Horizonte de Eventos (EHT) participaron más de 200 expertos, entre los cuales destaca la mexicana Sandra Bustamante.

Observar el pasado

A los nueve años Sandra asistió a un campamento con su grupo scout. Ahí pudo observar las estrellas y aprender a ubicarse con ayuda de las constelaciones. Pero un dato en específico fue el que hizo ‘despegar’ su pasión por la observación del espacio.

Publicidad

“Lo que más me marcó fue que me dijeran que, como las estrellas están tan lejos, la luz tarda mucho tiempo en llegarnos. Entonces realmente lo que vemos en el cielo es el pasado. Me explotó la cabeza”, recordó en entrevista con Tec Review.

A partir de ese momento, Sandra Bustamante no dejó de alimentar su hambre de conocimiento sobre el espacio. Inicio asistiendo a pláticas del departamento de astronomía de la Universidad de Sonora, donde creció.

“Los sábados en la mañana iba a las pláticas y en la tarde a los scouts. Me parecía muy interesante, aunque llamaba la atención que fuera la única niña de diez u once años entre adultos”, dijo. “Más adelante, cuando me tocó decidir qué quería estudiar, me decidí por astronomía, pero la carrera como tal no existía en México, así que hice una ingeniería en mecatrónica en el Tecnológico de Monterrey, campus Sonora Norte, egresando en 2012”.

Al concluir sus estudios superiores, la mexicana hizo su maestría en astrofísica, con una especialidad en instrumentación astronómica, esta vez en el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE), ubicado en San Andrés Cholula, en el estado de Puebla. Lo que no se imaginó en ese momento es que ese cambio de ciudad sería su primer paso hacia su participación en el EHT.

Más que suerte

Al empezar a trabajar en su tesis de maestría, Sandra eligió desarrollar un instrumento para el Gran Telescopio Milimétrico Alfonso Serrano (GTM), el cual se encuentra dentro del Parque Nacional Pico de Orizaba, también en el estado de Puebla.

Este evento coincidió con la incorporación del GTM al Telescopio del Horizonte de Eventos en 2015. Así, Bustamante se convirtió en parte del equipo de trabajo del Gran Telescopio Milimétrico y, por ende, del EHT.

Durante las observaciones de 2017 que dieron origen a la primera imagen de un agujero negro, la experta se encargó de los instrumentos y su funcionamiento, así como de guardar toda la información generada en Puebla para el Telescopio del Horizonte de Eventos en discos duros y en tiempo real. “Se estima que fueron alrededor de 350 terabytes por día por telescopio”, detalló.

“Es muy importante destacar que este proyecto y sus resultados no hubieran sido posibles sin el trabajo los 200 investigadores alrededor del mundo que participamos. Todos pusimos un poquito de nosotros mismos en esto y solo así fue como pudimos hacer historia”, subrayó Sandra Bustamante.

“A pesar de la situación política que ahorita se está viviendo en el mundo, la ciencia está borrando fronteras geográficas para abrir las puertas a la colaboración, pues sabemos que sólo así podemos seguir avanzando”, agregó.

Sandra se encuentra actualmente en Estados Unidos esperando respuesta a su aplicación para hacer un doctorado en la Universidad de Massachusetts. Mientras tanto, se dice emocionada y orgullosa de haber participado en este hito para la ciencia que, además, confirma predicciones sobre los agujeros negros hechos por Albert Einstein en 1905 en la Teoría General de la Relatividad.

Conoce más sobre esta historia en Tec Review. Da clic aquí .

¿Sabes cómo usar tu tiempo libre?
Recibe un correo semanal con lo que es tendencia en el entretenimiento y la cultura pop.

has quedado suscrito al newsletter

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad