Val d'lsere, el hogar de los mejores esquiadores en Europa

El pueblo francés ha dado a varios de los mejores esquiadores y es un circuito importante dentro del deporte
Val d'Isère: La casa escondida de 'locos' del esquí
Val d'Isère: La casa escondida de 'locos' del esquí  Val d'Isère: La casa escondida de 'locos' del esquí  (Foto: )
Chris Murphy
Autor: Chris Murphy
(Reuters) -

Enterrado en los Alpes franceses, el pequeño pueblo montañoso del siglo XI Val d’lsere tiene un “no se qué” inconfundible que ha producido a algunos de los esquiadores más exitosos (y con espíritu salvaje) en la historia de las competencias.

Henri Oreiller, el “loco de las pendientes”, y Jean Claude-Killy (su sucesor impulsado por la velocidad) pasaron sus años de formación en sus pendientes.

Desde sus comienzos humildes como un resort de esquí en la década de 1930, se ha vuelto uno de los principales destinos alpinos del mundo, albergando más competencias importantes que cualquier otro lugar europeo. Los agricultores locales se mezclan con la élite adinerada que se queda en sus hoteles de cinco estrellas.

“No creo que Val d’lsere sea el lugar que es hoy sin Henri Oreiller y Jean Claude Killy”, dijo a CNN el escritor Yves Perret.

“Ser el resort de campeones es lo que te diferencia de muchos otros lugares. Una de las pistas aquí se llama pista Oreiller Killy. Los dos permanecen aquí. Siempre serán parte de Val d’lsere”.

Oreiller fue su hombre de espectáculos residente en la década de 1940; un adicto a la adrenalina que hizo honor a su apellido, y se llevó las primeras medallas de oro olímpicas de esquí cuando el deporte fue presentado en los Juegos de Invierno de 1948.

Fue famoso por despedazar imprudentemente los baches en las pendientes, balanceándose en el aire. Cuando la emoción de esquiar no fue suficiente, se cambió a las carreras de motor; y murió detrás del volante de un Ferrari en 1962, a la edad de 36 años.

Nacido en París, Francia, Oreiller tiene un altar en el pueblo que llamó hogar, junto al de su esposa. “Oreiller es el hombre que inspiró a muchos niños en Val d’lsere a intentar volverse campeones de esquí en el periodo después de la guerra”, dijo Perret, autor del libro sobre uno de los eventos más famosos de Val d’lsere.

“Era un chico divertido que amaba tocar el acordeón y amaba la velocidad. Tenía una manera arriesgada de esquiar, tomaba todos los riesgos, todos los que lo veían decían que era un esquiador sorprendente”.

Killy tomó su liderazgo a partir de Oreiller, y fue parte de un grupo de niños que desesperadamente intentó mantener el ritmo con el “loco” de Val d’lsere mientras entrenaba en las pendientes.

Pasó a emular el triplete de oro de Oreiller, en los Olímpicos de Invierno de Grenoble en 1968, y su búsqueda de velocidad y gloria lo vieron completar una carrera de entrenamiento con una pierna, según la leyenda, ya que se rompió la otra en su camino a la meta.

“Killy era diferente. Era el hombre que siempre pensaba en ser el mejor y hacer más entrenamiento que cualquier otro”, dijo Perret. “Pensaba, y aún piensa, en lo que se puede hacer para mejorar las cosas”.

Tras asegurar cinco títulos importantes, Killy dejó de esquiar a los 24 años. También acudió al automovilismo, compitiendo en el rally de París a Dakar, antes de que saliera de su retiro durante una temporada, ganando el tour profesional de esquí de Estados Unidos en 1973.

Ahora, con 69 años, aún está vinculado a Val d’lsere y fue parte del comité que ayudó a organizar el Campeonato Mundial de Esquí Alpino 2009.

Las personas de Val d’lsere no se limitan a estrellas masculinas; las hermanas Goitschel, Marielle y Christine, también fueron grandes nombres durante la década de 1960.

Ambas se llevaron una medalla de oro en los Olímpicos de Invierno 1964 en Innsbruck, aunque Marielle ganó otros siete títulos en varios eventos de campeonato mundiales.

Durante un tiempo, fueron consideradas las mejores esquiadoras en el mundo y mejoraron la reputación de su pueblo.

Aliada a las personalidades de Val d’lsere está una carrera famosa en todo el mundo que toma ventaja de la altitud del resort de 1,850 metros y nieve abundante a principio de la temporada. Resultó ser un golpe maestro de sincronización.

Val d’lsere lanzó la “Criterium de la 1ere Neige” (“Competencias de la primera nevada”) en diciembre de 1955, un mes completo antes de que empezara la temporada regular de esquí. El evento de este año, que presentó carreras de hombres y mujeres del 7 al 15 de diciembre, fue la entrega número 57.

La temporada de la Copa del Mundo 2013 comenzó oficialmente en Austria en octubre antes de mudarse a Norteamérica, pero la parte tradicionalmente europea comienza en Val d’lsere antes de alcanzar el punto máximo en Suiza en marzo.

“La gran ventaja de las competencias es que es el primer evento en Europa”, dijo Perret, quien escribió un libro que marca su aniversario número 50.

“Es una presión diferente para los atletas que vienen de Norteamérica. Hay 20 o 30 carreras en la temporada pero las Val d’lsere, como Itteville o Wengen, son especiales.

“Es un poco diferente a ganar en otros lugares. Como en el tenis si ganas Wimbledon o Roland Garros, es más importante que ganar en otro torneo regular. Todos los grandes esquiadores de los últimos 50 años han ganado en Val d’lsere”.

El aura especial que distingue a Val d’lsere de sus muchos competidores se relaciona directamente con sus raíces humildes.

Un solo camino peligroso es lo que solía conectar a la villa, escondida cerca de la frontera con Italia, con la ciudad más cercana a 30.5 kilómetros donde sus habitantes solían emigrar para vender sus quesos azules.

“El pueblo más el resort de esquí se combinan para crear esa atmósfera especial”, dijo la funcionaria de turismo de Val d’lsere, Jane Jacquemod, cuya hija Ingrid compitió en los Olímpicos de Invierno de 2002 y 2006.

Ahora ve
No te pierdas