Trump va en serio con la relajación de la regulación bancaria

La administración del republicano pide la desarticulación de las regulaciones estrictas que supervisan los bancos de Wall Street.
La retórica populista de campaña de Trump se ha transformado en una administración más a favor de las empresas de centro-derecha.
Cambios  La retórica populista de campaña de Trump se ha transformado en una administración más a favor de las empresas de centro-derecha.  (Foto: AFP)
DONNA BORAK
(CNNMoney) -

"Dodd-Frank es un desastre”, dijo Donald Trump cuando firmó una orden ejecutiva pidiendo menos regulación después de asumir el cargo como presidente de Estados Unidos. Ahora está cumpliendo.

En un reporte de 150 páginas publicado este lunes por el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, la administración pide la desarticulación de las regulaciones estrictas que supervisan los bancos de Wall Street.

El reporte entregaría al presidente el poder de despedir al jefe del Buró de Protección Financiera del Consumidor, una agencia establecida en 2010, que ha resultado controversial en Wall Street, pero que ha sido aclamada por los defensores del consumidor.

Lee: Los 3 intentos de Trump para frenar los autos mexicanos

Quince páginas de recomendaciones se asemejan a aspectos significativos de la propuesta de ley republicana admitida la semana pasada por la Cámara.

Trump había dado a Mnuchin 120 días para crear un plan para lidiar con lo que dijo eran regulaciones costosas que desgastan la habilidad de los bancos de prestar y asfixian el crecimiento económico.

"La propuesta de la Tesorería avanza en las ideas que han sido impulsadas por los cabilderos desde que aprobaron la ley Dodd-Frank”, dijo Lisa Donner, directora ejecutiva de Americans dor Financial Reform, un grupo que ha peleado por proteger las leyes de la era Obama.

Durante su campaña el año pasado, Trump con frecuencia atacó a Wall Street por “salirse con la suya”.

Pero ahora la abraza al retractarse de sus promesas de romper con los grandes bancos. También ha llenado su gabinete con veteranos de Wall Street.

Tres de sus principales asesores, Mnuchin, el principal asesor de economía Gary Cohn y el estratega en jefe Steve Bannon trabajaron en el banco de inversiones Goldman Sachs. Hay más exalumnos de Goldman en el segundo círculo de puestos clave.

Recomendamos: Tillerson respalda recorte de presupuesto diplomático de EU

En el camino, la retórica populista de campaña de Trump se ha transformado en una administración más a favor de las empresas de centro-derecha.

Entre las recomendaciones del reporte del lunes están dar mayor poder al Tesoro para supervisar a los reguladores de los bancos, exigir a las agencias reguladoras que analicen el costo de las nuevas reglas y quitar la responsabilidad de supervisar los planes de los bancos sobre cómo deben desenrollarse si fallan al Seguro del Depósito Federal.

El reporte también apoya la idea de forzar a la Reserva Federal a transparentar sus pruebas de estrés a los grandes bancos. Las pruebas de estrés son simulaciones que hacen los reguladores para determinar la habilidad de un banco de soportar una crisis.

El reporte de la administración inmediatamente generó el aplauso de los grupos comerciales que representan a los grandes bancos.

Sally Miller, jefe ejecutivo del Instituto Internacional de Banqueros, lo aclamó como un “enfoque reflexivo, razonado, de sentido común”, al tratar con las preocupaciones vinculadas a las leyes financieras post- crisis.

La explicación proporcionada por la oficina del senador Sherrod Brown, el más alto demócrata en el Comité Bancario del Senado, indica que la agencia consultó 224 grupos de la industria contra 12 organizaciones defensoras del consumidor.

Lee: Trump critica a tribunal que suspendió decreto inmigratorio

Sin embargo, la revisión de la administración dejó sin respuesta un número de asuntos importantes, incluyendo algunos claves para Wall Street.

El Tesoro informó que no recomendaría retirar la regulación más odiada de Wall Street, la regla Volcker, la cual prohíbe a los bancos realizar apuestas arriesgadas con el dinero de los contribuyentes.

Mnuchin había expresado su apoyo previamente, diciendo que “las operaciones por cuenta propia” no forman parte de los bancos con un apoyo del gobierno. Pero ha sido claro en que cree que la regla Volcker debería ser más simple y podría haber ido demasiado lejos al reducir la comercialización. Desde entonces, Mnuchin ha dirigido a cinco agencias regulatorias para revisarla.

La administración también ha evitado meterse en sus planes de eliminar una provisión de Dodd-Frank que le da al gobierno el poder de desahogar a los bancos en crisis. Esa regla es el sujeto de un reporte especial a entregarse en octubre.

La propuesta de ley del Partido Republicano elimina la habilidad de los reguladores de supervisar el proceso. Los republicanos argumentan que la Dodd-Frank codifica el rescate gubernamental futuro de los grandes bancos.

Mnuchin ha criticado esa disposición, pero también ha dicho que el Tesoro aún no ha llegado a una decisión final. Durante una audiencia del Comité Bancario del Senado, reconoció que el código de bancarrota actual no sería suficiente para rescatar a un gran banco.

Recomendamos: Trump propicia una baja en la confianza de los CEO

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El reporte del Tesoro tampoco habló sobre la petición de Trump de un 'Acta Glass-Steagall Act del siglo 21', una referencia a la ley de la era de la Gran Depresión en la que se separan la banca comercial y de inversión. La noción de restaurar la Glass-Steagall es un anatema para los bancos y sus cabilderos.

Mnuchin intentó aclarar el mes pasado el apoyo del presidente, diciendo que él no apoya los límites estrictos que requieran romper con los grandes bancos.

Ahora ve
Malala estudiará en la Universidad de Oxford
No te pierdas
×