¿Por qué los líderes de negocios republicanos pueden apoyar a Donald Trump?

Algunos CEO creen que el aspirante presidencial de EU se comportaría de manera diferente una vez en el cargo, o que Clinton sería peor para sus balances generales.
Algunos empresarios no están dispuestos a interponerse en el camino de Trump por temor a represalias.
Dos versiones  Algunos empresarios no están dispuestos a interponerse en el camino de Trump por temor a represalias.  (Foto: AFP)
Por: CRISTINA ALESCI
NUEVA YORK (CNNMoney) -

Donald Trump no suena como un amigo de las grandes empresas, y mucho menos de Wall Street.

Antagoniza con socios comerciales desde hace mucho. Su retórica antiinmigración también lo confronta con muchos miembros de la alta dirección.

Él apoya los recortes masivos de impuestos y la flexibilización de las regulaciones, lo cual adoran las empresas. Pero se niega a comprometerse con los recortes de gastos, por lo cual sus planes inflarían la deuda. Y es veloz para atacar a las empresas estadounidenses que mudan empleos al extranjero.

Sin embargo, muchos líderes de negocios republicanos podrían llegar a apoyar a Trump por una de varias razones.

Creen que Trump se comportaría de manera diferente una vez en el cargo, o que la alternativa, Hillary Clinton, sería peor para sus balances generales.

Algunos no están dispuestos a interponerse en su camino por temor a represalias, aunque en lugar de proporcionarle respaldo o apoyo, planean dirigir su influencia y dólares a proteger el control republicano en el Congreso.

El multimillonario inversor inmobiliario Tom Barrack no encaja en ninguna de esas categorías. Él es parte de un pequeño grupo de ejecutivos que han apoyado apasionadamente a Trump durante meses. Barrack presentó al candidato con su nuevo asesor Paul Manafort.

“Por supuesto que es bueno para los negocios”, dijo Barrack.

Es posible que los presidentes ejecutivos de Ford y Carrier estén en desacuerdo con la declaración de Barrack. Trump llama a la automotriz “una absoluta vergüenza” por su inversión en México, y ha llamado reiteradamente a Carrier a cerrar sus producciones estadounidenses.

LEE: FORD INVERTIRÁ 1,600 MILLONES DE DÓLARES PARA UNA PLANTA EN MÉXICO

Barrack dice que los ataques de Trump contra las empresas estadounidenses se derivan de su genuina simpatía por el “hombre promedio”. Las empresas estadounidenses terminarán por aprobar y respaldar a Trump, predice Barrack.

Eric Cantor, el exlíder de la Cámara de Representantes, quien ahora trabaja para el banco de inversión especializado Moelis, había apoyado a Jeb Bush. Cuando se le preguntó si apoyaría a Trump, Cantor dijo que apoyaría a cualquiera que termine siendo el candidato republicano.

“Mira, creo que tenemos una oportunidad con Donald Trump. Él claramente proviene del mundo de los negocios”, dijo Cantor. “Con Hilary Clinton sabes cuáles serán sus políticas”.

Cantor prevé que Clinton continuará lo que él describe como medidas enérgicas regulatorias de Barack Obama contra las grandes empresas. “No quiero ver otros cuatro años de eso”, dijo.

Sin embargo, Cantor dice que las burlas de Trump hacia las personas con discapacidad y su condena hacia las minorías le han ofendido.

También le preocupa la política exterior de Trump y piensa que tiene que ser mucho más específico.

Él no es el único republicano influyente preocupado por la retórica incendiaria de Trump.


¿A quién le gusta Donald Trump?

Steve Schwarzman, cuya firma Blackstone Group ha invertido miles de millones en China, dice que declaraciones como: “China está violando a Estados Unidos” están causando ansiedad.

Trump ha criticado los acuerdos comerciales de Estados Unidos y ha amenazado con romperlos. Cualquier violación de esos acuerdos por parte de Estados Unidos perjudicaría a los negocios, dijo Schwarzman.

Aún así, el titán de capital privado no descarta apoyar a Trump. En respuesta a preguntas sobre un respaldo a Trump, dijo que “sería estupendo si hubiera una pronunciación de posturas”.

Schwarzman es mucho más serio y mesurado sobre Trump ahora que en octubre pasado, cuando se refirió al candidato como P.T. Barnum. Ahora, Schwarzman se limita a comentar el ciclo electoral en sí, que calificó de colorido.

Los conservadores fiscales también están teniendo dificultades para apoyar a Trump. Maya MacGuineas, presidenta del Comité para un Presupuesto Federal Responsable, llamó a su plan imposible.

“Es un gran alcahuete”, dijo MacGuineas. “Está hablando de arreglar el programa con despilfarro, fraude y abuso. Cuando los políticos hablan de eso, lo hacen sonar fácil en lugar de ser realistas y eso no le hace un favor en absoluto a los votantes y a los creadores de políticas que deben [crearlas]”.

J.B. Pritzker, seguidor desde hace mucho tiempo de Hillary Clinton y quien dirige un fondo de inversión junto con su hermano Tony, no podría ser más feliz por la confusión sobre Trump. La firma ha invertido en empresas que van desde Honest Co., de Jessica Alba, hasta SpaceX.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Sin embargo, a Tony no le parece divertido. Como donante a candidatos republicanos en el pasado, se ha negado a decir si Trump podría ganar su apoyo.

“Estoy un poco decepcionado”, dijo Tony. “No me gusta el comportamiento, no me gusta la intimidación. El resultado es que me dificulta un poco apoyar a Trump”.

Ahora ve
La tormenta en la CDMX llegó a este departamento de una forma inesperada
No te pierdas
×