Gianni Infantino es el nuevo presidente de la FIFA

El nuevo presidente tendrá como misión restaurar la imagen y la credibilidad del organismo; en el congreso se aprobaron reformas que buscan mejorar la transparencia de la federación.
En el congreso de la FIFA se aprobó un paquete de reformas que busca mejorar la transparencia y su forma de gobierno. /
Gianni Infantino  En el congreso de la FIFA se aprobó un paquete de reformas que busca mejorar la transparencia y su forma de gobierno. /  (Foto: Notimex)
(CNNExpansión) -

Gianni Infantino se convirtió este viernes en el nuevo presidente de la FIFA con 115 votos a su favor.

La votación para suceder a Joseph Blatter se realizó en Zúrich con la participación de 207 federaciones, de las 209, autorizadas a participar en el escrutinio en el que lucharon cuatro candidatos.

La elección a la presidencia se fue a una segunda vuelta, después de que ninguno de los cuatro candidatos obtuviera dos tercios de los votos en la primera ronda, terminando Gianni Infantino con 88, el jeque Salman 85, el príncipe Ali 27 y Jerome Champagne 7. El sudafricano Tokyo Sexwale se retiró justo antes del escrutinio.

Con 207 federaciones votantes, hacían falta 138 para que el nuevo presidente fuera elegido en la primera ronda y 104 (la mayoría simple) para el caso de la segunda vuelta. 

Las federaciones de Indonesia y Kuwait, suspendidas, no participaron.

La votación comenzó por orden alfabético por Albania y Argelia.

El nuevo presidente tendrá como misión restaurar la imagen y la credibilidad de la FIFA, sumida en la peor crisis de su historia, sobre un fondo de corrupción a gran escala.

 

Reformas aprobadas

Uno de los platos fuertes del día era la aprobación del paquete de reformas en las que venía trabajando la FIFA en los últimos meses, para mejorar la transparencia y reformar su forma de gobierno.

Los nuevos estatutos fueron aprobados con 179 votos a favor, 22 en contra y 6 abstenciones.

Esas reformas apuntan a:

  • Limitación a tres mandatos de cuatro años, 12 años como máximo, para el presidente de la FIFA y todos los otros altos responsables (miembros del Consejo de la FIFA de nueva creación, de la Comisión de Auditoría y Conformidad y de los órganos jurisdiccionales).
  • Separación de las funciones políticas y de dirección. Por una parte, el Consejo de la FIFA, que reemplaza al actual Comité Ejecutivo, estará encargado de definir la estrategia de la FIFA. Por otra parte, el secretario general ejecutará las decisiones del Consejo. Todo ello con el objetivo de evitar los conflictos de intereses.
  • Elección de los miembros del Consejo de la FIFA por las federaciones después de "controles de integridad reforzados" por parte de una Comisión de Control, igualmente creada para la ocasión. El número de miembros del Consejo se elevará a 36 (por 24 del actual Comité Ejecutivo).
  • Publicación de los ingresos del presidente de la FIFA y de todos los demás altos responsables (miembros del Consejo de la FIFA, de la Comisión de Auditoría y Conformidad y de las órganos jurisdiccionales).
  • Reducción del número de comisiones de 26 a 9, pero creación de una comisión que reúne a los colaboradores (representantes de los clubes, de los jugadores, de las ligas, etcétera).
  • Refuerzo de la presencia de las mujeres en los órganos de gobierno, con al menos una mujer elegida en el Consejo por cada confederación.

 

La crisis

La tormenta en la FIFA empezó de golpe el 27 de mayo de 2015, a primera hora de la mañana en Suiza, cuando la policía helvética entró en el lujoso hotel Baur au Lac de Zúrich para detener a siete dirigentes del fútbol, a pedido de la justicia estadounidense.

Una operación inédita en la cúpula del futbol, esencialmente latinoamericano, por corrupción. En total, 39 personas y dos empresas están actualmente imputadas.

Todo ello sumió a la FIFA en una crisis sin precedentes y el secretario general interino de la organización, Markus Kattner, explicó en el Congreso que la Federación tiene "un retraso de 550 millones de dólares" (500 millones de euros) sobre sus objetivos financieros de aquí a 2018.

Gigantes derribados

En esta crisis, varias cabezas ilustres han rodado por las alfombras de la Federación Internacional.

Joseph Blatter, presidente dimisionario de la FIFA, y Michel Platini, este último presidente de la UEFA y considerado el favorito para las elecciones presidenciales de la FIFA, fueron suspendidos seis años de toda actividad en el fútbol. Jérôme Valcke, número 2 de la FIFA desde 2007 fue despedido y suspendido 12 años.

La elección de un nuevo presidente supone una oportunidad de oro para terminar con nueve meses de pesadilla.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"No sólo votan a un nuevo presidente, sino que van a decidir el futuro del fútbol. Tienen la gran oportunidad de pasar la página", dijo a los asistentes al Congreso el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach.

Con información de AFP

Ahora ve
“Hay culpa de ambas partes”, dice Trump y se va contra directivos y medios
No te pierdas
×