Cuídate de las estafas telefónicas

En Estados Unidos aumenta este tipo de engaños a personas mayores, una forma de robo que también se produce en México.
Los fraudes telefónicos o por internet son comunes y difíciles de rastrear.
Engañados.  Los fraudes telefónicos o por internet son comunes y difíciles de rastrear.  (Foto: iStock)
Por: Katie Lobosco
NUEVA YORK -

John Gutz entró en un Sam's Club para comprar 10,000 dólares en tarjetas de regalo. Planeaba llevarlas a casa y luego pasarle por teléfono los números de las tarjetas a un hombre que afirmaba haber transferido accidentalmente 10,000 dólares a la cuenta bancaria de Gutz. El hombre le rogó que le devolviera el dinero lo más rápido posible, y sugirió el esquema de las tarjetas de regalo como una solución fácil.

Gutz, de 83 años, estaba convencido de que el hombre podía perder su empleo y quería ayudarlo. Incluso elevó su límite de crédito para comprar las tarjetas y devolver el dinero rápidamente. Afortunadamente, su hija Julia llamó ese día antes de que él entregara la información de la tarjeta.

Recomendamos: El cambio demográfico, un foco para el retiro

"Le dije: 'Papá, esto es una estafa'. Y él dijo: "No, Julia, no lo es. Tengo que ayudar a este hombre", contó a CNNMoney. No era la primera vez que Gutz había sido víctima de un engaño. Los estafadores comenzaron a llamarle poco después de que su esposa falleciera. Al principio, afirmaron que su computadora tenía un virus y lo arreglarían por 500 dólares. Fueron persistentes, a veces el teléfono sonaba varias veces en una hora, y Gutz finalmente cedió ante la presión.

"Ellos sabían que mamá murió y sacaron provecho de eso, le preguntaron a papá si quería perder el acceso a correos electrónicos, fotos y recuerdos o ser una carga para su familia", explicó Julia. Entregó su número de tarjeta de crédito y un enlace que clicó en un correo electrónico enviado por los estafadores les dio acceso a su computadora.

Las estafas financieras no son nuevas y en México son muy habituales. Pero a medida que envejece la generación de baby boomers, más jubilados se están convirtiendo en objetivos. "El abuso financiero de los ancianos se está volviendo más común y, desafortunadamente, también parece ser mayor de lo que pensábamos en alcance e impacto", señaló Walter White, presidente y CEO de la aseguradora Allianz Life.

Alrededor del 37% de las personas encuestadas recientemente por la compañía de seguros dijo que los adultos mayores bajo su cuidado habían perdido dinero debido a los abusos financieros. Perdieron 36,000 dólares en promedio. Incluso si la tasa de incidencia permanece igual, veremos más personas mayores estafadas conforme la población de más de 65 años siga creciendo, dijo White.

Al final, los estafadores acordaron devolver a Gutz los 500 dólares por la estafa del virus informático, pero le pidieron su número de cuenta bancaria para transferirle el dinero. Luego utilizaron eso para obtener un anticipo de su tarjeta de crédito y hacer la transferencia "accidental" de 10,000 dólares en su cuenta.

Julia convenció a su padre de que esto también era una estafa. Él pudo devolver las tarjetas, pero todavía está en trámite la compensación de los cargos asociados con el adelanto de la tarjeta de crédito. Tiró la computadora a la que los estafadores tuvieron acceso y compró una nueva.

"Es un hombre inteligente y sabía cómo funcionaban estos tipos de estafas, pero los estafadores lo desgastaron y se aprovecharon de su miedo a perder independencia", dijo Julia.

No se trata sólo de perder dinero. Estas estafas consumen el tiempo y son estresantes para las personas mayores que las sufren. A Gutz lo persiguieron con llamadas telefónicas y correos electrónicos por dos años. Él y su hija llegaron a pasar cuatro horas al teléfono con su banco, y resolverlo todo requirió de visitas a la sucursal, mucho papeleo y actualizar la información de la cuenta y las contraseñas.

Notificaron a la policía local y al FBI, pero nadie fue arrestado. A menudo es difícil rastrear a los perpetradores de estafas de telemarketing. En este caso, los defraudadores llamaron a Gutz desde diferentes números de teléfono de todo el país.

Julia está decidida a ayudar a otras personas a través de su experiencia y es voluntaria del programa Safeguarding Our Seniors de Allianz. Entrenan a voluntarios para que visiten las comunidades de personas mayores y los concienticen sobre las estafas financieras.

Lee: Lo que México debe de aprender de Chile en materia de pensiones

Es muy frecuente que un estafador ofrezca ayuda informática, como hicieron con Gutz, así como reparaciones caseras. Otras estafas típicas te dicen que ganaste la lotería o un sorteo, te piden una donación para una organización benéfica o te presentan esquemas de inversión demasiado buenos para ser verdad. CNNMoney destapó al artífice de una masiva estafa de correo electrónico que funcionó durante décadas en varios continentes.

El mayor consejo de Julia es prepararse para un incidente como este antes de que suceda, e incluso sugiere ejecutar un "simulacro". De esta forma, sabrás qué nombres de usuario, contraseñas y otra información de seguridad necesitarás y a quién llamar en caso de que hackeen tu cuenta bancaria o el número de tarjeta de crédito caiga en manos equivocadas.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe los mejores tips para tu ahorro, gasto e inversión.

El obstáculo que tuvo Julia durante el incidente fue que no tenía acceso a todas las cuentas de su padre. Eso significaba que el banco no la ayudaría por teléfono y que ambos tenían que presentarse en persona.

Aunque las estafas de extraños son frecuentes, cerca de la mitad del abuso financiero contra adultos mayores podría ser cometido por miembros de la familia o amigos cercanos, según Allianz. Estos tipos de incidentes no se denuncian y son complicados. Pero podría ser útil que las personas mayores tengan más de una persona en su "círculo de confianza", con quien pueden hablar sobre su situación financiera, dijo White.

Ahora ve
Algunas empresas 'hicieron su agosto' por el eclipse, pero también hay pérdidas
No te pierdas
×