Muere diseñador Yves Saint Laurent

Creó su propia casa de modas en la década de los sesentas, luego de ganar una demanda a Dior; se le conoce como el innovador del prét-a-porter femenino.
El francés, quien inició en el mundo de la moda en 1954, mur
PARIS (CNN) -

El rey de la moda, el francés Yves Saint Laurent, alabado por haber revolucionado la manera en que se visten las mujeres, murió el domingo a los 71 años por motivos que no fueron develados, aunque su salud atravesaba problemas en los últimos tiempos.

Saint Laurent, cuyas creaciones de alta costura le garantizaron un estatus artístico alrededor del mundo, gobernó en el mundo de la moda francesa desde que tenía 21 años gracias a diseños innovadores que lo convirtieron en un ícono cultural del siglo XX.

Saint Laurent, que llevaba una vida recluida, se retiró de la alta costura en el 2002 y las radios francesas dijeron que murió en su departamento en París.

"(Gabrielle) Chanel le dio la libertad a las mujeres. Yves Saint Laurent les dio poder", dijo a radio France Info Pierre Berge, amigo y socio comercial del diseñador, sin dar mayores detalles sobre las causas del deceso.

El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, elogió a Saint Laurent por su genio creativo. "Estaba convencido de que la belleza era un lujo que cada hombre y cada mujer necesita", señaló Sarkozy en un comunicado.

Saint Laurent fue reconocido por haber cambiado para siempre el vestuario de la mujer, y fue el primer diseñador en volver accesible para los grandes públicos las etiquetas lujosas de moda.

El modisto convirtió el traje sastre en una opción cotidiana, y al esmoquin en una opción elegante. Además popularizó las chaquetas safari y las botas altas y ajustadas, y logró que la alta sociedad aceptará la casi desnudez que proponían sus blusas.

Sus sacos de espaldas cuadradas se convirtieron en un clásico y simplificó la moda de noche, pasando del satén al crepé blanco liviano.

Hijo mayor de un rico industrial francés, Saint Laurent nació y creció en la entonces colonia francesa de Argelia, y desde temprano mostró su talento para el diseño confeccionando ropa para las muñecas de sus hermanas.

A los 17 ingresó en la escuela de modas de París, y su boceto para un traje de coctel ganó el primer premio en un concurso anual.

Bajo el ala de Christian Dior, el desgarbado Saint Laurent fue contratado por el creador del "New Look" y se convirtió en su jefe asistente. Tras la muerte de Dior en 1957, Saint Laurent pasó a ser el jefe de diseñadores de esa casa de modas y de a poco opacó la figura de su mentor.

Su éxito fue inmediato. Tras su primera colección, en la que presentó su copiada silueta "trapecio" -chaqueta ajustada y falda con vuelo-, el tímido joven de 21 años fue empujado al balcón de la casa Dior en la Avenue Montaigne y una multitud lo aclamó.

Saint Laurent dirigió Dior durante tres años, hasta que fue reclutado para cumplir el servicio militar durante la guerra de Argelia.

Para un joven tan sensible como Saint Laurent, cuya homosexualidad ya había convertido en una tortura sus años en la escuela, la vida militar fue una experiencia casi insoportable. Tuvo un colapso nervioso y pasó casi tres meses en un hospital.

Durante la convalecencia de Saint Laurent, Berge convenció a un empresario de que apoyara al joven diseñador para crear su propia casa de modas. Saint Laurent presentó su primera colección bajo su propio nombre en 1962.

El imperio "YSL" creció sin pausas y Saint Laurent mostró una capacidad instintiva para traducir el humor de las calles y convertirlo en alta moda.

Pero para fines de la década de 1980, las colecciones de Saint Laurent fueron ensombrecidas por sus problemas de salud. El diseñador sufrió graves depresiones y debió someterse a tratamiento para superar sus abusos con el alcohol.

Sus conocidos dicen que Saint Laurent, quien nunca leía los periódicos o escuchaba la radio, perdió cada vez más la noción de la realidad y sólo frecuentaba a un pequeño grupo de amigos.

En 1992, YSL -que fue el primer grupo de modas en salir a bolsa- fue absorbido por el laboratorio francés Sanofi, con Saint Laurent reteniendo el control creativo de la marca.

En 1999 fue comprado por el grupo Gucci, controlado a su vez por la francesa PPR.

Saint Laurent, que apareció pocas veces en público tras retirarse del negocio, recibió en el 2001 uno de los mayores honores franceses, Comandante de la Legión de Honor, de manos del entonces presidente Jacques Chirac.

"No debemos confundir nunca elegancia con esnobismo" es una de sus frases más famosas.

Ahora ve
No te pierdas