Brasil se hunde y México emerge, ¿qué pasa con sus economías?

Estos países líderes en América Latina viven escenarios muy distintos actualmente. Brasil atraviesa una recesión y México muestra señales de crecimiento.
Contrario a Brasil, México tiene una economía más diversificada.
Diferencias  Contrario a Brasil, México tiene una economía más diversificada.  (Foto: CNNMoney)
Por: Patrick Gillespie
(Reuters) -

Es la historia de dos economías de los dos países más grandes de América Latina.

Brasil atraviesa una crisis política y una severa recesión. Su presidenta, Dilma Rousseff, podría ser sometida a un juicio político este año y la deuda del país fue rebajada a la categoría de “basura”.

En cambio México crece y vive una relativa estabilidad política, además de que su deuda fue recalificada en 2014.

“En este momento, México y Brasil son muy diferentes, como el día y la noche”, dice el jefe de investigaciones económicas de América Latina de Goldman Sachs, Alberto Ramos.

Esas divergencias se pusieron de manifiesto este viernes, cuando las autoridades de Brasil anunciaron que la tasa de desempleo alcanzó casi el 11% en los tres primeros meses del año, muy por encima del 8% de hace un año.

La tasa de desempleo en México en marzo (el dato más reciente) fue de 3.7%, según cifras originales, y de 4.2% con datos desestacionalizados, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El dato para el primer trimestre del año aún no se publica.

La economía de México creció 2.7% entre enero y marzo en comparación con el año anterior, según datos originales y preliminares publicados hoy por el INEGI. El dato es incluso mejor de lo que esperaban economistas.

Con cifras desestacionalizadas —después de quitar factores como festividades o el que algunos meses tienes más días; es decir elementos que dificultan hacer un diagnóstico correcto—, la economía mexicana avanzó 2.9%.

No es un crecimiento estelar, pero es mucho mejor que el de la economía de Brasil, que se contrajo 3.8% en 2015 y su banco central estima que el PIB se contraerá 3.5% este año.

Expertos dicen que esta divergencia entre ambos países es fruto de dos estrategias muy diferentes: políticas populistas con una gran cantidad de gasto público frente a reformas económicas, recortes de gastos y una economía diversa.

Rousseff y su predecesor, Luiz Inácio Lula da Silva, aumentaron considerablemente el gasto público desde 2002 para sacar de la pobreza a millones de brasileños. Para 2010, sus políticas populistas llevaron a ambos líderes a la victoria electoral y a una gran popularidad.

Fue una estrategia viable en la década del 2000 porque América Latina se benefició de un auge en los precios de las materias primas y la demanda aparentemente insaciable de China.

La dependencia brasileña de China aumentó notablemente durante los gobiernos de Lula y Rousseff. En 2003, las exportaciones de Brasil a China alcanzaron un valor de 4,000 millones de dólares. Para 2013, la cifra se disparó a 46,000 millones, según datos del Fondo Monetario Internacional.

La desaceleración de China es una mala noticia para Brasil. El valor de las exportaciones ha disminuido en los últimos dos años, junto con las perspectivas de crecimiento de Brasil. Pero ni siquiera con estas malas perspectivas económicas Rousseff ha dado su brazo a torcer y se ha negado a apretar el cinturón y reducir el gasto público.

Además del aumento del desempleo, la confianza del consumidor se ha desplomado y el aumento de la inflación alcanzó casi doble dígito el mes pasado. Gran parte de la crisis política de Brasil proviene de la recesión y el escándalo de sobornos masivos en el seno de la petrolera estatal Petrobras, que salpica a empresarios y políticos del país.

“Cuando los precios de las materias primas estaban en auge, Brasil no se diversificó (... ), México tiene una economía más diversificada", sostiene el jefe global de estrategia cambiaria de Brown Brothers Harriman, Marc Chandler.

En febrero, las autoridades mexicanas anunciaron un recorte a los costos de la petrolera Pemex, y esperan ofrecer más de sus campos petroleros a la explotación por parte de inversores extranjeros privados.

Contrario a Brasil, la economía de México no es tan dependiente de las materias primas como el petróleo.

México cuenta con un sector manufacturero sólido, algo que se ha ganado el escrutinio de candidatos presidenciales estadounidenses, como Bernie Sanders y Donald Trump. El destino económico de México está más ligado a Estados Unidos que a China debido a los fuertes lazos comerciales que tienen.

Esto no quiere decir que México no tenga problemas. Al igual que muchos países en desarrollo, el crecimiento del país ha disminuido en los últimos años en medio de la recesión económica mundial. En los últimos meses sus exportaciones del sector manufacturero y del petróleo han disminuido.

El presidente Enrique Peña Nieto también enfrenta una ola de críticas a raíz del informe sobre la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, Guerrero, y que se cree fueron asesinados.

El informe, publicado el domingo pasado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, criticó al gobierno federal por su falta de cooperación durante la investigación. Además, la popularidad de Peña Nieto ha caído en los últimos meses.

Una reciente explosión en una planta química operada por la firma Mexichem en sociedad con Pemex dejó 32 muertos, y suscitó dudas en torno a la seguridad de las instalaciones gestionadas por el gobierno.

A pesar de las tragedias, México es actualmente un país mucho más estable que Brasil, según los expertos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Hay una gran diferencia entre los dos", asegura Chandler.

Con información de Expansión.mx

Ahora ve
El futuro del déficit en la región con la renegociación del TLCAN
No te pierdas
×