¿Existe una inversión segura que ofrezca un rendimiento de 7% anual?

A medida que el retiro se acerca, buscamos inversiones seguras con altos rendimientos. Sin embargo, lo más probable es encontrar retornos del 1% o menos.
es complicado encontrar rendimientos altos sin riesgo para el principal.
Una vez jubilado  es complicado encontrar rendimientos altos sin riesgo para el principal.  (Foto: iStock)
Por: WALTER UPDEGRAVE
NUEVA YORK (CNNMoney) -

¿Es posible encontrar una inversión segura que ofrezca un rendimiento anual de 5% a 7% en el retiro? La respuesta corta es no, si por 'segura' entiendes una inversión que ofrezca el retorno que buscas sin someter tu principal a la posibilidad de pérdida.

De hecho, se puede decir que no encontrarás hoy ninguna inversión que dé un retorno anual de 5% a 7% que puedas describir de manera realista como 'segura'.

Para confirmar lo anterior, basta con ver el tipo de inversiones que proporcionan la mayor protección del principal: cuentas del mercado monetario protegidas por la FDIC, cuentas de ahorros y certificados de depósito de corto plazo. Incluso, si te das una vuelta por allí buscando las cuentas que más pagan, muy probablemente te topes con rendimientos anuales de 1% o menos.

Tal vez obtengas un poco más, un 1.5%, si eliges una de esas cuentas de cheques de alto rendimiento que te exigen hacer varias cosas extra (como un cierto número de transacciones por mes) y a menudo limitan la cantidad sobre la que pagarán la tasa más alta a 25,000 dólares o menos.

O podrías conseguir un 2% si pones tu dinero en un certificado de depósito a más largo plazo (aunque, como alerta la Financial Industry Regulatory Authority, o Autoridad Reguladora de la Industria Financiera, debes tener cuidado de las promesas de un CD de alto rendimiento que en realidad puede estar diseñado como anzuelo para atraerte a otras inversiones.)

Pero eso es lo máximo que obtendrás, a menos que te adentres en el turbio mundo de los préstamos privados garantizados, los pagarés e inversiones similares, que a veces se promocionan como una forma de obtener un retorno seguro pero atractivo, en el actual reino de las tasas de interés bajas y el bajo rendimiento. Pero no aconsejo usar ese tipo de vehículos como un medio para obtener un rendimiento extra por el dinero que de otro modo tendrías en cuentas de ahorro, certificados de depósito o cuentas del mercado monetario, ya que simplemente no proporcionan el mismo nivel de seguridad.

Y aunque las acciones y los fondos que reparten dividendos sin duda pueden jugar un legítimo papel como una inversión a largo plazo en una cartera de jubilación diversificada, tampoco proporcionan la misma seguridad para el principal que los equivalentes de efectivo, a pesar de las muchas historias que uno lea sobre acciones 'seguras' de alto rendimiento.

Lee: Ahorra para el futuro y benefíciate en el presente

Al final del día, las acciones que pagan dividendos son acciones y, por lo tanto, están sujetas a los altibajos del mercado bursátil. Prueba de ello es que muchos pagadores de dividendos vieron caer el precio de su acción (con desplomes del 20% a más del 60%) durante la crisis financiera.

La realidad es que mientras mayor seguridad del principal ofrezca una inversión, menor será su rendimiento. Y cuanto mayor sea su rendimiento o rentabilidad potencial, será más volátil y menos segura, incluso si el riesgo no siempre es evidente. Así es como funciona el mundo de las inversiones. Y si alguien te dice que existe una forma astuta o secreta de sortear este principio fundamental, ponte en guardia de inmediato, pues tiene que haber alguna desventaja, y un mayor riesgo.

¿Significa esto que debes resignarte y poner todos tus ahorros del retiro en inversiones de bajo rendimiento pero seguras y cruzar los dedos para que las tasas de interés suban con el tiempo? No, en absoluto.


Si has ahorrado diligentemente a lo largo de tu vida laboral y ahora quieres echar mano de tus ahorros para retirar dinero que complemente lo que recibas de la Seguridad Social o de alguna pensión, no es necesario que mantengas todo tu dinero en inversiones seguras.

