Cómo México debe superar la adicción al TLCAN

Con Trump llega el delirium tremens, un mal para el que existen varios remedios.
México puede desempolvar otros tratados comerciales y recurrir a la industria nacional.
Alternativas  México puede desempolvar otros tratados comerciales y recurrir a la industria nacional.  (Foto: iStock by Getty Images)
Yussel González
Carmen Luna
CIUDAD DE MEXICO (Expansión) -

NOTA DEL EDITOR: Esta nota se publicó originalmente en la edición 1202 de la revista Expansión, publicada el 1 de diciembre de 2016.

Incertidumbre resume en una palabra lo que Donald Trump genera en México, cuyo sector exportador depende en 83% de Estados Unidos. Eso explica por qué su economía es vulnerable al vecino y cambios en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, en vigor desde 1994.

La interdependencia comercial es grande: para EU, México es el segundo mercado de exportación y su tercer socio comercial. Hasta septiembre, el comercio entre ambos sumó 354,300 millones de dólares.

No obstante, Trump ha prometido renegociar el TLCAN, argumentando que ha afectado a la clase trabajadora de su país. “Había un consenso entre republicanos y demócratas de que México es un socio importante y que había que intensificar la relación comercial. Ese consenso se rompe con Trump”, dice Andrew Seele, VP del Wilson Center en EU.

Una renegociación del TLCAN tendrá importantes consecuencias para México, cuyo valor de exportaciones no petroleras representa 25.3% de su economía.

“No queda claro qué cambios quiere proponer (Trump), porque el TLCAN ya esta implementado. No hay periodos de desgravación, ya no hay nada qué disminuir, dice Luis de la Calle, a quien le tocó participar en la negociación del tratado como funcionario.

Cualquier cambio tendrá que pasar por un proceso de revisión y aceptación entre ambos países. Pero en lo que eso sucede, México tiene otras opciones. Según los expertos, desempolvar otros tratados comerciales y recurrir a la industria nacional, son algunas.

1. Apuesta por lo local. Es necesario trabajar en la construcción de un nuevo modelo de nación, que priorice el incremento del valor agregado de la producción nacional, a través de fortalecer los encadenamientos productivos propios, dice José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico. El fomento a la inversión privada nacional y la eficacia en el gasto de gobierno deben acompañarse. “Se logra aumentando el contenido nacional de las compras de gobierno”, dice.

2. Optar por el TPP. En el corto plazo, la probabilidad más grande es que EU no apruebe el Acuerdo Transpacífico de Asociación Económica (TPP, por sus siglas en inglés) como ha prometido Trump, por lo que México puede intensificar su relación con los otros 10 países involucrados o tratar de tener una relación estratégica como Australia o Singapur. “Podría tratar de impulsar bilateralmente con algunos de ellos una mayor integración y, además, multilateralmente a través de la Alianza del Pacífico”, dice De la Calle, consultor de empresas actualmente.

3. Diversificar el comercio. México tiene 12 tratados de libre comercio que abarcan a 46 países, por lo que la llegada de Trump es una buena oportunidad para extender la relación comercial, aunque esto implica mayore costos logísticos y un proceso de aprendizaje de nuevos mercados por parte de las empresas exportadoras. “Esto tiene un costo importante, pero ya hay una buena plataforma para que México diversifique sus exportaciones, aunque tendría que vivir con aranceles no preferenciales”, dice Alejandro Luna, socio del despacho legal Santamarina y Steta.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

4. Reconfiguración económica. Para los especialistas, la salida de EU del TLCAN luce poco viable, pero de ocurrir, sería desastrosa para México, ya que tendría que reorientar su economía para reducir la dependencia de EU. El proceso se antoja complicado, dado que 90% de las exportaciones mexicanas son manufactureras y orientadas hacia las necesidades estadounidenses. “Si hay un intento de cambiar la relación de alguna forma hay que defenderse hábilmente. México no tiene que agacharse pero tampoco tiene que gritar. Las dos economías están muy entrelazadas y Estados Unidos no se puede mover solo sin hacerse daño”, aconseja Seele.

En medio de estas tendencias proteccionistas, México debe reafirmar su compromiso con la apertura comercial, pero al interior, el país debe trabajar en mejorar la logística, acelerar el acceso al gas natural y mejorar la infraestructura para aumentar su nivel de competitividad.

Ahora ve
Policía abate a Younes Abayuyaaqoub, autor de atentado en Barcelona
No te pierdas
×