1979: Cantarell, el salvador de un país

El gobierno esperaba que el yacimiento petrolero aportara más de 37% de la producción del país; Cantarell generó sus primeros barriles de petróleo en junio de 1979, 8 años después de su hallazgo.
Alicia Ortiz, Anayantzin Romero y Catalina Díaz
JUNIO DE 1979 -

Rudesindo Cantarell Jiménez, pescador de Ciudad del Carmen, tiene 54 años. Él es la razón detrás de la exploración de crudo en las aguas someras del Golfo de México. Hace poco más de una década, en 1961, se percató de que una mancha de aceite de unos 100 metros flotaba en el mar.

"Anduvimos como a unos 30 metros de distancia del manchón y ahí fondeamos. Por la noche nos pusimos a pescar y volvimos a ver la mancha, que era como de 100 metros de largo. Cinco días después, ahora sí me llamó mucho la atención hasta que me acerqué. Vi una burbuja, luego otra y otra. Entonces les grité a los demás: ‘¡Vengan a ver esto, creo que es petróleo!'", recuerda.

Pero no estaba muy seguro de la importancia de su descubrimiento, así que guardó silencio por algunos años. En 1962, en México existían 10 plantas petroquímicas del Estado con capacidad para elaborar 453 toneladas de variados productos, y 20 empresas de petroquímica secundaria.

La idea del hallazgo no dejaba en paz a Cantarell. Diez años después de haber descubierto la mancha, un amigo petrolero logró que se animara a contar el caso a Pemex. En 1971 se presentó en la Superintendencia de Explotación en Coatzacoalcos, Veracruz.

Los técnicos de la empresa confirmaron la presencia de petróleo en el mar en el sitio indicado por Rudesindo (unos 70 km al norte de Ciudad del Carmen). Su recompensa fue que el yacimiento llevara su apellido. Luego de varios estudios geológicos, en 1974 se llevaron a cabo las perforaciones exploratorias que dieron como resultado la definición de las primeras estructuras petrolíferas.

Ocho años después de que Cantarell compartiera su hallazgo con Pemex, en junio de 1979, el yacimiento arrojó su primera producción comercial, que al principio era de 4,290 barriles diarios (bd) en promedio.

El gobierno estima que, durante la siguiente década, la enorme producción de Cantarell produzca cerca de un millón de bd y represente una participación en la producción total anual de México de 37%.

Cantarell es considerado el segundo campo gigante del mundo, sólo superado por el complejo Ghawar, en Arabia Saudita.

Ya han sido descubiertos progresivamente los campos submarinos de Chac, Akal, Nohoch y Kutz, que juntos suman una extensión aproximada de 15,500 km2, que forman parte del gigante yacimiento petrolero Cantarell.

Tanto el ex mandatario Luis Echeverría como el actual presidente, José López Portillo, tomaron la decisión de convertir Pemex en la empresa que, a través de las exportaciones, no sólo salvaría las finanzas del gobierno, sino que también se convertiría en la gran palanca del desarrollo y el motor del crecimiento económico. En 1974, México regresó a los mercados internacionales como un exportador neto de crudo.

Además, la empresa ha implementado un nuevo y ambicioso programa de perforaciones de desarrollo para intensificar principalmente la explotación de los depósitos de Reforma (Chiapas- Tabasco) y de los recién descubiertos en la plataforma continental de Campeche, como Cantarell.

Estos últimos son los más importantes para los propósitos del gobierno.

Con el complejo Cantarell, México busca experimentar nuevamente un auge petrolero como el que vivió muchos años atrás, cuando las compañías petroleras alcanzaron una producción récord en 1921, de 193 millones de barriles. Con ello, el país se posicionó como el segundo productor mundial.

En la entrevista, a bordo de su barco Centenario del Carmen, donde descubrió la mancha de petróleo, Rudesindo Cantarell Jiménez dice que quiere un empleo para él y sus dos hijos en Pemex, que les permita una mejor vida. Aunque piensa que terminará sus días en isla Aguada, en Campeche.

La vida antes de Cantarell

A partir de la expropiación petrolera en 1938 y hasta los 60, México tuvo una producción de hidrocarburos relativamente modesta, que cubría sólo el consumo interno del país.

¿Quieres más noticias como esta?
Mantente informado el acontecer político en México y el mundo

En 1938 se extrajo un promedio de 106,000 barriles diarios. Diez años más tarde, 163,000 barriles por día, y durante la década de los 60, la producción sumó 331,000 barriles diarios, en promedio, de acuerdo con cifras de Pemex.

Una tendencia de moderado crecimiento en la producción petrolera, con algunos altibajos, se mantuvo hasta principios de los 70. La demanda de petróleo tendió a crecer más rápido que la oferta, lo que llevó al país a convertirse en un importador neto del hidrocarburo a inicios de esta década.

Ahora ve
Kate del Castillo y otros famosos huyen de los incendios en California
No te pierdas
×