China está lista para aprovechar la ruptura entre Europa y EU

La cumbre anual entre Europa y China servirá para que los países revisen formas de cooperación ahora que Donald Trump ha reducido el liderazgo de Estados Unidos en el mundo.
¿Nueva alianza?  Un nuevo eje de poder, basado en el poder económico, se formará entre Europa y China si Estados Unidos sigue disminuyendo de su papel de líder mundial, refieren expertos.  (Foto: Shutterstock)
Por: JETHRO MULLEN Y CHARLES RILEY
HONG KONG (CNNMoney) -

Estados Unidos y Europa parecen estar precipitándose hacia un rompimiento caótico. China, por su parte, está lista para aprovechar eso.

Beijing está en una posición privilegiada para capitalizar las grandes fisuras políticas que han surgido entre Europa y el gobierno de Donald Trump en materia de clima, comercio y defensa.

Lee: ¿Cómo sería el acuerdo climático de París sin Estados Unidos?

“Si la paz y la prosperidad son el objeto del orden económico mundial, el gobierno de Trump no ofrece ninguna de las dos a los europeos”, escribieron los analistas de High Frequency Economics, una firma de investigación. “Un nuevo eje de poder, basado en el poder económico, se formará entre Europa y China si Estados Unidos sigue disminuyendo de su papel de líder mundial”.

Lee: Musk amenaza con dejar de asesorar a Trump, si EU se retira del acuerdo de Paris.

Beijing parece estar impaciente, al haber pedido que la cumbre sea adelantada a junio.

Sin embargo, una relación más estrecha entre las dos gigantescas economías es más fácil de decir que de hacer. Hay preguntas importantes sobre la compatibilidad de los sistemas económicos promovidos por Europa y China, así como las diferencias sobre cuestiones críticas, como los derechos humanos.

¿De quién es la globalización?

Europa y China se han visto afectadas por la posición beligerante de Trump sobre el comercio.

Con Estados Unidos alimentando los temores de proteccionismo, Bruselas y Beijing abogan por el libre comercio. Pero eso no significa que estén en la misma página.

Lee: UE y China apoyarán al acuerdo de París, aunque Trump salga.

El presidente chino, Xi Jinping, se ha presentado a sí mismo como un defensor de la globalización, al dar un discurso en Davos y al hospedar una cumbre internacional sobre el gran plan de China para fomentar el comercio.

Pero la iniciativa distintiva de Xi “One Belt, One Road”, que algunos críticos dicen que es un proyecto neocolonial con China en su núcleo, ha provocado cautela en Europa.

Los principales líderes europeos estuvieron ausentes de una cumbre de Beijing en mayo pasado que se enfocó en el plan, y un grupo de presión clave expresó sus dudas públicamente.

Lee: EU desafía a China: buque de guerra navega por aguas disputadas.

“El comercio debe fluir en ambas direcciones para hacer que las nuevas rutas comerciales sean económicamente viables y políticamente aceptables para los países extranjeros a través de los cuales pasará”, escribió Jorge Wuttke, presidente de la Cámara de Comercio de la UE en China en aquel entonces en un artículo de opinión para el Financial Times.

Dijo que por cada cinco trenes llenos de carga que dejan la ciudad china de Chongqing hacia Alemania cada semana, solo regresa un tren completo.

Poder de compra

Uno de los temas más sensibles de la UE es el creciente número de empresas europeas que están siendo compradas por compañías chinas.

La inversión directa china en los países de la UE aumentó 77% el año pasado a 35,000 millones de dólares, según un estudio realizado por Rhodium Group y Mercator Institute for China Studies. Eso es más de cinco veces el total para 2013.

Por el contrario, la inversión directa de las empresas de la UE en China se redujo a 8,000 millones de dólares en 2016, el cuarto año consecutivo de la disminución.

Recomendamos: China tiene un as bajo la manga para dominar el comercio del mundo.

Las inversiones chinas en Europa apuntan especialmente a la tecnología y a las empresas manufactureras avanzadas, según el estudio Rhodium. Esta tendencia ha aumentado los temores en países como Alemania de una pérdida de tecnología industrial crucial ante compradores chinos.

Es una preocupación particular porque China no permite un grado similar de inversión en sectores claves de su propia economía.

Antes de la cumbre de esta semana, las empresas europeas están pidiendo a Beijing que “predique con el ejemplo” sobre la globalización al permitirles un mayor acceso a las industrias restringidas.

A principios de este año, la Cámara de Comercio de la UE criticó a Beijing por su estrategia de impulsar sus propias industrias de alta tecnología de China, como la robótica y los autos eléctricos.

Disputas comerciales

Bruselas y Beijing también han tenido su parte de peleas comerciales tradicionales.

El último ejemplo ocurrió en mayo pasado, cuando Europa aplicó derechos antidumping sobre tubos y tuberías de acero y hierro en China. Es una de las decenas de medidas similares impuestas en los últimos años.

Lee: EU toma medidas contra siete países por ‘dumping’ acerero.

Las empresas chinas, muchas de ellas propiedad del Estado, son acusadas de dumping de acero en los mercados extranjeros a precios muy bajos, a medida que la demanda se desaceleraba en el país.

Beijing, por su parte, tiene otras prioridades: mantiene las fábricas de acero funcionando a plena capacidad debido a que mantienen a millones de trabajadores en empleos bien remunerados.

Pero también hay un costo: sindicatos y políticos en el corazón industrial europeo de Alemania, Bélgica y el norte de Italia se quejan amargamente de las prácticas comerciales chinas.

Una nueva era

Sin embargo, hay áreas en las que Europa y China deberían poder encontrar un terreno común. El clima es un buen ejemplo.

En un borrador de su declaración antes de la cumbre, Beijing y Bruselas acordaron acelerar lo que llaman el alejamiento “irreversible” de los combustibles fósiles.

Li reforzó el mensaje durante una conferencia de prensa conjunta con la canciller alemana Angela Merkel.

“Vamos a seguir adelante”, dijo. “Pedimos a los otros países que cooperen con nosotros, para hacerlo juntos”.

Recomendamos: Para México es prioridad renovar su acuerdo con la Unión Europea este año.

Ese sentimiento —combinado con un papel de liderazgo reducido de Estados Unidos— podría conducir a una mayor cooperación y una profundización de la relación entre China y la UE.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

“Esta es la base para un cambio radical en el poder global”, dijeron analistas de High Frequency Economics. “Atención”.

Mariano Castillo contribuyó a este reporte.

Ahora ve
EU se dice decepcionado por la resistencia al cambio de Canadá y México
No te pierdas
×