Claro, querrás tener parte de tu dinero en un lugar donde no tengas que preocuparte por la pérdida del principal, una reserva que puedas usar en caso de emergencias y que te dé efectivo para cubrir los gastos en los que incurras hoy y en un futuro próximo.

Pero no es necesario que tengas, de manera permanente, acceso inmediato a la totalidad de tus ahorros y tampoco tienes que proteger cada centavo de tu dinero cada hora de cada día. Puedes permitirte el lujo de dejar que el valor de algunos de tus ahorros fluctúe un poco a cambio de un mayor retorno a largo plazo.

Eso, a su vez, permitirá que te sirvas de tus ahorros para tener más dinero en efectivo que lo que tendrías si te limitaras únicamente a inversiones seguras de bajo rendimiento y te permitirá mantener mejor tu nivel de vida a lo largo de la jubilación.

En otras palabras, tu objetivo no debería ser mantener todos tus ahorros “seguros” todo el tiempo. Tu objetivo debería ser proteger una parte de los reveses del mercado, y luego invertir el resto en una forma que equilibre la seguridad y el rendimiento, de manera que tus ahorros puedan mantenerte durante un largo retiro.

¿Y cómo lograr ese objetivo?

En primer lugar, apartas una porción de tus ahorros en una reserva de dinero en efectivo o una cuenta de emergencia. Aquí es donde te limitas a los equivalentes de efectivo o inversiones seguras que proporcionan el más alto nivel de protección del principal. No hay una cantidad fija para esa porción, pero por lo general querrás suficiente efectivo para financiar tus gastos diarios más allá de los cubiertos por la Seguridad Social y las pensiones durante los próximos uno a tres años.

Lee: ¿Es buen momento para poner ahorros del retiro en acciones?

Digamos, por ejemplo, que necesitas 50,000 dólares al año para cubrir tus gastos básicos una vez jubilado, y recibes 20,000 dólares anuales de la Seguridad Social, entonces querrías tener entre 30,000 y 90,000 dólares en esa cuenta de reserva de efectivo, más cualquier cantidad que desees apartar para situaciones de emergencia y gastos más gravosos anticipados (tal vez reemplazar tu auto o reformar la casa) que surgirán en los próximos años.

Luego invertirías el resto de tus ahorros en una cartera diversificada de acciones y bonos (o, más probablemente, fondos de acciones y de bonos, preferiblemente fondos indexados de bajo costo) desde la cual repondrías periódicamente tu cuenta de reserva/emergencia de efectivo.

Aquí la cuestión clave es establecer una combinación de acciones y bonos que te convenga, es decir, suficientes acciones -que proporcionen un cierto potencial de crecimiento para que puedas mantener tu nivel de vida- pero también suficientes bonos -para que no entres en pánico cada vez que el mercado de valores caiga en picado-.

No hay una combinación de acciones y bonos que aplique para todo el mundo. Pero a la mayoría de los jubilados les suele funcionar una mezcla en el rango de 30% acciones-70% bonos y 60% acciones-40% bonos.

Responder un cuestionario de tolerancia al riesgo puede darte una idea de la combinación adecuada para ti, aunque siempre puedes decidir invertir de manera más agresiva o conservadora. Por ejemplo, si tus ahorros son muy grandes y hay pocas posibilidades de que los agotes, por lo que estás también invirtiendo para tus herederos, podrías querer inclinar la balanza un poco más hacia las acciones.

Por el contrario, si puedes financiar fácilmente tus gastos básicos asumiendo un menor riesgo del que puedes tolerar, entonces es posible que desees invertir de manera más conservadora, aunque sea sólo para tener una jubilación sin sobresaltos.

Buscar inversiones seguras con tasas de rendimiento que simplemente no son alcanzables no es una estrategia de inversión viable. Así que te aconsejo que abandones esa inútil, y posiblemente peligrosa, búsqueda.

En su lugar, céntrate en crear un plan más razonable y completo siguiendo las pautas que he descrito, que combine seguridad y potencial de crecimiento para generar rendimientos realistas en un nivel de riesgo que toleres sin dejar de disfrutar tu jubilación.

Ahora ve
Función Pública determinará quiénes fueron los responsables del socavón
No te pierdas
×