El presupuesto de Trump: regalos para los ricos y recortes para los pobres

La propuesta presupuestaria del mandatario plantea reducciones de gastos de salud, pero también exenciones fiscales para quienes tienen más dinero.
Desamparo  Parte de la población más pobre en Estados Unidos podría peder beneficios de ayuda social.  (Foto: EFE)
HEATHER LONG
NUEVA YORK (CNNMoney) -

El primer presupuesto del presidente Trump puede resumirse en esto: grandes regalos para los ricos, grandes recortes para los pobres.

El presidente de Estados Unidos destinará mucho más dinero a la industria de defensa y a los contribuyentes adinerados, y pagará por ello con un recorte sin precedentes a los programas de apoyo para los pobres de su país.

Es un presupuesto de “tanques y recortes fiscales”.

Mick Mulvaney, director de presupuestos de Trump, lo dejó claro para los reporteros este lunes. El mayor ahorro en el presupuesto provendrá de estos rubros:

1. Recortes a Medicaid (Más de 600,000 millones de dólares en la próxima década).

2. Recortes a los cupones de alimentos, conocido como SNAP (193,000 millones de dólares en 10 años).

3. Recortes a los préstamos estudiantiles (143,000 millones de dólares en 10 años)

4. Recortes a los programas de retiro federales de los trabajadores (63,000 millones de dólares en 10 años)

Mulvaney probablemente debía agregar un quinto punto: los programas para las personas con discapacidad también recibirán un recorte masivo.

Los defensores de los pobres están sorprendidos con la magnitud de los recortes.

Es una “agenda Robin Hood a la inversa”, dijo el Centro de Prioridades Presupuestales y de Políticas, un grupo de reflexión de izquierda que es una de las principales voces de los estadounidenses de bajos ingresos en Washington.

¿Qué contribuyentes se benefician?

La administración Trump defiende firmemente esto como un presupuesto que ve por los contribuyentes primero.

Pero es un misterio si una familia común estadounidense estará mejor bajo su administración. La Casa Blanca solo ha presentado un plan de una página sobre su reforma fiscal. Hay tan pocos detalles que inclusive los expertos en políticas fiscales no pueden descifrar si la clase media gana o pierde. Lo que se sabe hasta ahora es que los adinerados, incluyendo a Trump mismo, probablemente pagarán muchos menos impuestos.

"La mayoría de los beneficios van a las personas de altos ingresos”, dijo Joe Rosenberg, investigador asociado senior del Centro de Política Fiscal, un grupo de reflexión apartidista.

Todas las tasas fiscales a negocios e individuos se reducirán. También elimina el suplemento de Obamacare a los inversionistas adinerados. Trump les da a los inversionistas ricos (que generan más de 200,000 dólares al año) una exención fiscal mientras que la mitad de los estadounidenses no tiene nada invertido en el mercado, en gran parte debido a que no cuentan con dinero extra para invertir.

Probablemente el mayor regalo a los ricos sea la eliminación del impuesto inmobiliario. Por ahora, solo aplica a propiedades que valgan más de 5.5 millones de dólares, pero Trump quiere eliminarlo por completo.

El impuesto inmobiliario se calcula cuando alguien fallece y sus herederos obtienen la propiedad. El paso de la riqueza de una generación a otra es uno de los principales impulsores de la desigualdad de Estados Unidos.

El presupuesto sorprende a algunos en Wall Street

Inclusive algunos en Wall Street están sorprendidos por este presupuesto.

"Esta es la pieza central de la propuesta de gastos, recortes de casi un billón de dólares en los próximos 10 años a Medicaid, cupones de alimentos y programas contra la pobreza”, dijo Greg Valliere, estratega principal de Horizon Investments que escribe una opinión diaria sobre política. Él predice que el presupuesto se topará con “un muro de ladrillo” en el Senado.

Los senadores saben que estos programas tocan casi todos los rincones del país. Casi uno de cada cinco estadounidenses usa Medicaid y más de uno de cada 10, cupones de comida.

Una cifra sustancial de personas bajo programas de ayuda gubernamental votó por Trump. CNNMoney se reunió con algunos de ellos en Kentucky. Siete de los 10 principales estados con la mayor proporción de residentes con cupones de alimentos votaron por Trump. El estado crítico de Florida se encuentra entre ellos.

Además de cupones de comida, Trump también recortará el Seguro de Incapacidad, un programa clave para ayudar a las personas que no son capaces físicamente de trabajar, y la Asistencia Temporal a Familias Necesitadas, un programa de apoyo clave.

Trump cree que puede sacar a muchos de la asistencia social

"Creemos en la red de seguridad social”, dijo Mulvaney a los reporteros el lunes. Además, señaló que Trump puede lograr que millones salgan del apoyo gubernamental y regresen al trabajo.

"Si utilizas cupones alimenticios y puedes trabajar, necesitamos que regreses al trabajo”, dijo Mulvaney.

La principal queja de los negocios, sin embargo, es que no pueden encontrar a trabajadores calificados. La gente que sale de los programas de ayuda gubernamentales es inmensamente pobre. Con frecuencia carecen de educación y entrenamiento para la economía de alta tecnología.

"Esencialmente estamos de nuevo en completo empleo”, dijo Douglas Holtz-Eakin, director del American Action Forum de derecha y respetado analista de presupuestos. “Simplemente no creo que moveremos a más gente de las listas del gobierno al empleo”.

Las cifras del presupuesto no concuerdan

Expertos a lo largo del espectro politico argumentan que el mayor problema con el presupuesto de Trump es que las cifras no concuerdan. Con casi total seguridad añadirá billones a la deuda. Trump prometió no tocar la Seguridad Social o Medicare en campaña. Balancear el presupuesto require reformar esos dos programas clave.

El presidente ya está retrocediendo en esa promesa un poco al proponer recortes al Seguro de Incapacidad, pero Mulvaney argumenta que eso es distinto a tocar el Seguro Social para los adultos mayores.

Además de eso, Trump también agrega 54,000 millones de dólares más al gasto en defensa y “el mayor recorte fiscal en la historia de este país”. Si ponen todo eso junto, no hay más que hacer que darle un hachazo al resto del presupuesto.

Lee: La "gran y hermosa muralla" que Trump prometió en su campaña está en duda

Los liberales denuncian los recortes a los pobres, especialmente los programas como los cupones que evitan que millones de niños estadounidenses padezcan hambre.

Los conservadores moderados se preocupan por los recortes a la educación y la investigación científica. Casi todos los economistas concuerdan que la innovación y el entrenamiento de los niños para el empleo del mañana es crítico para una economía saludable hacia el futuro, especialmente si Trump espera llevar a EU de un crecimiento anual de 1.9% a 3%.

Trump elimina "todo el financiamiento doméstico discrecional en donde en verdad inviertes en el futuro: educación e investigación básica”, dijo Holtz-Eakin.

El presupuesto hasta ahora se ve como bueno para los ricos, terrible para los pobres e incierto para la clase media.

Ahora ve
El cambio climático está afectando los lugares más bonitos del mundo
No te pierdas
×