Fuga de cerebros: la otra tragedia de Grecia

Más de 350,000 griegos emigraron en tres años, 77% eran jóvenes entre 20 a 39 años; la mayoría de las personas que salen del país tienen un título profesional.
grecia escultura bandera  (Foto: Getty)
Ivana Kottasova
ATENAS (CNNMoney) -

Para muchos jóvenes griegos dejar su patria es la única opción.

Yannis Pagonas lo sabe demasiado bien. Muchos —demasiados, dijo— de sus amigos cercanos y familiares han dejado a Grecia en los últimos años.

“Vivir en el extranjero por el momento es mejor, las personas tienen un mejor nivel de vida, salarios más altos, más seguridad”.

Más de 350,000 griegos o 3% de la población, emigró entre 2010 y 2013, según datos oficiales. Casi 270,000 de ellos eran jóvenes de entre 20 y 39 años.

Sin una solución a la crisis de deuda del país, esa fuga de cerebros podría dificultar que el país se recupere de años de recesión.

Pagonas, un abogado de 32 años de edad, habla perfecto inglés y tiene una maestría de la Universidad de Berkeley.

“Pienso en irme a menudo, todas estas decepciones cotidianas me hacen pensar que podría ser mejor buscar vías alternativas”, dijo, en referencia a la crisis del país y al torpe manejo del Gobierno griego de las negociaciones en Europa.

Los que se van a menudo tienen una cosa en común. Son profesionales altamente calificados: médicos, académicos, empresarios.

“Las personas que deciden irse son personas de alto rango, con buena educación y talento”, dijo Pagonas.

La fuga de cerebros es dolorosa y costosa. La educación universitaria es gratuita en Grecia, por lo que aquellos que se van después de graduarse se llevan esa inversión con ellos. Los países en los que encuentran trabajo se benefician de sus impuestos.

Pero no hay mucho más que hacer. Con el desempleo juvenil en más del 50%, los jóvenes están luchando por conseguir cualquier trabajo, mucho menos uno en su área de interés. Atenas está llena de asistentes, camareras y guías turísticas con títulos en Administración de Empresas, Física y otras disciplinas.

“Hablo tres idiomas y tengo un título en Economía. Vender bolsos para mujer no era mi sueño”, dijo Stefanos Zouridakis, quien trabaja en la tienda de su familia. “Pero tenemos que sobrevivir de alguna manera”, dijo.

Nickolas Papadatos tiene solo 16 años, pero incluso él está pensando en irse al extranjero. Planea ir a la universidad, y quisiera pasar algún tiempo estudiando en el extranjero.

No sabe si regresaría o no, pero es muy consciente de la cruda realidad que enfrentan muchos jóvenes.

“Si me quedo en Grecia, esperaría conseguir un trabajo, pero es muy difícil”, dijo. “Creo que tal vez recibiré muy poca paga, como la mayoría de la gente”, dijo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La profesión de Pagonas lo mantiene en Grecia por ahora: es difícil ejercer la abogacía en un país extranjero. Pero se está acostumbrando a ver a amigos y familiares mudarse al extranjero para perseguir mejores opciones.

“Nos mantenemos en contacto, y a menudo vienen a Grecia en las vacaciones”, dijo. “Los extraño, pero no quiero que vuelvan; por su propio bien”, agregó Pagonas.

Ahora ve
Los jóvenes están durmiendo menos y estas son las razones
No te pierdas
×